blog | 17 junio, 2003

El entrampamiento fiscal del gobierno

ILE

El gobierno de Toledo todavía no ha encontrado el camino de la reducción de impuestos y eliminación progresiva de regulaciones. Sigue a pies juntillas las recetas neoliberales de aumento de ingresos fiscales via incremento de impuestos antes de reducir el déficit fiscal por reducción de gastos estatales.

Ademas, el Ejecutivo pretende que le aprueben el paquetazo tributario contra la clase media y nada dice como van a financiar el déficit fiscal del proximo año. Ni siquiera tienen un plan de reducción de las funciones del Estado.

El modelo neoliberal (o neo estatista) en nuestra opinión ha demotrado ser inviable en un pais pobre y con poco capital como el nuestro. ¿Hay alguna aspiración de los peruanos por tener un Estado pequeño del 10% del PBI?.

Hay sobradas razones de la necesidad de transferir empresas estatales al sector privado. Tener empresas como la de Petroperú, Sedapal, Tans, Sima, Editora Perú, Canal 7 y Radio  Nacional entre otros, es una locura.

Mas bien justifica mantener la tasa alta de impuesto a la renta, prorrogar el impuesto extraordinario de solidaridad, elevar el impuesto selectivo al consumo, seguir con aranceles anticompetitivos y un general a las ventas confiscatorio. ¡Como no va resultar caro para los peruanos vivir con un Estado de este tipo!.

Para reducir salir de este entrampamiento fiscal hay que reducir los gastos del Estado. Pero para reducirlos líderes oficialistas del Congreso y Ejecutivo debe convencer a la población de la necesidad urgente de reducir a tres las funciones del estado: justicia, seguridad y algunas obras públicas.

Por ello es sensato proponer la transferencia de la propiedad de las empresas estatales y programas sociales a sus beneficiarios, empleados y funcionarios. ¿De qué sirve que el Estado tenga refinerias, canales, radios, grifos, monumentos, universidades, escuelas, hospitales, postas médicas si los trabajadores y empleados cuando pueden darle un uso más racional y sostenible?.

Después de todo administrar, competir y ganar dinero es un deber moral para todo que se considera responsable de su vida. Además es injusto que el Estado nos obligue a la fuerza a pagar con nuestro dinero (bien ganado), subsidios para la gasolina, préstamos para casas, créditos a pequeñas empresas, dotación de agua, desague y luz a personas que ni siquiera conocemos, y se nos tenga que reducir nuestra capacidad de compra con la política del Robin Hood: Quitar a los «supuestamente» ricos de la clase media para dárselos a los «supuestamente pobres».

El gobierno debe darse cuenta que su modelo neoliberal ya está agotado. La clase media y los empresarios están intoxicados con tantos impuestos. No hay justificación para mas paquetazos tributarios. Con un estado liberal -pequeño por definición- y con pocos impuestos y cero regulaciones saldremos de la recesión económica muy pronto.©

Por Jose Luis Tapia,  Presidente del Instituto de Libre Empresa (ILE).

 

Entradas Recientes