blog | 21 febrero, 2000

El Rol Legítimo del Estado

ILE

La protección de los derechos individuales es el único rol legitimo del Estado. Sólo está autorizado a asumir la seguridad externa e interna y la administración de justicia, sin perjuicio de que los individuos se defiendan a sí mismos o resuelvan sus conflictos a través de otros foros no estatales.

Solo el Estado puede ejecutar ese poder cuando sea necesario para ayudar a defender los derechos básicos de cualquier persona, incluyendo su propiedad, contra agresores como los ladrones.

Así usted estará moralmente habilitado para usar la fuerza en su propia defensa, por lo que la ayuda del Estado en ese sentido es apropiada; pero como es inmoral que usted viole los derechos de otras personas, usted no puede delegarle al Estado esa potestad.

De ahí que el Estado no tenga autoridad moral para violar los derechos de nadie. Los funcionarios del Estado son solo nuestros representantes y tienen el mismo deber que nosotros de respetar los derechos de otros.

Un Estado con este rol permitirá;

(1) que una sociedad genere mayor riqueza, ya que no habría limitaciones a la empresarialidad;

(2) que se posea la mejor educación y salud, ya que al no intervenir el Estado en esas actividades, la diversidad de intereses del sector privado permitirá el desarrollo de las capacidades de los individuos;

(3) que una sociedad sea más solidaria, ya que al inhibirse el Estado de actuar como dispensador de alimentos, ropa, educación y vivienda, necesariamente aflorará la compasión y solidaridad de la mayoría de los individuos;

(4) evitar que una sociedad sea mas conflictiva, ya que al haber mayor dinámica en la economía habrá mayor posibilidad de obtener trabajo remunerado de acuerdo a las habilidades de cada quien, disminuyendo la delincuencia asociada a la falta de empleo y;

(5) una sociedad con mejores valores, ya que la repartición de privilegios se acabará, y el que quiera prosperar deberá trabajar honradamente, cuidando su reputación.

Sin embargo hay que reconocer que el Estado como cualquier organismo público está compuesto de un grupo de personas. Ahí radica su debilidad.

Todo rol del Estado que no tenga que ver con la defensa de los derechos individuales básicos, invariablemente contiene o conduce a una violación de esos derechos y, por lo tanto, es un rol distinto a lo originalmente otorgado.©

Por Myriam Ortiz Herrera, Directora de Economía de ILE.

Entradas Recientes