blog | 29 julio, 2003

El papel de los anti globalizadores

ILE

Miles de gente salen a protestar a las calles y protagonizan hechos violentos con tal de manifestar su rechazo a cualquier forma de mercado libre. Los antiglobalizadores en cualquier parte del mundo -incluyendo peruanos- son una conglomeración de izquierdistas, ambientalistas y grupos de Ongs que empuñan banderas rojas unidos por un sentimiento común: un virulento odio al capitalismo de libre empresa, especialmente al capitalismo global. ¿ A qué se debe tanto odio?

Los antiglobalizadores hacen siempre tres reclamos. Primero, arguyen que las corporaciones multinacionales están llegando a ser demasiadas poderosas y amenazan la soberanía de los pequeños paises. Esto es absurdo. Los gobiernos tienen el poder de usar la violencia (ejemplo, las pistolas de la policia y tanques del ejército); en cambio las corporaciones no; ellas solo tienen dolares y funcionan a través del comercio voluntario.

Segundo, los anti-globalizadores reclaman que las compañias multinacionales explotan a los trabajadores en paises pobres pagándoles bajos salarios que ellas mismas no lo harían si contrataran en sus respectivos paises. Bien, y ¿cuál es la alternativa?. Esta es: ¡ningún salario!. Las ventajas comparativas de los paises pobres son precisamente que los salarios sean bajos, aun reduciendo los costos de producción. Si una corporación transnacional tuviera que pagar los mismos salarios como en su pais, no podrían invertir en los paises pobres y después de todo millones de personas perderían oportunidades de aumentar su nivel de vida.

Tercero, acusan a las multinacionales de succionar la poca riqueza que les queda a los pequeños paises como el nuestro. Notese que si en el siglo 19 EE.UU hubiera sido objeto de los impuestos y regulaciones que ahora tenemos en el Perú, este pais seguiría siendo del tercer mundo. La mayoría de las industrias que hicieron a los EE.UU. económicamente poderoso –el acero, automoviles, quimicos e industrias eléctricas— se han desarrollado en base a la libertad de mercado pero nunca a la planificación económica centralizada.

Todas esas objeciones al capitalismo global son solamente racionalizaciones equivocadas. El verdadero motivo de la izquierda de hoy y sus derivaciones, es que todas sus protestas son contra algo. Son anti-capitalistas, anti-libre comercio, anti-salarios bajos, anti-multinacionales pero nunca son pro algo. En el primer tercio del siglo 20, la mayoría de los izquierdistas fueron idealistas y pelearon por una utopia industrializada: el Comunismo (o Socialismo).

La visión de la izquierda fue concebir un individuo esclavo del Estado, y el Estado como un gerente omnisciente de la economía. Sin embago, en lugar de prosperidad, felicidad y libertad, el Comunismo y el Socialismo produjeron solo pobreza, miseria y terror (como en la Rusia Soviética, Corea del Norte y Cuba, entre otros). Su sistema falló como lo adelantó Mises en 1929, por que fue instaurado en base a una mentira. Usted no puede crear libertad y felicidad destruyendo los derechos individuales; y no puede crear riqueza negando el papel de la mente y las leyes naturales de la economía.

Furiosos por los hechos ya consumados de su desatroza utopia, los izquierdistas ahoran buscan solo destrucción. Ellos quieren aniquilar el sistema capitalista que ha producido mucha prosperidad y felicidad en paises donde hubo mercado libre y derechos individuales protegidos. Este sistema es la verdadera justicia social donde la gente es libre para producir y disfrutar de lo que ellos ganan.

Nosotros deberíamos ignorar a los antiglobalizadores nihilistas dado que no tienen nada positivo que ofrecer. La respuesta apropiada a sus actos de violencia es el imponer un poder represivo como medio para proteger a los ciudadanos de sus ataques. No deberíamos solamente permitir el capitalismo global; sino dar la bienvenida a toda forma de creación de riqueza. Es tiempo de refrasear a Karl Marx: ¡Trabajadores del mundo unidos por el capitalismo global; ustedes no tienen nada que perder pero si su pobreza!.

La ventaja de una economía global basada en el libre comercio y el capitalismo es tan obvio y tan enorme que es difícil concebir a alguien que se oponga. El beneficio está  basado en la ley de las ventajas comparativas: cada pais llega a ser más rico y próspero en inversiones produciendo y exportando lo que mejor hace en terminos de calidad, costo y precio, e importando bienes y servicios que otros paises pueden producir más eficientemente.

Por ejemplo, cualquier peruano puede diseñar una carátula de libro por $50 mientras que comparativamente un diseñador estadounidense lo hace por $1500. Gracias a las tecnologias de la comunicaciones cualquier peruano puede subastar su mano de obra en línea y hasta puede competir mundialmente con otros trabajadores ofreciendo sus servicios entre $200 y hasta $4000 dependiendo la calidad de su trabajo y las recomendaciones que pueda obtener de otras personas en el portal de e-bay.com.

La división del trabajo beneficia a todo tipo de gente y la globalizacion potencia las oportunidades para aquellos que desean escapar de las garras del Estado y quieran obtener más dinero para comprar comida, ropa y vivienda, como ya lo están haciendo miles de hindues en base al teletrabajo. Multiplique esto por millones de gente que están aprovechando las ventajas de la globalización por internet y están transando con otros millones de personas millones de dólares en el mercado libre de internet.

¿Cómo, entonces, se puede reconciliar los increíbles beneficios del capitalismo global con el movimiento antiglobalizador?

El hecho de que el libre comercio está llegando a ser verdaderamente global es uno de los importante logros en la historia de la humanidad. Si al final se gana al estatismo, el capitalismo global traerá un alto grado de prosperidad, paz y cooperación sin limites gracias a las nuevas tenología de la información.©

Por José Luis Tapia, Director de ILE.

Entradas Recientes