blog | 11 marzo, 2004

Desafiliación incompleta

ILE

Neoliberales como José Píñera dijeron que el Sistema Privado de Pensiones (SPP) era sostenible, sólido y estable. Ni bien se aprobó un dictamen en el Congreso, para la libre desafiliación del SPP, el presidente de las AFP’s salió a declarar que la mayoría ha cuestionado esta iniciativa por las “graves consecuencias” que tendría sobre los sistemas previsionales público y privado. En que quedamos, ¿no era que el SPP es sólido y confiable?, ¿por qué los neoliberales insisten en la coexistencia de ambos sistemas?. Si que los “nuevos” estatistas son inconsistentes.

En materia de pensiones, la coexistencia es aún peor que un sistema puramente estatal. Porque la parte estatal se financia directa o indirectamente con dinero de los contribuyentes y goza de otros privilegios, en una competencia francamente desleal. Y por otra parte, para “compensar” a la parte privada por la desventaja antes descrita, se le confieren sus privilegios, entre ellos, la obligatoriedad de la afiliación.

Cabe recordar que en los noventa los neoliberales se presentaron como “supuestos” defensores de la libre elección. En realidad su concepto de “libre elección” estuvo sesgada hacia los intereses de quienes defendían el sistema de las AFP’s, negando por completo a los trabajadores el derecho a una tercera opción: el desafiliarse completamente de ambos sistemas. En otras palabras, que los trabajadores fueran realmente propietarios de su dinero bien ganado y a no ser devorados por los apetitos de quienes a la fuerza querían expoliar parte de sus ingresos.

Para cualquier liberal, ambos sistemas son injustos, débiles financieramente, con el defecto casi universal de utilizar la ley como instrumento de poder para descontarles por la fuerza a los pobres trabajadores peruanos. ¿No sería mejor mirar el contexto más amplio?. ¿No habla esto mal de la capacidad de ahorro del peruano promedio?. ¿Por qué son tan frágiles las AFP’s, vulnerables ante unos cuantos retiros?.¿No será porque los viejos y nuevos impuestos tipo ITF, más las regulaciones, impiden crear abundante riqueza y por consiguiente acumular una mayor parte para la vejez?.

Esta interrogantes deben ser contestadas por los viejos y “nuevos” estatistas en un debate mas amplio sobre temas como reforma del rol del Estado, eliminación de impuestos y regulaciones antes de seguir perfeccionando los sistemas previsionales. Esa es la salida.

Por Jose Luis Tapia, Director de ILE.

Entradas Recientes