blog | 20 mayo, 2004

Nuevamente al Ataque

ILE

La Comisión de Trabajo hizo una vez más de las suyas. Aprobó por unanimidad derogar los artículos 4O y 5O de la ley que regula la intermediación laboral, más conocida como la Ley de los Services. Ni siquiera se tomaron la molestia de analizar los alcances de la propuesta del Ministerio de Trabajo que solo planteaba incluir la modificación de los artículos 1O, 4O y 5O del reglamento, pero no derogarlos. Lo que busca en realidad es prohibir los contratos de tercerización y de gerencia por que los congresistas de dicha comisión sostienen que el actual reglamento limita injustificada y arbitrariamente que los trabajadores destacados puedan percibir determinadas remuneraciones y mejores condiciones de trabajo.

Tanto un gremio local como un reconocido especialista laboral se han pronunciado en contra de dicho dictamen pues atenta contra la libertad de empresa. Asimismo, se pretende obligar a los negocios a no utilizar el mecanismo del outsourcing en servicios jurídicos, contables, financieros, tecnológicos, es decir, todo lo que no sea giro del negocio. Incluso estos congresistas estatistas no se dan cuenta que dañan grandes proyectos que patrocina el mismo Estado como la Hidroeléctrica de Yuncán y el Gas de Camisea.

No sabemos si este proyecto de dictamen va prosperar en el pleno del Congreso, pero sería un grave precedente para nuestra sociedad violar el derecho a la libertad empresarial con motivos que no cumplen el mínimo de razonabilidad; como pretender que mediante ley se mejore las condiciones económicas de los trabajadores. Si los trabajadores se encuentran pauperizados se debe más bien a razones estrictamente políticas que afectan el desempeño económico del mercado, como por ejemplo, que el Estado se encargue de funciones que no le son naturales como ocuparse de la agricultura, educación, salud, trabajo, industria, banca, pesquería, energía, minas, etc. ¿Cómo no se va empobrecer nuestros trabajadores y empresas si hay que financiar con altos impuestos la cantidad enorme de funciones del estatismo actual?.

Si realmente los congresistas quieren mejorar las condiciones laborales deben empezar por derogar las leyes malas que impiden que las empresas paguen mejores sueldos y salarios. Para eso deben empezar por derogar la Ley General del Trabajo, y otras 28,800 leyes malas que hasta ahora han logrado empobrecer los bolsillos de todos.

La economía puede funcionar perfectamente proporcionando muchos empleos, altos ingresos y mejores condiciones laborales si arrinconamos al Estado a sus funciones naturales, y garantizamos la libertad de empresa. Si comisiones como las de Trabajo nuevamente atacan a los negocios dictaminando proyectos de ley de este tipo, solo van a contribuir a estrangular más al mercado formal y a excluir a miles de empresarios a la informalidad.

Por Jose Luis Tapia, Director de ILE

Entradas Recientes