blog | 6 marzo, 2006

Agua para los pobres

ILE

Hasta ahora no he escuchado a ningún candidato a la presidencia proponer una solución seria a la falta de agua de los pobres. Si es que alguno de ellos no ha ido a Lomo de Corvina, la gente normalmente espera al aguatero al mediodía –como así lo llaman-  y pagan 40 soles mensuales por un barril de agua contaminada. Si uno pregunta por qué no tiene agua responde que el estado le pone una serie de trabas para formalizar su lote para iniciar su trámite ante Sedapal. Como son invasiones en terrenos estatales, tienen la mala fortuna que al formalizar su propiedad individualmente le sale más caro que hacerlo como asociación.

Pero muchas asociaciones son un antro de corrupción como el estado, donde sus propios dirigentes le sacan la vuelta a sus asociados cobrándole y robándoles a la vez. De ahí que hayan entendido que este sistema neoliberal es el que hay que cambiar. Encima Cofopri exige que vayan personalmente a llenar una serie de formularios en oficinas donde están abarrotadas de largas colas desanimando a los pobladores.

Si esto es lo que le ofrece el estatismo neoliberal, los candidatos deberían entender que la gente quiere un cambio de modelo antes que privatizar Sedapal. Pues sabemos que a pesar de las reformas neoliberales de los noventa, Sedapal sigue meciendo a los pobladores de Lomo de Corvina por más de 10 años. Pero no se trata de privatizar a Sedapal a como de lugar, como los derechistas y neoliberales proponen, sino abriendo el mercado del agua como lo garantiza un modelo político de gobierno limitado y mercado libre.

Si los candidatos proponen privatizar Sedapal lo hacen dándole un poder super regulatorio a la Sunass para evitar que las tarifas suban. Claro, en un contexto estatista si que van a subir las tarifas como le plazca al monopolio. Pero en un modelo de libre mercado Sedapal no sería monopolio sino que la producción, distribución y comercialización del agua es de libre competencia, incluyendo en este negocio a los aguateros, pozos privados y cuanto empresario se le ocurra proveer de agua en los métodos que se les ocurra con recursos naturales que sean privatizables.

Los candidatos deberían enterarse que la falta de agua a los pobres es un síntoma del modelo estatista neoliberal que no se soluciona solo privatizando Sedapal, sino cambiando por uno que sea de libre mercado con gobierno limitado.

Por Jose Luis Tapia, Director de ILE

Entradas Recientes