blog | 18 diciembre, 2014

La Batalla es Moral por un Nuevo Régimen Laboral Juvenil

ILE

El mayor drama de los jóvenes es no encontrar trabajo. La nueva ley apunta a revertir este sentido. La batalla por un nuevo régimen laboral no es económica sino moral. No es para nada justo que jóvenes no sean contratados por culpa del actual régimen laboral. Que la nueva ley deduzca impuestos al 100% por capacitación a los nuevos jóvenes es un avance en la dirección correcta. Restablece la justicia económica que se hace necesario ante el actual régimen laboral de corte socialista.

Lo que no quieren sus detractores es la libertad. Quieren negar la libre elección de los empresarios. Es irresponsable que se quiera argumentar que estarán mejor los jóvenes sin trabajo que con trabajo. Es un contrasentido. Si bien es una medida incompleta, es un avance hacia la derogación de las leyes laborales. Las leyes laborales son irracionales por que tienden a generar desempleo y en especial en la juventud. Por ello, los mercados deben ser libres para que se equilibre la oferta con la demanda.

No hay argumentos morales convincentes para justificar que solo debe haber libertad en el mercado de bienes y servicios y no en los mercados factoriales. Una economía con libertades y esclavitudes al mismo tiempo, crea grandes distorsiones e injusticias.

Cualquier ley laboral siempre limitará la libertad de elección empresarial. Y eso es injusto. Es tan  injusto como limitar nuestra libertad de compra de alimentos o ropa. Una posición  equilibrada es no tener ninguna ley gubernamental que regulen las leyes económicas, y más aún, las laborales.

 

José Luis Tapia, Director de ILE. www.josetapia.pe 

Entradas Recientes