blog | 10 enero, 2001

Otra vez el arancel escalonado

ILE

Una vez mas el miedo se ha apoderado de los empresarios industriales. Los intentos mercantilistas sospechosamente orquestados desde el MITINCI y la SNI han propuesto estratégicamente aplicar el arancel discriminatorio de 0% para los bienes de capital como un paso intermedio hacia el arancel escalonado.

Debemos indicar que los aranceles no desarrollan la economía nacional, es como si aplicáramos impuestos a todo el mundo para desarrollar completamente el país. Mas bien, el arancel conveniente es de 0% para las 6,890 partidas arancelarias actuales y no como se propone de 2,500 partidas solamente. Lo que realmente buscan los industriales son premios inmerecidos mediante la protección efectiva.

La propuesta también propugna el desarrollo de una industria maquiladora, de ensambladura de partes importadas. Aunque este tipo de industria no es mala, sin embargo, no debemos perder de vista que esta se desarrolla al amparo de este tipo de estructura arancelaria. No refleja realmente las ventajas comparativas del país, es decir, su habilidad particular para hacer ciertas cosas mejor que otras. Una vez modificada esta estructura arancelaria la industria se desploma completamente.

Si el Ministro y los técnicos del MEF no tienen las agallas suficientes para apostar claramente por un arancel mas bajo y plano (flat), no es por que no les asista la razón, sino por que les tienen miedo a los industriales y sus famosas campañas a través de los medios de comunicación como sucedió entre 1993 y 1997.

Se menciona que los aranceles no pueden bajar de promedio por el déficit fiscal que se produciría. Sin embargo, el tema de fondo es la ausente reducción del tamaño del estado. Es mejor que 400,000 burócratas sobrantes sean despedidos del sector público, que mantener en la pobreza a 25 millones de peruanos con las actuales tasas de impuestos. Cualquier gobierno debe gobernar para todos y no para algunos pequeños grupos de ciudadanos que cuidan su bolsillo a expensas de los demás.

Los partidarios del arancel escalonado arguyen que existe un problema de competencia con los socios de la Comunidad Andina (CAN) debido a las perforaciones arancelarias de la zona de libre comercio. Debemos recordar que el comercio con la CAN no representa más del 12% en relación con el comercio con el mundo, por esa misma razón, no debemos sacrificar la actual política arancelaria tipo flat para favorecer  a unas pocas empresas que se benefician de este comercio. Si participamos en la CAN no significa que debamos estar en este grupo de países pobres por el resto de nuestras vidas. Por lo tanto, para acabar con esta distorsión comercial debemos aplicar el mismo promedio arancelario al resto del mundo como se cobra actualmente a los países de la CAN  al menos para ser coherentes con el principio de la nación mas favorecida que hemos suscrito respetar al ser miembros de la Organización Mundial del Comercio.

En resumen, una estructura arancelaria no escalonada mas una reducción arancelaria general a los niveles actuales que se cobran a la CAN disminuyen fuertemente las ineficiencias de la economía y aumenta el poder adquisitivo de los consumidores. Van a permitir que sus decisiones no se vean influidas por el trato diferencial que se dé, en materia de aranceles, a un producto u otro. Además, el excedente que quede en los bolsillos de los consumidores va reactivar la producción industrial y, por ende, aumentar el empleo.

Por José Luis Tapia, Director de ILE. www.josetapia.pe

 

Cortesía foto de NYT.com

Entradas Recientes