blog | 4 mayo, 2018

Gobierno desconectado de las Mype

ILE

José Luis Tapia, Director de ILE.

El gobierno está muy distraído con agendas equivocadas y no explica cómo evitará mayor desempleo e informalidad causado por el aumento de S/80 soles de sueldo mínimo que pagarán las Mype. Elevar a S/930 -como dice el BCR- equivale a eliminar unos 110 mil empleos y mandar a la informalidad laboral a unos 28 mil empleados.

El Presidente Vizcarra todavía no se reconecta con las millones de unidades empresariales que solicitan mayor libertad empresarial. Son millones de personas y familias que dependen de esta fuente de ingreso, que arriesgan su escaso capital y enfrentan una economía empobrecida por el gigantesco tamaño del estado.

No la ve como señala el dicho popular. Es cierto, no es culpa solo del Presidente, esto viene desde hace un siglo con un estatismo entendido como fuente de bienestar social. Pero insistir en una agenda fuera del deseo popular de acabar con el estatismo no se entiende a razón de qué. A continuación la agenda propuesta por el Primer Ministro: Bicameralidad, voto preferencial, financiamiento de los partidos políticos y campañas electorales, equidad de género en la lista de candidatos, etc. Es una agenda desconectada de la realidad.

Ni el Presidente Vizcarra ni el Premier Villanueva se han dado cuenta del tremendo error en que están cayendo. Las Mype están pidiendo reformas de fondo, y el gobierno sigue distraído complaciendo a una minoría política. Son básicamente 5 reformas que reclaman las Mype:

La primera es la reforma política, que significa reducir el tamaño del estado; disminuyendo poderes, recursos y funciones. En esencia, es contraer los impuestos, regulaciones, y su burocracia, acompañado de una reforma tributaria de las 3 “U”: un impuesto universal, único y uniforme.

Una segunda reforma, la económica, que consiste en desregular, privatizar y abrir los mercados laboral, de recursos naturales, de capitales y de los talentos empresariales. Estos siguen siendo rígidos, crean costos innecesarios, y origina una sobrecarga tributaria que malogra la competitividad de toda la cadena de valor.

Y por último las Mypes piden 3 reformas sociales: educación, salud y pensiones. Todas son transitorias, financiadas hasta un año o dos, principalmente dirigidas a las familias pobres de las Mypes, que una vez finalizado ese pequeño lapso de tiempo, serán empresas ricas y formales.

Las 5 reformas pretenden salvar a millones de familias Mypes del estatismo y sobre todo, reconectar al gobierno con esta realidad económica hasta ahora olvidada.

* Presidente del Instituto de Libre Empresa (ILE)

Entradas Recientes