blog | 6 mayo, 2008

Educación y Capitalismo de libre empresa

ILE

La mayoría de expertos en educación pretenden clasificar a dicha actividad como social, posiblemente para tenerla fuera del ámbito del mercado o no tener que discutir algo de la realidad económica que no conocen pero si suponen como funciona.

De ese modo, se evitan un dolor de cabeza más: ¿cómo podrán los expertos educativos dialogar con los empresarios y economistas dedicados a la praxis y estudio de la educación cuando el primer grupo discuten aumentar el presupuesto estatal, mantener rígidos los silabo educativos, establecer causas fuera del ámbito del mercado, negociar leyes y sueldos con el sindicato monopsonista del SUTEP, mientras el segundo grupo hablan de recortar costos, aumentar los ingresos, innovar la curricula educativa, elevar la calidad, competir, emprender, etc.?.

Como no es posible un diálogo entre dos realidades de facto, la discusión se ha cerrado en una torre de marfil entre pedagogos, profesores, directores y autoridades del gobierno. El empresario educativo y los economistas no existen para ellos.

El desconocimiento deliberado del carácter económico de la educación pretende poner un paréntesis a una realidad que rebasa sus consecuencias prácticas.

La educación le debe mucho al sistema capitalista debido que se ha nutrido permanentemente de nuevos conocimientos y tecnología a medida que el bienestar material mundial ha ido aumentando desde la mitad del siglo XIX gracias en gran parte a los empresarios capitalistas de la educación.

Al parecer muy pocos empresarios educativos han tomado en serio que la actividad económica que realizan es un medio muy poderoso en la internalización de valores empresariales que pueden sostener al sistema capitalista de que disfrutan. Dicho de otro modo, si no hay una relativa comprensión y cuidado por parte de los actores de esta actividad sus principales adversarios seguirán utilizando a la educación para sus fines políticos subalternos.

Los actuales educandos, lejos de ser futuros ciudadanos funcionales de un orden capitalista empresarial, están siendo peligrosamente expuestos a valores que internalizan en sus estructuras mentales un conjunto de suposiciones erróneas acerca del funcionamiento del capitalismo. Se han convertido en sujetos pasivos en la construcción deliberada de un orden socialista en base a la coacción institucional y la destrucción paulatina del orden capitalista empresarial.

Los valores adquiridos en las escuelas como solidaridad, bien común, propiedad colectiva, interés social, entre otros valores supuestamente cívicos, son los que socavan lentamente un sistema capitalista de tipo empresarial. Un adecuado enfoque económico puede proveer de herramientas conceptuales importantes para comprender que el control económico, político e ideológico que ejerce el estado sobre las mentes de millones de niños y adolescentes es anti económico, inmoral y totalmente contraproducente para la construcción de un sociedad capitalista, próspera, moral y pacífica.

Es una realidad que la mayoría de los profesores de los colegios desconocen el ideal capitalista. No han encontrado el camino correcto para hallar la verdad de este sistema. No hay modo que ellos puedan acceder a dicho ideal si no se hace algo al respecto.

Si los funcionarios de un colegio están dispuestos a abrazar la verdad lo deberán hacer dentro de una cosmovisión compartida con los economistas y políticos liberales. Se requiere que los empresarios, directores, y profesores de las escuelas sean formados principalmente en economía, derecho, y filosofía política del sistema de libre empresa, cuyo sustento moral debería apoyarse en una propuesta educativa de valores judeocristianos.

Los alumnos que se están formando en los colegios tienen el derecho a conocer las bondades del sistema capitalista. El Perú va requerir de lideres del mañana que sepan cómo funciona el capitalismo con el objetivo de sacar de la pobreza a millones de peruanos para restituir el derecho a ser ricos.

Por José Luis Tapia, Director General del Instituto de Libre Empresa (ILE). www.josetapia.pe

Entradas Recientes