ÚLTIMAS NOTICIAS

28 septiembre, 2018

Informe: La propiedad intelectual está retrocediendo en importantes foros intergubernamentales [FOTOS]

Elaborado por José Luis Tapia, Director de ILE.

Lima, 28 de setiembre de 2018.- El avance del socialismo en la Organización Mundial de Comercio (OMC), Organización Panamericana de la Salud (OPS), Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) y Organización Mundial de la Salud (OMS) están poniendo en debate que debe haber una desvinculación del acceso universal a la medicina con el mecanismo del mercado en países de bajos ingresos.

Los miembros gubernamentales de estas cuatro entidades están impulsando al interior políticas para generar innovación con fondos estatales, otorgando premios a las empresas farmacéuticas que desvinculen el precio de los productos de los costos de investigación y desarrollo.

Países de bajos ingresos como la India, con respaldo de ONGs socialistas, están promoviendo en la OMS nuevos modelos de concesión de licencias socialmente responsables de derechos de propiedad intelectual a las empresas farmacéuticas para fines no solo comerciales sino que las condicionen a que cumplan obligatoriamente con su rol filantrópico en la sociedad en países de bajos ingresos.

Análisis
En el Informe Mundial del Comercio de la OMC del 2011 hace notar que en años recientes los acuerdos comerciales están tomando la forma de procesos de integración más profunda, de manera que los países de bajos ingresos están sufriendo de “presiones” para reconciliar sus políticas nacionales con los nuevos instrumentos de política comercial impuestos por estos contratos gubernamentales.

Esta tendencia se manifiesta en importantes cambios de leyes nacionales que a la vez afectan el marco legal que regulan la propiedad intelectual y que son causantes del acceso universal a las medicinas e innovación médica en países de bajos ingresos.

El informe de la OMC concluye que para los países con bajos ingresos seria beneficioso que tengan políticas comunes con los países en donde se “importe” sistemas regulatorios que han sido “probados” y representen las “mejores prácticas” para la libre empresa.

En este sentido, el debate generado al interior de estos cuatro foros internacionales se ha centrado innecesariamente en desarrollar políticas comerciales y de propiedad intelectual atentatorias al libre mercado.

Los países de bajos ingresos estarían equivocadamente “importando” políticas socialistas de países que estarían protegiendo intereses mercantilistas de sus empresas nacionales.

En el estudio “Patentes, Control de Precios y Acceso a Medicinas” elaborado por Lanjouw en el 2005 encontró que mientras en los países de altos ingresos, inevitablemente promueve la introducción de nuevas medicinas, en los países en desarrollo se retardan por la aprobación de mecanismos contrarios al mercado libre.

En efecto, Berndt y demás científicos, desarrollaron en el 2011 el estudio “Propagación de nuevas medicinas en la era Post Acuerdo de Derechos de Propiedad Intelectual relacionados al Comercio” donde demuestran que lo divulgado por Lanjouw, es totalmente cierto, porque los países de bajos ingresos tienen poca capacidad de difundir nuevas medicinas a través del mercado intervenido, regulado y controlado.

Al reconocer la OMC que las patentes y otros derechos de propiedad intelectual son instrumentos de mercado, el rol limitado que cumplen en países de bajos ingresos, se debe que las leyes nacionales están afectando directamente los incentivos para desarrollar nuevas medicinas e innovación de las empresas farmacéuticas para resolver las “enfermedades de los pobres”.

Conclusiones
En tal sentido, la primera conclusión que pudimos obtener del “Diálogo sobre Salud, Comercio e innovación” organizado por la Geneva Network y el Instituto de Ciencia Política en Bogotá es que la ausencia de defensa política en los cuatro foros está permitiendo el desvío del verdadero debate hacia lo que consideramos como una solución política de corto plazo: los países de bajos ingresos deben implementar unilateralmente las 5 reformas de libre empresa para crear la capacidad económica suficiente de acceso a medicinas a precios de mercado en estos países.

En nuestra perspectiva el problema no es el mercado ni las empresas farmacéuticas ni las medicinas caras; son las políticas socialistas que están afectando gravemente las leyes nacionales de países de bajos ingresos.

De manera que advertimos a la opinión pública nacional e internacional que el socialismo esta avanzando en el dominio del debate al interior de la OMC, OPS, OMPI y OMS por lo que es comprensible apostar por soluciones controlistas, regulatorias y estatistas fuera del contexto natural de las inversiones en investigación y desarrollo de nuevas medicinas y tecnología médica que realizan las empresas farmacéuticas.

Otras Noticias