blog | 21 abril, 2015

Los distribuidores de la riqueza

ILE

La libre empresa ha dejado muy claro que la función distribuidora de la riqueza de los mayoristas y minorista es imprescindible, no hay forma de evitarlo y es un bien necesario que nos deja tranquilos sabiendo que  podemos ejercer nuestra función empresarial sin mayor incertidumbre.

No hay nada que objetar que el mayorista y minorista cobre por su trabajo de intermediación, así esto represente 100% o más sobre el precio ex fábrica. La función de distribución no se puede evitar, pero sí que sean las mismas personas.

La función esencial de los mayoristas y minoristas ahorra tiempo y esfuerzos de aquellos que fabrican la riqueza. No se deben de preocupar de los mercados a que se deben dirigir. El mayorista ve los mercados regionales y su panorama es amplio para la distribución. Pero su principal distinción es el precio y volumen que vende. En cambio, los distribuidores minoristas enfocan su venta a mercados locales, distritales y vecinales. Ellos conocen mejor que nadie al consumidor final. Ellos recogen información valiosa de éste y lo retroalimenta a los mayoristas en su próximo pedido de riqueza. Se caracteriza por vender a precios más altos que el mayorista y a volúmenes menores de distribución.

¿Por qué el consumidor tiene que pagar a cada distribuidor dentro del precio? Por el valor agregado que estos le generan a su vida.  Dentro del valor agregado están los pagos que realiza a los factores de la producción de su servicio: recurso natural, mano de obra, capital, el talento empresarial y su margen de ganancia. También están comprendidos los pagos al gobierno por cualquier concepto.

Si no fuera por los distribuidores, el consumidor tendría que ir a la fábrica a adquirir los productos, perdería tiempo y asumiría nuevos costos de oportunidad. El peor de todo; dejar de trabajar.

Los distribuidores de la riqueza agregan valor a nuestras vidas, colocan la riqueza al alcance de nosotros y nos hace la vida más cómoda.

Así es la libre empresa: se preocupa por ofrecer los mejores productos y servicios para mejorar la vida de cada uno. La libre empresa es ética después de todo.

Entradas Recientes