blog | 5 agosto, 2019

La izquierda está torcida

ILE

Por José Luis Tapia, economista, profesor universitario, Director de ILE, Vice Presidente por Perú del Foro Liberal de América Latina y Presidente del Centro de Liberalismo Clásico.

El principal enemigo del capitalismo es la izquierda. Es la que ha conseguido que no se utilice ese término para identificarse como de derecha.

Nadie dice directamente que es capitalista a cualquier periodista inquisidor, más bien amaga buscando otros términos que traten de decir lo mismo.

De igual forma, el inquisidor descubre que tus propuestas de libre mercado, desregulación, achicamiento del estado o eliminación de impuestos excesivos son de derecha y te acusa de ser capitalista.

Para el público, quedaste en off side.

Siempre recordará que eres un capitalista de derecha con una carga peyorativa que arruinará tu carrera política.

Evidentemente para el público asocia a la derecha con el mercantilismo oligárquico, prebendero y violento.

Hay que aclararle que hay otra derecha; la buena, la que defiende el libre mercado, la que esta en contra de los privilegios, de los oligarcas, que es conservadora en los valores judeo cristiano y además, es pacifista.

Cuando por  un lado la derecha mala hace pared con el socialismo,  la derecha buena tiene como su  socio al capitalismo liberal; esa posición política que la gente intuitivamente siente que es suya, cuya retórica asocia a su trabajo, ahorro, inversión, comercio, descubrimiento de oportunidades de negocios, riesgo empresarial, progreso, familia, matrimonio, propiedad privada, mercado libre, etc.

En el Diplomado en Política Liberal aprendimos que hay vindicar y rehabilitar la palabra «capitalismo» para hacer avanzar a la derecha buena.

Comencemos la avanzada señalando que a la derecha buena le corresponde enderezar lo que la izquierda tuerce; que además de retorcer las instituciones y las palabras, la izquierda falsifica, roba, miente, arruina la economía, y destruye la cultura popular.

En cambio, como la derecha mala abdica de su rol de reformador económico, social y político se vuelve cómplice político de la izquierda.

Sin embargo, la izquierda no perdona y la somete a sus planes. La derecha mala ahora es rehén de la izquierda.

Así fue como PPK cayó por no hacer las reformas capitalistas que hubiera dejado fuera de juego a la izquierda. De igual modo, no es el único, están en esta misma lista Toledo, Villarán, Humala, y Vizcarra figurando como socios de la izquierda y Odebrecht.

Y como el fujimorismo está débil, la izquierda ya se infiltró en el gobierno de Vizcarra para detener cualquier reforma de derecha, encima cambiar la constitución del 93 y profundizar el socialismo chavista de a pocos a vista y paciencia de todos.

Ahora que me parece haberte aclarado lo torcido que está la izquierda, y cuál es la alternativa a esta desgracia, es hora que nos escribas o llames y coordinemos para enderezar al Perú hacia el camino de la prosperidad y libertad.

Entradas Recientes