blog | 23 febrero, 2015

La corrupción como efecto del estatismo

ILE

Los gobiernos más corruptos del mundo son los estatistas. Peor son aquellos de ideología socialistas, aunque son muy astutos para esconder su corrupción. Si uno mira el Índice de Transparencia Internacional los gobiernos estatistas son lo que salen peor en el ranking. Los países que tienen mayor o menor grado de corrupción, dependen principalmente del grado de discrecionalidad de sus funcionarios estatales.

Si bien hay corrupción privada, lo que me refiero es que las pérdidas ocasionadas las asume el privado, en cambio, en el estatal todos perdemos. Como la corrupción en el gobierno es un tema que atrae el interés público, el liberalismo clásico tiene la solución con un gobierno limitado. A mayor intervención estatal mayor es la corrupción y termina por afectar al sector privado.

Muchos piensan que la corrupción es la causa de los males de la sociedad. Pocos piensan que la causa son las facultades del gobierno en materia económica. A menor incidencia sobre la economía menor interés del sector privado en sobornar a las autoridades estatales.

Y te preguntarás: ¿Por qué los intereses económicos financian a los partidos políticos? Porque ellos una vez llegados al poder empiezan a devolver favores con leyes que los volverán ricos a costas de los empresarios libres y competitivos. ¿Cómo se elimina la corrupción? Quitándole la facultad al Poder Legislativo y Ejecutivo en legislar en economía. Como reza el dicho: “muerto el perro, muerto la rabia”.

Si al político le quitas el poder de decidir en economía los intereses razonarán para qué hacer negocios con él si no tiene facultades para favorecer mi negocio. Este poder se elimina desde la Constitución y verás cómo cae la corrupción estrepitosamente a niveles mínimos aceptables.

Los partidos políticos ya no serán financiados por los intereses económicos sino por los intereses políticos. Cuando los intereses económicos intervienen en política desplazan estos valores a favor del mercantilismo.

Recuerda, quítale al gobierno toda facultad de decidir sobre los asuntos económicos y verás cómo la corrupción cae a niveles tolerables. Y los empresarios libres marcarán la pauta con más riqueza, beneficios, innovación y precios baratos.

Entradas Recientes