blog | 16 Junio, 2017

Agenda liberal para el próximo gabinete

ILE

El Presidente PPK no tiene otra salida que cambiar al gabinete Zavala. El audio del Ministro Thorne terminó por derrumbar toda esperanza socialista de hacer durar un año más a su gabinete de “lujo”. Aparte de las tradicionales expectativas de cambio, ¿qué agenda debería seguir el nuevo gabinete?. Creemos que tres lineamentos debería aplicar: gobierno limitado en lo político; mercado libre en lo económico; e instituciones privadas separadas del Estado en lo social.

Debería empezar por informar que su misión será la de acabar con el decrecimiento, inseguridad y corrupción. Es muy importante que llegue con un mensaje claro y llano para que sea comprendida por la mayoría población. En este caso deberá proponer un “Shock Productivo con Deflación”, es decir, que el crecimiento será por un aumento de la oferta general de bienes y servicios con disminución progresiva de los precios.

¿Cómo realizar este shock?. Primero, reformando al Estado limitándolo a sus funciones naturales, luego restituyendo los mercados libres y finalmente separando al Estado de los asuntos privados.

Para completar su misión, deberá convencer al Fujimorismo para que derogue las leyes que faculten al Gobierno atribuciones que no le corresponde, que no sean otras que las represivas, judiciales, y licitación de obras genuinamente públicas. Estamos hablando de leyes como de “educación” y “salud”, y otras que interfieren el funcionamiento de la economía: Ley Orgánica de Banco Central; de Superintendencias, de las Osis, de Indecopi, etc.

Para restituir de verdad los mercados libres también será necesario eliminar las leyes estatistas de “defensa” del consumidor y competencia, “antimonopolio”; “antidumping”; aranceles “proteccionistas”, salario mínimo; de alquileres, etc. También todos los impuestos punitivos o confiscatorios. Y todas las leyes laborales y gremiales; de negociación colectiva; que magnifican el problema.

Para que el Estado no se siga corrompiendo, el Ejecutivo deberá enviar al Congreso un proyecto de ley que elimine las empresas estatales; leyes de “promoción” a ciertos sectores; subsidios; “sistemas” estatales de seguridad social y salud, etc.

Sin embargo, la agenda liberal será inviable políticamente a menos que el Ejecutivo inicie una campaña de formación de opinión para terminar con el Estado socialista “redistribuidor de la riqueza”.

Esperemos que PPK tome la iniciativa y ponga en práctica estas sugerencias. No vemos otra salida que aplicar una agenda completamente liberal, a menos que quiera cometer el mismo error de seguir con la agenda izquierdista y que su gabinete no dure más de un año.

Por Jose Luis Tapia, Director de ILE, economista y profesor de facultad de negocios

Entradas Recientes