blog | 12 diciembre, 2017

La necesaria reforma monetaria y bancaria

ILE

La impresionante compra de más de 5 mil millones de dólares en los primeros 10 meses de este año por el BCRP para evitar que caiga el tipo de cambio y la inyección de varios miles de millones de soles para adquirir esta divisa pone en debate nuevamente las consecuencias económicas de la aplicación del artículo 84 de la Constitución.

Como se sabe el artículo mencionado faculta al BCRP preservar la estabilidad monetaria creando y controlando artificialmente dinero fiduciario sin hacerse responsable constitucional de los daños colaterales en las variables macroeconómicas.

Los constituyentes del año 93 nunca se les pasó por la cabeza que darle un rol al banco central se hacía sobre la base de un sistema monetario y bancario donde el planificador, creador y monopolista del dinero es el banco central. Esto a todas luces no encaja en una economía de mercado donde requiere es la competencia y libertad monetaria y bancaria.

Los principales defectos de este sistema socialista son: a) el papel monopolista y planificador del BCRP, b) los bancos no se ajustan a los principios del derecho; c) el dinero fiduciario no tiene respaldo real y d) la reserva fraccionaria permite a los bancos multiplicar “n” veces los depósitos a la vista.

Como consecuencia, el BCRP se ha vuelto nuevamente más activo en el mercado de dinero. Por ejemplo, ha decidido rebajar la tasa de interés de referencia real de 1.54% a 0.69% que no es otra cosa que abaratar artificialmente el dinero a niveles casi 0% lo que hace perder poder adquisitivo a la población. Por otro lado, la disminución de la tasa de encaje en moneda nacional de 6% a 5% permite a los bancos multiplicar hasta 20 veces el dinero depositado en el circuito económico debilitando aún más la moneda nacional.

La reforma monetaria y bancaria que se propone es: a) privatización del dinero separando a los creadores de los intermediarios financieros de crédito conforme al patrón oro eliminando el monopolio del BCRP, b) los bancos deben estar sujetos a los principios del derecho para que tengan 100% de reserva fraccionaria y compitan, y c) separación de la banca comercial de la banca de inversión.

Con esta reforma se evitaría que los ciclos económicos causen crisis, que la especulación financiera manipulen a su antojo los activos financieros y buscaría fortalecer el poder adquisitivo de la población.

Por Jose Luis Tapia, Director de ILE, economista, profesor de economía y negocios

Entradas Recientes