blog | 15 junio, 2018

Bailen con su pañuelo

ILE

Richard O. Campos Villalobos. Analista político y sociologo.

Veamos, señores Miró Quesada, Mohme, Gonzales, Delgado y Zamora, les hago la siguiente pregunta. ¿Conocen el dicho, Baila con tu pañuelo? Si no lo conocen, se los explico con gusto para que lo conozcan y lo entiendan.

Les adelanto que no soy fujimorista, ni aprista, ni comunista, ni pepecista, etc. tampoco tengo que serlo para señalar y cuestionar, aquello que se juzgue como malo o inconveniente.

Los medios y plataformas de comunicación que ustedes manejan y administran, con todo derecho, no son una beneficencia estatal, son negocios privados y como tales, absolutamente libres de funcionar.

Es verdad, su servicio es dado a la sociedad, como también es igual, en los taxis de Uber, los taxis convencionales, bancos, restaurantes, constructoras, grandes almacenes, factorías industriales o empresas de transporte en general, englobados en la actividad privada.

La diferencia reside en que a ellos el Estado, no les entrega dinero del Erario para que “capitalicen” sus negocios, ellos lo buscan y generan día tras día.

La realidad nacional dice que El Estado, tiene tres sendos medios de comunicación, de los cuales al menos uno, llega a sitios donde el sector privado no llega, porque la rentabilidad negativa prevista, ahuyenta su esfuerzo; se llaman El Peruano, Tv Perú y Radio Nacional, este último señores, llega a sitios muy lejanos, puede sintonizarse en amplitud modulada (AM) y en idiomas locales, si el caso lo amerita.

Obviamente, si se quiere que estos desempeñen un trabajo más óptimo, es menester que el gobierno invierta parte del dinero que los peruanos destinamos vía el pago de impuestos, en mejorar su servicio, dada su importancia.

Se ha hecho perniciosa la costumbre de entregar dinero del contribuyente a los medios privados, lo que automáticamente genera una peligrosa dependencia.

Entiendan señores, que cuando la gente tiene que enterarse de algo, simplemente acude al medio de su elección, le basta con cambiar de canal, googlear, postear, twittear o mover el dial y eso es todo.

Si existiera una emergencia que comunicar, basta con sintonizar el medio indicado (TV Perú o Radio Nacional en AM y FM) para enterarse de esta, al igual que los profesionales de las leyes o ciudadanos con deseos de enterarse de los últimos dispositivos legales, hacen con el diario oficial El Peruano.

¿Y cómo debería ser el tema de los medios de comunicación privados? Muy simple: Liberalizar el mercado, disponer que se liberen de tanta permisología las licencias de funcionamiento, para que puedan llegar a más sitios y puedan captar más clientes y anunciantes, dejarles en libertad de otorgar sus espacios para la difusión de las campañas de bien social a bajo costo.

Condiciones que en nada les perjudicaría, pues el negocio con el que se benefician, no se alteraría. De ese modo se justificaría el argumento de que “son indispensables para comunicar emergencias”.

Señor Mohme, usted acusó a su colega de negocios, el señor Miro Quesada de “Concentrar” los medios cuando este compró a Epensa, pero resulta, que usted tenía en caja más de 15 millones de dólares contantes y sonantes, con los cuales podría haber fundado una radio en ambas frecuencias y dos periódicos nuevos que podrían haber competido con El Comercio y Correo y haber llegado a la mayor cantidad de clientes y anunciantes, que le hubieran permitido holgadamente, cuadruplicar su ratio de inversión

Señores, ustedes sigan con sus negocios, nadie se los impide, el dinero que paga el contribuyente al Estado, es del contribuyente, es mi dinero, señores.

No tengo por qué financiar sus guiños de ojo con el gobierno de turno o sus flujos de caja. Si ustedes invirtieron en negocios quebrados, no es mi responsabilidad ayudarlos.

Ustedes – en especial el señor Miro Quesada – durante décadas nos han repetido que el libre mercado y el capitalismo, consiste en la supervivencia del más competente y eficiente, que la empresa disfuncional quiebra y que el Estado no debe intervenir en economía, ideas que personalmente comparto y apoyo.

No nos vengan ahora, con la monserga estúpida, de que sin el Estado ustedes no pueden vivir, que retirar la publicidad del mismo es un “atentado” a la libertad de expresión, prensa e información y que hacer negocios con este, es algo “positivo” en el capitalismo.

Aclaro que la manga de estatistas purulentos del fujimorismo, aprismo, comunismo, pepecismo, frenteamplismo, etc. tienen harto rabo de paja que explicar, pero en este caso los ciudadanos aplauden que se ponga orden mínimo, al menos en las finanzas del sector público y claman por leyes justas y coherentes, no podemos sostener con nuestro dinero, a cierta prensa que venden su opinión al gobierno de turno – y eso lo saben muy bien, señores Miró Quesada y Delgado Parker, que se han vendido a casi todos los gobiernos que el Perú ha tenido en los últimas cuatro décadas – De modo que si ustedes así lo desean pues será con sus recursos, como bien dice la frase popular “Bailen con su pañuelo, señores”.

Entradas Recientes