blog | 20 febrero, 2018

La ficción de la RMV

ILE

José Luis Tapia, Director General de ILE.

Grande ha sido la decepción para los fans de PPK, escuchar a su presidente, graduado en la Universidad de Oxford, plantear un aumento de la remuneración mínima vital (RMV). Para formalizar, ha convocado al CNT para que se reúnan la CUT, CGTP, SNI y Confiep y decidan el monto. Dice el Mintra que realizarán una aguda discusión técnica. Lo cierto es que la teoría y práctica señalan que si el trabajador ganara más poder adquisitivo en el corto plazo por aumento de la RMV lo perderá en el mediano plazo por efectos de la inflación. Así que toda esta maniobra política de PPK no es sino para distraer al público de su inminente vacancia.

Hay que decir de frente que la RMV es un control de precios al viejo estilo del gobierno socialista de Alan García de los ochentas. Evidentemente es una medida legal alejada de la realidad económica. Es discriminatoria contra las empresas informales que quieren formalizarse, y contra los jóvenes que salen de los colegios para trabajar. En consecuencia, PPK, Mintra, y el CNT le han dado las espaldas al 77% de la PEA.

Entonces, cuando escuchen argumentos que midiendo la productividad se puede establecer la RMV justa, diré que es pretensiosa e irreal. ¿Productividad de quién? ¿Del colectivo de empresas? Los agregados son una manipulación estadística del socialismo para controlar la economía. Cada empresa es distinta y también su productividad. Evidentemente, sacar un promedio de productividad en nombre de todas las empresas es falso y no deja de ser una estrategia política para distraernos.

Produce risa cuando señalan que la RMV es un derecho de los trabajadores. ¿Un derecho cuando se viola otro derecho? Tal vez quieren decir que es una obligación pagar por que la ley lo manda. Derecho sería que bajo un contrato libre trabajador y empleador fijen el monto de una RMV. Como hay acuerdo le asiste el derecho a ambas partes. Una RMV impuesta viola la libertad de ambas partes y sin libertad no existe el derecho.

La mejor lección que podemos aprender de esta ficción política es la de un país europeo que dijo no a un aumento del sueldo mínimo vital en un referéndum en mayo de 2014. El 77% de ciudadanos entendieron que esta medida propuesta por los socialistas dejaría sin empleo a sus hijos. ¿Cuál es el nombre de ese país? Suiza.

Entradas Recientes