blog | 27 diciembre, 2018

EMPIEZA DEBATE DE GREMIOS DE LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA

ILE

Por José Luis Tapia, Presidente de ILE.

Años que no veía que entidades de la sociedad organizada lanzaran propuestas para el debate de lineamientos de desarrollo.

Hay que reconocer al Ministro de Economía y Finanzas por su iniciativa de realizar la reforma laboral y al Presidente Vizcarra por poner en el CADE algunos lineamientos de competitividad de la economía.

Pero vayamos a lo que plantean algunos gremios productivos cuando firmaron el 20 de diciembre un pronunciamiento en la Sociedad Nacional de Industrias para sugerir al Poder Ejecutivo una serie de recomendaciones de política económica.

Preocupados por la situación económica son de la idea que el Gobierno ejecute planes de acción en favor de la inversión privada y la competitividad.

En primer lugar proponen “crear un organismo autónomo y descentralizado en favor del desarrollo del desarrollo de la micro y pequeña empresa adscrito a la Presidencia del Consejo de Ministros.”

Mi comentario es que el enfoque gremial parte de la idea que la burocracia, y sobre todo el Poder Ejecutivo, tiene la solución a este problema.

Y lo cierto que es lo contrario.

El problema es que los organismos estatales que se ocupan de regular, controlar, supervisar y ejecutar no ayudan sino estorban.

Si fuera cierto que arreglan los problemas ya hubiese resuelto estos y otros problemas económicos y empresariales desde hace décadas con todos los planes, burocracias, ministerios, reguladores, oficinas, que el estado ha creado con presupuesto público.

Por ejemplo, si el Consejo Nacional de Competitividad fue creado en el 2002, ¿no crees que ya ha tenido 16 años para convertir al Perú en líderes de la competitividad en el mundo?

Que los gremios firmantes crean que una burocracia adscrita a la PCM va solucionarle es que deben tener un problema mental de percepción de la realidad.

En segundo lugar, proponen defender al mercado nacional del “contrabando, la subvaluación y la competencia desleal, principalmente de las importaciones”.

Esto si suena bastante alarmante.

Ellos ignoran que el contrabando no es una causa de su problema sino un efecto de su incapacidad de competir.

Del mismo modo, la subvaluación y la competencia desleal, son manifestaciones que producir en el Perú resulta caro e ineficiente.

Entonces, desde el punto de vista político, nuestra propuesta es implementar el Programa de las 5 Reformas Liberales que impulsamos desde el Foro Liberal de América latina, Centro de Liberalismo Clásico y el Instituto de Libre Empresa.

Si una vez implementado sus empresas no pueden competir, nuestra sugerencia es que se dediquen a producir otros productos porque lo que proponemos es un impuesto único, universal y uniforme y mercados completamente desregulados desde los bienes hasta los factoriales.

Así que el contrabando, subvaluación y su mal llamada “competencia desleal” irían en sentido contrario, pues los países vecinos tendrían que erróneamente defenderse de nuestros productos bastantes baratos.

Una tercera propuesta es perfeccionar las compras estatales.

Al respecto, la economía enseña que la iniciativa empresarial sirve para descubrir oportunidades en el mercado con el propósito de atender múltiples necesidades aun no atendidas por otros competidores.

El Estado no es un consumidor sino una entidad política que tiene como funciones principales ofrecer servicios de justicia, seguridad, y obras públicas.

En tanto, el Estado compre productos y servicios distintos a estas funciones, un negocio de este tipo tiende a ser turbio y nada transparente sujeto a corrupción y sobre precios.

Es mezclar los negocios estatales con los privados. Nuestro enfoque es separarlo.

La cuarta e importante propuesta es la Reforma laboral.

Señalan darle a Sunafil la tarea de formalización laboral.

Una vez más.

Los gremialistas no están cumpliendo su labor de auto educarse en economía.

Por la ley económica de los incentivos la formalización laboral es un costo legal de ser formal.

Y mientras hayan leyes malas (entendidas como perversas) el comportamiento económico será la informalidad.

La solución pasa por derogar las leyes perversas desde el Congreso para evitar esta distorsión.

