blog | 11 febrero, 2005

Los subsidios no sirven

ILE

Los ignorantes suelen sostener que los regalos no cuestan. El Presidente Toledo anunció el plan ProPerú que consistirá en regalar subsidios directos por US$149 millones beneficiando solamente a 196 mil familias rurales y urbanas.  Si se trata de beneficiar a todos los pobres, ¿no sería mejor que baje sustancialmente los precios de los alimentos, salud y educación a fin que se pueda comprar más barato?.

Los subsidios son tan viejos como las mentiras. Generalmente tienen como objetivo abaratar el costo de la vida de la gente pobre entregando bienes y servicios gratuitamente. Pero el plan ProPerú busca sustituir este enfoque de oferta por el de demanda al entregar dinero en efectivo en el Banco de la Nación. Pero lo cierto es que todo subsidio son farras fiscales que mantiene por tiempo indefinido a un grupo de gente que nunca mejora su nivel de vida.  Además de ser ineficaces son inmorales, por ejemplo, el caso de las tarifas sociales de energía eléctrica, que se cobra como S/.20.00 mensuales en distritos pobres como Villa Maria del Triunfo, se puede observar que han aparecido industrias clandestinas en ese distrito aprovechando la baratura del servicio, mientras la clase media se empobrece al pagar hasta tres veces más del precio real en los recibos mensuales.

Si queremos ayudar realmente no solo a los pobres sino a todos eliminemos de una vez los altos impuestos y regulaciones estatales, que sirven de pretexto para financiar muchas funciones del estatismo. Sin dar tanta vuelta con los subsidios y otras mañas, ese dinero que se le saca a los pobres en impuestos a los alimentos, educación y salud muy bien puede ser devuelto disminuyendo los precios en más del 70%, que es lo que nos cuesta por tener un estatismo inmoral.

Toledo acuñó una famosa frase bíblica: “no hay que regalar pescados, sino hay que enseñarles a pescar.” Pero en Génesis 3:19 dice: “Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra…” lo que quiere decir que debemos trabajar por lo que ningún subsidio esta moralmente justificado.

Ahora que sí quieren sobornar eficazmente a los pobres con US$30 mensuales o más en estas y futuras elecciones, les recomiendo el libro “Balance de las Políticas Sociales” de Fritz Du Bois, quien propone prolongar por muchas décadas más la dependencia de los pobres con el Estado populista y mercenario.

Por Jose Luis Tapia, Director de ILE.

Entradas Recientes