blog | 24 enero, 2003

El capitalismo popular está despertando

ILE

Pasan los meses y el Gobierno de Toledo no acierta en descubrir algún mecanismo de consenso para fomentar la inversión privada. Solamente se escuchan los argumentos de los antiprivatizadores y permanentes súplicas a los inversionistas extranjeros. Quizá no sabe, pero hay un poderoso capitalismo popular que recién despertando para traernos muy buenas noticias. Se trata de la libre iniciativa de cerca de mil pequeños empresarios de Madgalena para construir su propio megacentro comercial valorizado en más 15 millones de dólares. Si todo sale bien, Magdalena será el primer distrito del Perú en beneficiarse de la privatización de un mercado municipal gracias al capital de origen popular.

En efecto, el citado proyecto confirma que los sindicatos, estatistas e izquierdistas se equivocaron al acusar al capitalismo de perjudicar a las capas más deprimidas de la población e incluso a las amplias capas medias. Si los esfuerzos de la izquierda por destruir el capitalismo se destinaran a comprenderlo y utilizarlo en beneficio de las clases populares, las cosas serían muy distintas…claro que entonces ellos dejarían de ser necesarios.

Si Hernando De Soto no se equivoca con las cifras los activos que poseen los sectores populares ascienden a 80,000 millones de dolares. Pero hasta ahora nada hace el Gobierno por despertar ese gran capital dormido. A pesar de ello, los pequeños comerciantes pueden ser propietarios de mercados municipales privatizados gracias a una pequeña reforma legal introducida por el Ministerio de Agricultura en el gobierno anterior. Un ejemplo, es la iniciativa emprendida por la Asociación de Comerciantes del Mercado de Magdalena, una institución con 66 años de actividad comercial, que ha decidido modernizar su sistema de comercialización a través del desarrollo del proyecto denominado “Plaza Madgalena”, el mismo que contempla la construcción de un Mega Mercado que implica no solo la renovación de su infraestructura, sino también un cambio en su filosofía de mercado. Se estima que el impacto que generaría esta obra comprende los siguientes aspectos: (a) incremento de la actividad comercial del distrito; b) mejoramiento del nivel socio-económico de los comerciantes del mercado y del entorno; c) generación de nuevos centros de trabajo; e) mejoramiento de la calidad de vida en la zona; f) creación de un polo de desarrollo y g) generación de mejores rentas para la comuna.

Pero nada de esto se puede llevar a cabo sin el apoyo decidido de la autoridad pertinente. Los comerciantes de Madgalena en su deseo de revertir los bajos niveles de ventas fueron los que empujaron al Alcalde de ese entonces, a que privatizara el mercado municipal con la finalidad de modernizarse y encarar la realidad de la competencia con otros Mega Mercados. Claro, que tuvo que pasar un año para que la burocracia municipal entendiera y transfiriera la propiedad. Si esto prueba que es un mecanismo de fomento de la inversión privada popular no estamos hablando de abrir más Agencias de Pro Inversión en la regiones u organizar desayunos para las cámaras de comercio, sino de hacer las reformas legales y jurídicas pertinentes para fomentar el capitalismo popular. En otras palabras, significa dar acceso al sector informal para que recuperen sus derechos de propiedad privada y sea la fuerza popular que necesita el Gobierno para darle un nuevo impulso a las privatizaciones. Si el gobierno entendiera que la privatización no es solo la venta de activos del estado a grandes consorcios y holdings extranjeros, sino que peruanos de toda condición tengan la libertad de participar en este proceso, la privatización no sería el pretexto para que Alcaldes como Juan Manuel Guillen propicie el levantamiento de todo un pueblo y termine por ahuyentar las inversiones privadas que necesitaba Arequipa.

A manera de ejercicio. Solamente considere un probable escenario donde las demás asociaciones de comerciantes de los distritos en Lima y Provincias estén interesados en seguir la iniciativa de sus pares de Magdalena y fueran alentados por Pro Inversión, a fin de solicitar a sus respectivas autoridades que privaticen los mercados municipales. ¿No estaríamos propiciando una reactivación económica sana del sector construcción y financiero sin ningún estímulo fiscal? ¿Se imaginan a miles de peruanos propietarios de modernos y grandes complejos comerciales compitiendo con los holdings extranjeros?¿No estaríamos relanzando el proceso de privatización sin levantamientos populares y más bien alentado por los sectores populares?

Es evidente que el proyecto Plaza Magdalena es un significativo ejemplo de cómo el capitalismo popular puede estimular las inversiones privadas, reactivar sanamente el aparato productivo y darle un nuevo rostro a las privatizaciones. Esperemos que las autoridades municipales de Magdalena no obstaculicen esta iniciativa popular y que el Gobierno y, demás asociaciones de comerciantes recojan esta feliz iniciativa empresarial.

Por Jose Luis Tapia, Presidente del Instituto de Libre Empresa (ILE)

Entradas Recientes