blog | 3 Mayo, 2017

Error moral de la OCDE

ILE

La propuesta para combatir la corrupción que recomienda la Organización para la Cooperación y Desarrollo (OCDE) para países como Perú sostiene que el lobby es un derecho democrático. El origen histórico del  término “lobby” viene cuando el Presidente General Ulises Grant de EEUU recibió a empresarios en el lobby del Hotel Willard en Pennsilvania durante su periodo de gobierno (1869-1877). Para los que defienden el estado de derecho, el lobby no es más que una actividad que viola este principio de la democracia liberal.

La OCDE fue creada en la década de 1960 para promover políticas públicas que impulsen el desarrollo económico. Propone que la transparencia sea crucial para combatir corrupción. Le recomienda al Perú que garantice un acceso fácil y transparente al registro de lobistas y realice campañas que expliquen el papel del lobby transparente.

El estado de derecho se defiende debido que todos los ciudadanos somos iguales ante la ley. Nadie por más interesante que sea rol en la sociedad debe tener privilegios legales. Por ello, el lobby es la negación del estado de derecho, porque los lobistas gestionan ante las autoridades para obtener más derechos que el resto mediante leyes. Transparentar el lobby no es otra cosa que legalizar la violación del estado de derecho. Empeora aún si el lobby es considerado como derecho. Es a todas luces un error moral.

Según el Índice de Calidad Institucional (ICI) del 2016 elaborado por el Profesor Martin Krause, los 5 países con solventes estados de derecho y mínima corrupción son Suiza, Nueva Zelandia, Dinamarca, Finlandia y Países  Bajos. Todos estos países son miembros de la OCDE y solo Suiza y Nueva Zelandia califican entre las 5 economías más libres y ricas del mundo según el Índice de Libertad Económica (ILE) de la Heritage Foundation. En el estudio de Krause concluye que los países con mayor libertad económica y estado de derecho son los menos corruptos del mundo.

En el caso de Perú se encuentra muy lejos en el puesto 98 del ICI y 49 del ILE. Si bien nuestro país ha recibido la invitación de la OCDE en el 2014 para iniciar el proceso de incorporación a este organismo, sería un error que las políticas públicas visibilizaran el lobby. Primero, porque no sería efectivo como medio de combate contra la corrupción y segundo, porque violaría los fundamentos morales de la democracia liberal.

Por Jose Luis Tapia, Director de ILE, economista y profesor de Facultad de Negocios.

Entradas Recientes