blog | 16 enero, 2006

Candidatos presidenciales y renuncias esperadas

ILE

Valentín Paniagua debería ser el primer candidato presidencial en renunciar por que es más un referente nacional que un político para lides electorales. Las encuestas señalan que Paniagua ya tocó techo y es triste que un personaje de la “talla” de él no pegue en los sectores B y C. No hace falta que baile un “perreo” para levantar en las encuestas. No es su campo la lucha política, como dirían algunos, ya fue.

Otros candidatos como Borea, Amprimo, Javier Diez Canseco, Belaunde y Villarán, deberían hacer lo mismo, renunciar. Se necesita gente con liderazgo nacional para devolver la cordura, moralidad y decencia política. Siendo candidatos débiles electoralmente son a la vez grandes voces para la institucionalización de la democracia. La valla electoral amenaza con desaparecer a sus respectivas fuerzas políticas como es el caso de FIM y Perú Posible.

Cada uno puede aportar desde su condición de líderes nacionales propuestas para consolidar los partidos políticos, ejerciendo influencia en sus respectivos caudales electorales, pero no le pidan a la ciudadanía que voten por ustedes como presidentes. Creo que tienen roles muy definidos que cumplir; formando opinión pública como contrapeso a los poderes del estado, o en el campo de los derechos humanos, o santificar la propiedad privada muy venido a menos en cuanto a su institucionalización como señala los autores de “El Otro Sendero”, Ghersi. Ghibellini y De Soto.

El liderazgo que ejercen estos políticos tradicionales no hay que confundirlo con ejercer cargos de elección popular. Creo que ellos tienen la misión muy importante de devolver a la política el nivel que alguna vez tuvo cuando había líderes como Haya de la Torre, Manuel Felipe Villarán, Mariano Lino Urquieta, Luis Bedoya Reyes, Francisco Mostajo Miranda, y Don Pedro Beltrán.

En las circunstancias electorales en que vivimos de mucho apasionamiento, es muy peligroso para la libertad y el orden que este proceso político esté llegando a las agresiones radiales, es necesario que estos líderes políticos apacigüen esos ánimos. Siendo políticos decentes deberían renunciar inmediatamente a sus candidaturas presidenciales para cumplir con la importante misión de devolver a la política el nivel que alguna vez tuvo el Perú en el siglo XX.

Por Jose Luis Tapia, Director de Instituto de Libre Empresa y economista.

 

Foto cortesía de biografiasyvidas.com

Entradas Recientes