Política | 26 marzo, 2006

La nueva oposición

ILE

Si Humala gana en primera vuelta el fracaso de la actual oposición será catastrófico. Primero, por que no será la misma desde el 9 de abril y tendrá que reinventarse para no ser barrido del mapa electoral. Y en segundo lugar, por que la nueva oposición desplazará a la vieja oposición.

Un interesante espacio electoral parece abrirse a partir de julio. No será Unidad Nacional, APRA o Frente de Centro quienes lo ocupen sino nuevos actores políticos tan pronto como estos asimilen la lección que esta dejando el nacionalismo. No hace falta ser analista para identificarlos. Como la gente esta desesperada por un cambio radical con nuevas caras bastará con que la nueva oposición sea totalmente distinta del nacionalismo y neoliberalismo de los noventa. En el actual mapa ideológico solo se conoce lo que esta a la izquierda por eso que Unidad Nacional y APRA han navegado en las mismas aguas de la “Marea roja” donde navega con mucha destreza y éxito Ollanta y los nacionalistas.

En realidad, Humala nunca tuvo una real oposición en esta campaña electoral. Las propuestas de Unidad Nacional se han ido modificado en el transcurrir del tiempo pareciéndose cada vez más en el fondo a las propuestas estatistas de Humala pero guardando las formas para no ser confundida con el nacionalismo. De ahí que el comandante Ollanta haya sido el único en poner una agenda aparentemente distinta al neoliberalismo de los noventa ante el asombro de la vieja derecha.

Entonces, como la vieja oposición no va cambiar inmediatamente de orientación política sus reflejos serán los mismos. Desde el 28 de julio reaccionará atacando, adjetivando y calificando a Humala de autoritario, antidemocrático sin ofrecer una salida distinta al modelo neoliberal y nacionalista.

El espacio para la nueva oposición esta abierto. Unidad Nacional, Frente de Centro, APRA, y el Partido Socialista no pueden oponerse al nacionalismo con éxito por que vienen del mismo vientre de la vieja oposición estatista. Considero que el capitalismo liberal es la única esperanza de los pobres que parece que el comandante Ollanta y sus huestes nacionalistas desconocen profundamente.

 

Por Jose Luis Tapia, Director de ILE

Entradas Recientes