blog | 22 octubre, 2016

Manifiesto de Libre Empresa

ILE

Nosotros promocionamos el pensamiento de aquellos empresarios, profesionales, académicos, políticos, estudiantes y gente que sostiene que el mejor sistema que devuelve la prosperidad, justicia y moral a una sociedad es el sistema de libre empresa.

La libre empresa es la acción humana que mejora el estándar de vida de la gente a través de la creación de riqueza, en un sistema donde el gobierno es limitado, el mercado es libre y la propiedad es privada.

Rechazamos que cualquier iniciativa empresarial deba ser incentivada, subsidiada, financiada, protegida, promovida, impulsada, controlada, supervisada, regulada por que es lesivo a la dignidad de los empresarios y conduce inevitablemente a la corrupción estatal y privada.

Creemos que el deber del gobierno es la protección de los derechos a la vida, libertad y propiedad privada. Somos capitalistas morales de libre empresa.

Por ello consideramos que impuestos que sean destinados a financiar medidas como el drawback, créditos baratos, tasa de interés, subsidios eléctricos, gas, hidrocarburos, programas sociales, becas, pensiones, no solo es inmoral sino ineficiente y desincentivador del progreso económico.

Lo que hace falta es que nosotros trabajemos permanentemente para que el gobierno se limite a sí mismo a sus funciones originarias: justicia, seguridad e infraestructura física.

Con un gobierno limitado deja el espacio suficiente y justo para que el sector privado lucrativo y no lucrativo hagan su trabajo de creación y distribución de riqueza e ingresos factoriales en la sociedad.

Somos desconfiados de la democracia ilimitada, más bien pensamos que esta forma de gobierno es peligrosa porque puede ser un mecanismo de elección popular de dictadores en potencia.

Por ello, defendemos un sistema de libre empresa donde la democracia sea limitada en poderes, funciones y recursos. De modo que los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial serán limitados en esencia, fuertes institucionalmente y no podrán ser corrompidos.

Los poderes están limitados por que los derechos a la vida, libertad y propiedad privada se pueden lesionar si la constitución le da poder en exceso a los que presiden estos poderes.

Por tanto, el Poder Ejecutivo debe ser limitado en sus acciones, solo en materia de justicia, seguridad y obras pública; el Poder Legislativo  debe ser  limitado solo a derogar leyes que dañan la vida, libertad y propiedad; y el Poder Judicial debe ser limitado a investigar, aplicar y sancionar a los violadores de la ley, no para usar el criterio de conciencia.

Además, creemos que la pobreza existente es causada en mayor medida por el gobierno por sus impuestos altos, regulaciones y burocracia, pero también reconocemos que un componente minoritario es por libre elección, es decir, por que reciben subsidios del gobierno en materia de alimentación, salud, y educación, que perpetúan una dependencia indigna e irracional.

Por ello consideramos, que en el sistema de libre empresa los espacios para la labor del emprendimiento social es bienvenida a través de sus mecanismos naturales de ayuda de las iglesias, fundaciones, organizaciones vecinales, regionales, comunitarias, y no gubernamental que pueden saber mejor que el gobierno quiénes son y cómo se deben atender a la gente realmente pobres en necesidad extrema.

Consideramos que la educación y salud son actividades económicas que no deben ser tocadas por el gobierno y por tanto debe ser totalmente privadas.

Que no lo pueda pagar la gente pobre no justifica el financiamiento que hace aparentemente gratuito estos servicios, sino que nos preguntamos qué es lo que está causando que sean pobres como para no pagar esos servicios en el sector privado.

Como sostenemos siempre: la causa de la pobreza es el gobierno ilimitado que quita espacio a la gente productiva para producir y distribuir libremente la riqueza a los propietarios de los factores de la producción.

Concebimos un gobierno eficiente y eficaz cuyas funciones estén limitadas a justicia, seguridad y obras públicas. Y solo está justificada la existencia de impuestos sólo para financiar estas tres funciones.

Por tanto creemos, que solo será suficiente tener un solo impuesto, y eliminar el resto de tributos, para financiar efectivamente este tipo de gobierno.

Estamos hablando de un impuesto plano con tasa baja que no debería exceder dos dígitos porcentuales como impuesto a las ventas.

El resto de las áreas de la sociedad no es de incumbencia del gobierno. Es de ámbito privado las relaciones sociales y solo puede invocarse su intervención cuando el peligro de violencia sea real y no con vocación intervencionista para regular, supervisar y controlar las actividades sociales y culturales.

Nosotros los que creemos en el sistema de libre empresa afirmamos que somos y seremos dueños de nuestras vidas, libertades y propiedades privadas.

Y nada y nadie tiene el derecho y el deber moral de corromper estos valores que hacen existir a los individuos.

Compartimos nuestras estrategias para implementar el sistema de libre empresa.

Apoya nuestros seminarios para hacer posible la revolución moral, económica y política en nuestro país.

Entradas Recientes