blog | 27 abril, 2015

La Libre Empresa no requiere de cuota de trabajadores extranjeros

ILE

La cuota de 30% como límite de contratación de trabajadores extranjeros en planilla a cumplir por la libre empresa es absurda e inaplicable.

Los proteccionistas laborales sostienen que la contratación de un trabajador extranjero quita el puesto laboral a uno nacional, dejándolo en el desamparo a él y a su familia. De modo que el gobierno debe obligar a la libre empresa a asumir esa responsabilidad con sus compatriotas.

Pero asumir ese deber implica desconocer muchos procesos de mercado. En primer lugar, una empresa contrata por la razón que el trabajador extranjero tiene habilidades, tecnología, conocimientos, y actitudes que son importantes para contribuir a mejorar el desempeño y productividad de la empresa. Podemos mencionar que sus procesos puestos en marcha pueden ahorrar costos, aumentar el rendimiento de un proceso y rentabilizar el impacto de inversión de la empresa.

En segundo término, si asumimos que  los trabajadores nacionales son capaces de adaptarse a las circunstancias podrían imitar lo que hacen los trabajadores extranjeros para beneficio propio. Es decir, pueden rendir más y ser mejor pagados en la empresa donde laboran.

En tercer lugar, como la economía propaga efectos externos la empresa con trabajadores extranjeros estará irradiando educación gratuita a sus competidores por los procesos laborales que están siendo efectivamente aplicados rentablemente.

En cuarto lugar, los consumidores se verán beneficiados por los productos desarrollados por estas empresas globalizadas debido que los precios serán más competitivos y las calidades presentadas serán superiores al resto de competidores aumentando así su utilidad marginal.

En quinto término, las empresas capitalizarán los ahorros en costos y tiempo para crecer y seguir contratando. Como los trabajadores nacionales han aprendido imitando lo que han observado de los extranjeros serán contratados por estas empresas en la fase de crecimiento de su inversión, por lo que serán beneficiados  con más ingresos disponibles.

En sexto lugar, los consumidores tendrán significativos ahorros por productos de menores precios, los cuales serán destinados a compras de otras industrias. Como consecuencia de ello, crecerán las ventas de la industria y capitalizarán su crecimiento contratando más trabajadores, insumos, y maquinarias.

Como se puede apreciar, la libre empresa es amigable con todos los trabajadores nacionales y extranjeros y hace posible que tengan más ingresos disponibles.

Como he explicado en algunos de mis seminarios, la libre empresa es una acción humana de mejora del estándar de vida a través de la creación de riqueza. Este tipo de empresa busca la globalización y modernización de la economía a pesar de las aparentemente medidas de protección que son finalmente infundadas, absurdas e inaplicables.

Entradas Recientes