Sunafil es un organismo político quiérase o no que depende de un organismo político llamado Ministerio de Trabajo que a su vez depende del Presidente de la República.

Entonces poco puede hacer Sunafil en el mercado, no va entender la realidad laboral privada.

Lo natural es que el Gobierno se dedique a sus funciones naturales de Justicia, Seguridad y Obras Públicas.

Dentro de su propuesta laboral está en conceptualizar un marco jurídico extra económico que le diga al empresario qué motivos debe emplear para despedir gente de su empresa.

Si los gremialistas esperan que el Gobierno le diga que todo despido es “con causas justificadas y por causas no justificadas” entonces, están abdicando de su rol primordial que todo despido es por motivo empresarial.

Y es que el actual sistema socialista en que nos encontramos, tratar de arreglar un marco laboral para todos es desconocer profundamente las bases de la economía de mercado.

Como sostenemos, la Organización Internacional de Trabajo es una entidad con un sesgo socialista que legisla desde afuera para países que no tienen una soberanía económica libre como es nuestro caso.

Por ello proponemos, hacer respetar nuestra soberanía jurídica saliéndonos de estas entidades intergubernamentales socialistas que destruyen lentamente la libertad empresarial.

Por otro lado proponer que las “Las vacaciones para las micro y pequeñas empresas deben ser de 15 días” es lo más autoritario y contrario a la libertad empresarial.

El capitalismo liberal nos enseña que cada empresa es libre de determinar las vacaciones que sean convenientes para el trabajador y empresario.

El marco socialista que nos encontramos produce conflictos innecesarios cuando señala el número de días de descanso y sus intervalos, generando inflexibilidad y aumentando los costos laborales y por ende se cargan en precios de los productos.

Como el socialismo no produce un sistema judicial justo, entonces los juzgados de trabajo del Poder Judicial irán perdiendo cada vez más sus competencias a cargo de los tribunales de fiscalización laboral de Sunafil del Poder Ejecutivo.

Otro aspecto relacionado es el bienestar social del trabajador. Propone una libre elección bien limitada.

Solo que sean de “Libre elección del trabajador” para “pertenecer a Essalud, al SIS o Seguro Mype.”

Así como no hay libertad empresarial en el socialismo, los trabajadores pierden su libertad al someterlos a este tipo de arbitrariedades de tener solo 3 opciones, cuando el mercado puede producir más.

¿Por qué seguros obligatorios en el Perú? y ¿no abren las opciones para que elijan libremente en el extranjero? Y ¿por qué no le dan libertad al trabajador de elegir no afiliarse a ninguna opción y bajo su responsabilidad verá por su futuro?

En el inciso d.5 nos habla de la implementación de un “Bono de Productividad sin cargas, ni costos laborales para que sea neto en favor del trabajador”.

¿Y por qué eso tiene que estar legislado o los gremialistas están pretendiendo imponer el deber de todo empresario de pagar eso aun cuando es contra de su voluntad?

Que poca estima le tienen a un valor tan importante como la Libertad.

Sospecho que es la educación recibida que no enseñan nada acerca de la filosofía liberal de Locke, Burke, De Jouvenel, Hayek, y de los Peruanos Morales Duarez y Viscardo y Guzman etc. pero sí de Marx, Engels, Mariategui, Haya y del mismo pensamiento terrorista de Abimael Guzmán en las escuelas estatales.

Y por último, en el inciso d.6, de su comunicado, sostienen que “La reforma laboral debe ser trabajada en conjunto con los gremios empresariales incluyendo a la micro y pequeña empresa”.

¿Y en nombre de quiénes lo hacen si sabemos que el 74% de la PEA es informal?

Además de no tener legitimidad con esta propuesta, carece de todo realismo proponer una legislación a una minoría de privilegiados.

Por eso sostenemos que la mejor propuesta laboral y de competitividad a debatir es el Programa político de las 5 Reformas y su Estrategia de Derogación de las Leyes Malas por el Congreso que venimos impulsando desde el Foro Liberal de América latina, Centro de Liberalismo Clásico y el Instituto de Libre Empresa. .

Entradas Recientes