blog | 12 noviembre, 2018

Otras 10 narrativas para la derecha

ILE

Papeles de “El Gimnasio”

OTRAS 10 NARRATIVAS PARA LA DERECHA

Alberto Mansueti, Fundador del Centro de Liberalismo Clásico.

La anterior edición de los Papeles de El Gimnasio, titulada “15 narrativas para la derecha”, trata sobre los “RELATOS” que conectan con emociones y sentimientos.

(I) Primero el marxismo clásico instaló en las mentes de la clase media sus relatos terroríficos sobre la “explotación” de obreros, mujeres y niños famélicos en las fábricas, y el “imperialismo” colonialista devorando al “Tercer Mundo”. Tras quiméricas promesas de “justicia social” e “igualdad”, suprimieron las instituciones propias del capitalismo, y las sustituyeron por sus Gobiernos extralimitados, sus leyes malas, sus impuestos y sus burocracias todopoderosas. Resultado: nos quitaron recursos y libertades; nos empobrecieron.

(II) Y ahora que estamos empobrecidos y desempoderados, el marxismo cultural nos encaja relatos igualmente terroríficos de mujeres golpeados y violadas, niños abusados por sus padres y parientes en el seno de sus familias, homosexuales muertos a palos, “calentamiento global” y polución ambiental por culpa de las industrias, indígenas masacrados por los españoles y hoy “discriminados”; etc. Con ellos embisten contra la vida, el matrimonio y la familia, y contra la civilización y su cultura. Para defendernos, necesitamos salir de la pobreza y la impotencia; ¡POR ESO LAS 5 REFORMAS!

(III) ¿Tenemos nosotros “relatos” verdaderos, para apoyar nuestras propuestas realistas, capaces de impactar emociones y sentimientos con igual poder persuasivo? ¡Claro que sí tenemos! Ya mostramos “15 narrativas para la derecha” en la edición previa. Aquí otras DIEZ más; a saber:

(1) Ciertos “relatos” de la izquierda son verídicos, y los podemos usar nosotros. Los descriptivos de POBREZA por ejemplo, desempleo, salarios insuficientes, la informalidad y la miseria, por lo general son ciertos, y nada tenemos que inventar o descubrir. Las mentiras de ellos están en sus “soluciones”: más “planes sociales”, ¡más poder y dinero a los gobiernos! Nuestras Reformas Nos. 1 y 2, centrales y más importantes, son la del estado y la de la economía: poner en su lugar a los gobiernos, a cargo de seguridad, justicia e infraestructura, y la producción a cargo de la gente: los particulares, con libre competencia, y leyes naturales de los mercados funcionando. La SIMPLICIDAD es elemento esencial de todo buen relato, identificando claramente AMIGOS Y ENEMIGOS. Y eso tenemos, sin duda. La Web del “Foro Liberal de América Latina” te trae toda la información.

El mensaje es simple: el Estado está obeso, y la economía raquítica. Los Gobiernos tienen un DÉFICIT muy elevado porque tienen un GASTO PÚBLICO monstruoso; por eso los IMPUESTOS son excesivos, y por eso también recurren al ENDEUDAMIENTO crónico, que encadena a nuestros hijos y nietos. Y con frecuencia imprimen billetes sin respaldo, que engendran carestía, o sea INFLACIÓN de precios. Esos son los cuatro grandes enemigos para derrotar. ¿Y cómo? Pues RECORTANDO EL GASTO, como tumbando así cuatro palos de un solo bolazo en un juego de bolos. Es simple. Cualquier persona puede entender esta reforma No. 1, a menos que en alguna Universidad o instituto, sus “profesores” estatistas le hayan quemado los sesos con sus “relatos” mentirosos o exagerados.

(2) Igual es con la reforma No. 2: a la economía hay que quitarle gravámenes y cadenas estatistas para que crezca bien robusta. Los relatos marxistas le meten en la cabeza a la clase media que LOS CUATRO ENEMIGOS son los mercados y el capitalismo, y son las privatizaciones y desregulaciones.

Pero en los sectores populares, donde encontramos el grueso de la inmensa “mayoría silenciosa”, aquellos que trabajan, compran, venden y hacen negocios, hay más capacidad de entender que los MERCADOS son todas las instancias para esas actividades; y que “los mercados somos todos”, ¡ellos no son los enemigos! Somos todos los que estamos a diario en actividades económicas: consumimos y producimos, del lado de la demanda o de la oferta. Y el CAPITALISMO es el poder para hacerlas los particulares, los agentes privados, con capital suficiente, sin tantos impuestos y regulaciones; por eso PRIVATIZAR y DESREGULAR no es algo malo. “¡Ser rico es glorioso!” gritó Deng Xiao Ping cerrando un discurso, en su “Viaje al Sur” del año 1992.

Y el capitán Jair Bolsonaro demostró que los MITOS de la izquierda no son invencibles, porque la simple exposición de la verdad desmonta todo relato falso.

