blog | 21 Junio, 2017

Ley Pulpin 3.0

ILE

Se encuentra en discusión en la Comisión de Trabajo la controvertida propuesta de Ley del Ejecutivo que busca formalizar la contratación laboral de jóvenes de 18 a 29 años, conocida como Ley Pulpin 2.0. La novedad que trae con respecto a la derogada Ley 30288 es que no hay ningún incentivo para la empresa en capacitación juvenil y subsidia al 100% las aportaciones a Essalud. Por su parte la Congresista Huilca propone el proyecto de ley “Primer Empleo digno y productivo”, para jóvenes de hasta 24 años y propone la cofinanciación de la empresa en caso de salud y pensiones para contratos permanentes. Si se compara ambas propuestas, tratan de remediar el desempleo juvenil con más control e impuestos. Es decir, más de lo mismo.

La legislación actual ha llevado que el 76.5% de informalidad laboral sea juvenil y 1.8 millones de jóvenes han sido expulsados del mercado laboral. ¿Qué proponen los liberales para resolver esta paradoja? La Ley “Pulpin” 3.0. Significa una ley que deroga toda la legislación laboral para que el empresario pueda elevar libremente los sueldos y salarios, ampliar el empleo y aumentar el valor de cada trabajador en el mercado mediante la capacitación.

Todas las leyes laborales empezando con estas Leyes “Pulpin” son un saludo a la bandera. No van a poder evitar lo que dicen los socialistas; precarizar el empleo juvenil, desproteger laboralmente, desestabilizar la seguridad social y pensionaria del joven. Toda ley laboral busca controlar desde el gobierno al empresario de la pequeña, mediana y gran empresa. Todo control tiene consecuencias no deseadas.

Revertir esta vergonzosa situación implica liberalizar el mercado de la mano de obra. Primero derogando la nefasta ley del salario mínimo, que fomenta el desempleo de los jóvenes desde que salen del colegio. Y en segundo lugar, derogando las leyes de la CTS, de repartición de utilidades para empresas de 20 trabajadores o más, de contribución obligatoria a Essalud, de pago de gratificaciones, de otorgamiento obligatorio de descanso pre natal y post natal, de no discriminación laboral, de contratación por cuota de extranjeros, entre las principales obligaciones.

Pero esta reforma laboral no puede ir sola; debe estar acompañada de la reforma del estado para disminuir sus funciones, regulaciones e impuestos. No solo tendrás jóvenes verdaderamente protegidos laboral y socialmente, sino también minorías vulnerables que el gobierno y sus leyes expulsan de la economía.

Por Jose Luis Tapia Rocha, Economista, Director de ILE, y profesor de negocios

Entradas Recientes