blog | 24 junio, 2013

Las Universidades No Necesitan de una Nueva Ley

ILE

Daniel Mora, Presidente de la Comisión de Educación del Congreso, está impulsando la nueva ley universitaria, quien últimamente viene brindando entrevistas utilizando unos razonamientos perversos contra la libertad y la competencia.

El congresista Mora propone estandarizar a todas las universidades bajo ciertos requisitos para conseguir profesionales de alta calidad. Lo que se puede apreciar en sus razonamientos, es su intolerancia con la diversidad de la oferta educativa; no admite que puede haber buenas y malas universidades. Piensa que todas las universidades deben ser de calidad.

Si trata de lograr esto, lo que va ocurrir, haciendo análisis económico, es que al elevar el estándar, va subir los costos y crear más informalidad. Quienes se van a perjudicar van a ser los mismos estudiantes.

Y es que al ser una comisión de educación que prescinde del análisis económico, no comprenden que el problema viene de la calidad de los estudiantes de los colegios privados y estatales.

Cuando se reciben estudiantes donde hay baja calidad educativa como han indicado los exámenes PISA, las universidades tienen que trabajar con alumnos (insumos) con esa calidad, entonces: cómo se le puede exigir a las universidades que produzcan (formar) buenos profesionales con una materia prima de baja calidad.

Entonces, mientras la educación siga siendo bajo el formato de escolaridad compulsoria, poco puede hacerse algo por la educación de calidad desde la primaria y secundaria. La libertad educativa es necesaria, no sólo desde la pedagogía, sino desde el mercado educativo, desregulando, bajando impuestos, y abriéndose este mercado a la inversión extranjera con profesores, directores y alumnos de otros paises compitiendo en nuestro mercado educativo.

De verdad, no necesitamos de superintendencia universitaria, ni Ministerio de Educación. Las estafas educativas tienen su propio ámbito de corrección y sanción en el Poder Judicial.

Este problema se soluciona con más libertad y menos regulación. Las verdaderas y equitativas regulaciones para el mercado educativo provienen de lo que investigue y determine el Poder Judicial.

Por ello, una reforma universitaria pasa por tener más libertad e innovación educativa, menos impuestos, menos leyes, pero si más competencia, y un buen Poder Judicial que regule a los infractores. El resto sobra.

 

Por José Luis Tapia, Director de ILE. Web: www.josetapia.pe 

Entradas Recientes