blog | 23 junio, 2014

El factor empresarial en el libre mercado

ILE

Una de las escuelas que mejor ha fundamentado el rol del empresario es la Escuela Austriaca de Economía. Ha proporcionado a los economistas liberales, sólidos argumentos económicos y políticos que disminuyen el rol del Estado en la economía. Sus precursores modernos son Ludwig von Mises, el Premio Nobel de Economía Friedrich A. Hayek, y el profesor Israel M. Kirzner.

A la luz de la popularidad de la Escuela Monetarista del Premio Nobel Milton Friedman, la de «Law and Economics» del Premio Nobel Ronal Coase y de la Elección Pública (Public Choice) del Premio Nobel James Buchanan, los exponentes de la Escuela Austriaca han evidenciado que estas escuelas no explican satisfactoriamente el proceso del mercado, y prescriben intervenciones estatales injustificadas.

Los economistas austriacos sostienen que el mercado es un orden espontáneo y libre creado por el accionar de millones de individuos, sin dirección centralizada. Añade Hayek, que la información y las preferencias que gobiernan el mercado son dispersas, subjetivas y no formalizables, de modo que el tecnócrata está impedido de regular con información real del mercado. Para obtenerla, depende mucho del olfato y la perspicacia empresarial, cualidades que justamente carece el burócrata.

La regulación más extrema del mercado fue el socialismo soviético con su planificación centralizada. Fue Mises, quien en 1929, anticipó el fracaso del socialismo en su pieza maestra «El Cálculo Económico en una Sociedad Socialista». En la actualidad, el más moderado de los socialismos sostiene que hay que corregir las fallas del mercado, y que por lo tanto, son necesarias las regulaciones desde el estado.

Kirzner, discípulo de Mises, da una respuesta al respecto. Sostiene que el empresario no es un maximizador de beneficios dotado de información completa del mercado. El empresario es un descubridor de oportunidades de ganancias, y arriesga en consecuencia para aprovecharlas. En otras palabras, las supuestas «fallas» de mercado sólo son oportunidades de ganancias aún no descubiertas por otros empresarios.

Por su parte, el Premio Nobel Hayek señala que la información de mercado que se halla dispersa entre millones de empresarios, no permitiría al burócrata diseñar regulaciones flexibles y preliminares, sujetas a las innovaciones y correcciones del mercado. En realidad, es una información de mercado que no ha sido aún creada, por ello que la Escuela Austriaca anticipa el “fracaso” de la regulación estatal en la economía. Las pruebas están a la vista: inflación, pobreza, desaceleración económica, escases, desempleo, informalidad, narcotráfico, corrupción, etc.

Que haya regulación económica es una señal de debilidad de los policy makers. La subestimación del rol empresarial se debe a la sobrevaloración dogmática del estado. Sí queremos más riqueza en el Perú, sería mejor que el gobierno deje libre al mercado y, que sólo se dedique a proveer servicios de justicia y seguridad donde sea necesario.©

Por José Luis Tapia, Director del Instituto de Libre Empresa. www.josetapia.pe

Entradas Recientes