blog | 7 mayo, 2006

El síndrome Lourdes

ILE

Hasta ahora ningún representante de Unidad Nacional ha explicado con claridad cuáles han sido los errores cometidos por su candidata Lourdes Flores en la primera vuelta. Sigue siendo un misterio por qué perdió con tan estrecho margen, ni puede García Pérez inflar el pecho como un pavo. Hay, sin embargo, un síndrome que parece estar afectando al candidato Humala conforme pasan  los días.

En esta segunda vuelta todas las encuestas dan como perdedor al candidato nacionalista. García sigue estando en primer lugar y se da el lujo de convocar en su Frente Social a más personalidades que sumen votos. Pero Humala no despega. ¿Qué puede estar condenando a este candidato ser el próximo perdedor ante García? Diría que le esta atacando el síndrome Lourdes; que consiste en que cada vez más sus propuestas se están pareciendo a las de su adversario como le sucedió a Lourdes en la primera vuelta con Humala, dejando de ser la candidata de la vieja derecha.

Una hipótesis es que el electorado va cambiando verdaderamente de opinión en estos días. Ahora le pide más moderación al candidato Humala después que en la primera vuelta buscó en él un candidato que fuera realmente “outsider” en sus propuestas. El nacionalismo que antes del 2004 era desconocido irrumpió a partir de abril de ese año con Ollanta Humala a la cabeza, cuestionando con éxito el modelo actual. Pidió revisar el TLC, los contratos ley y de estabililidad tributaria, las regalías, y propuso una asamblea constituyente. Pero fue el miedo al cambio del modelo neoliberal por uno nacionalista que hizo al electorado invertir su opinión en esta segunda vuelta. Ahora ya no quiere cambios radicales al modelo estatista “neoliberal” sino pequeñas reformas y en eso García se ha sabido manejar con relativo éxito en el “centro”.

El que más bien se ha alineado sin éxito en el neoliberalismo ha sido Humala. Ya prácticamente no esta contra nada, como fue en la primera vuelta. El síndrome Lourdes parece estar terminando con las aspiraciones del candidato nacionalista beneficiando notablemente a García, quien es el candidato favorito del “neoliberalismo” de los noventa. Diría que se trata de un síndrome que afecta a quienes se desvían de este modelo como le sucedió a Lourdes Flores en la primera vuelta y ahora le toca su turno al candidato Ollanta Humala.

Por José Luis Tapia, Director de ILE

Entradas Recientes