blog | 3 septiembre, 2004

Los liberales pueden esperar actuando

ILE

Faltando poco más de un año para que las planchas presidenciales se inscriban, los liberales no han logrado hasta ahora ponerse de acuerdo en quién será su candidato. Los esfuerzos de crecimiento del Partido Liberal, Clase Media y el Movimiento Liberador no han resultado ser positivos ni han podido plasmarse en un frente liberal. Todos andan dispersos en cómo lograr su bendita inscripción electoral descuidando por completo el evangelio nacional del liberalismo.

Los intentos liberales en acomodarse a como de lugar haciendo alianzas con organizaciones a fines es una clara demostración de su debilidad por el poder político real. Lo más prudente sea tal vez esperar unos años más preparando el camino de manera astuta examinando y aprovechando los errores políticos de sus adversarios con riesgosas pero acertadas iniciativas políticas.

Como se ha dicho en más de una ocasión la gran tarea de los liberales es la de llegar mayoritariamente al Congreso para derogar las leyes malas y transformar las estructuras políticas y económicas del Perú. Pero esto requiere persuadir con la razón y motivar con la emoción a la gente.

Algunos liberales estan con la idea de lanzar a Beatriz Merino o Raul Ferrero para las presidenciales. Pero me temo que ellos son simples figuras políticas sin visión de estadistas liberales. Es mejor que sus propulsores se entreguen de lleno a descubrir -si acaso no lo tienen- a potenciales cuadros políticos a lo largo y ancho del pais, para desarrollar en ellos habilidades políticas, estratégicas, y comunicativas.

Mientras tanto, como la política es acción y demostración más que abstracción sugiero que los liberales tomen la iniciativa de organizar un gobierno paralelo virtual con la proclamación de un Presidente, 30 congresistas, y un Consejo de Ministros, y con la publicación de un diario oficial liberal en internet donde los medios de prensa puedan informar a la ciudadanía sobre las decisiones de estado tomadas por este poder virtual para resolver los problemas nacionales. Esta idea se aleja de la solemnidad de un “Shadow Cabinet” británico. La gente podrá comparar cuan efectivos, elevadas y sensatas son las propuestas de este gobierno liberal virtual, en relación al desempeño de un gobierno estatista en manos de Alan García, Fujimori, Paniagua o de algún político tradicional.

Por Jose Luis Tapia, Director de ILE.

Entradas Recientes