(3) “¡Van a despedir empleados públicos!” nos dicen. A ver: (A) los verdaderos servidores públicos, a cargo de la seguridad, justicia e infraestructura, serán mejor reconocidos y mejor pagados, una vez saneadas todas las estructuras actuales, con la Reforma No. 1. (B) Los “empleados” en el papeleo y la burocracia inútil, con la Reforma No. 2, en una economía privada creciente y a pleno rendimiento, van a tener empleos más productivos, y mucho mejor remunerados, y “capacitación en el trabajo”, mejor que cualquiera que pueda dar el Estado. (C) Y con las “Reformas Sociales” Nos. 3, 4, 5, los docentes, personal médico y del Seguro Social, serán propietarios de las mismas entidades estatales donde hoy son “empleados públicos” mal tratados y mal remunerados. Sus clientes que puedan hacerlo, pagarán con dinero; y los más pobres, con bonos reembolsables en dinero. Todos estaremos mucho mejor.

(4) CASO ODEBRECHT y el “dinero para la política”. Otro relato verídico; no es retórica; es realidad. Las campañas electorales cuestan millones; y la vida regalada de los politiqueros estatistas. El dinero sale de las “coimas” que muchas empresas pagan, comprando “favores”. Para la “corrupción” que tanto escandaliza a la clase media, nosotros tenemos la única SOLUCIÓN real: suprimir la capacidad estatal de dar “favores” a unos y negarlos a otros, despojando a los Gobiernos de su omnímodo poder sobre las empresas, escuelas, centros médicos e institutos del “Seguro Social”. Los sobornos y el “tráfico de influencias” se acaban o se reducen muy fácil: finiquitando el poder y las “influencias”. Nuestra Reforma No. 1 es para tener un “Gobierno limitado”, en sus funciones, con poderes y gastos también limitados. Así los gobernantes ya no van a tener ese poder de hacer decisiones de vida o muerte para los particulares; entonces no habrá esos favores para vender, ¡ni para comprar!

(5) La INFLACIÓN es un mal endémico y recurrente, que se come el poder adquisitivo de nuestros salarios e ingresos, causando pobreza y miseria. China, Rusia y ciertos países antes subdesarrollados de Asia y África, se preparan hoy día para dar el gran paso hacia la solución definitiva: el retorno al PATRÓN ORO (o metálico), y así darle de nuevo una base sólida al dinero, sustituyendo a los actuales monedas, todas sin respaldo, incluyendo el dólar. La Reforma No. 2, junto con la amplia privatización y desregulación de la economía, incluye esta propuesta.

(6) BONOS PARA LOS POBRES. En reemplazo de los Ministerios de Trabajo, Educación, Salud, Feminismo, “Desarrollo Incluyente” y otros inútiles, nuestras tres Reformas Sociales proyectan sustituir los actuales “planes sociales” y subsidios por tres series de bonos para los más pobres, sobre todo en la transición: para la enseñanza, la atención médica, y jubilaciones y pensiones. Sus titulares tendrán plena libertad para escoger la entidad de su preferencia, sea privada o privatizada; y un Ministerio de Apoyo Social administrará esta ayuda focalizada, con visitadores sociales haciendo su labor profesional, por primera vez en la historia, en vez de hacer pura propaganda y subversión, como hasta ahora.

(7) EDUCACIÓN LIBRE. En este punto tenemos una discrepancia con el Presidente Bolsonaro: nos oponemos a las Agendas marxistas impuestas por la fuerza en la docencia “pública”; pero la educación no puede ser “neutral”, porque no está en su naturaleza, y por eso es que debe ser privada, no estatal. No es justo que el Gobierno decida por todos, y para todos. No apoyamos agendas obligatorias para todos, sean ateas, cristianas o conservadoras, positivistas, islámicas, althusserianas o las que fueren.

Apoyamos la “enseñanza libre”, o sea privada; y que cada institución particular sea la que escoja y decida ofertar las curriculas y contenidos que quiera, en abierta COMPETENCIA, la madre de la excelencia, y que el público compre la que quiera, con dinero o con bonos. ¿No es esta solución mucho más simple, razonable, práctica y atractiva que discutir enconada e interminablemente cuál debe ser la educación “pública” para todos, si con tales o cuales orientaciones y contenidos? ¿Y ver siempre cambios bruscos tras cada evento electoral y entronización de nuevas “autoridades educativas” estatales?

(8) Los TEMAS “CALIENTES”, emocionales y muy sentimentales, hay que tratarlos por separado. Ejemplos: (A) El aborto es un bárbaro asesinato, un vil “filicidio”. (B) La “unión civil” es innecesaria. ¿Por qué? ¡Sorpréndete! Porque los homosexuales tienen un reclamo válido: las leyes actuales no les permiten hacer testamento y heredar sus bienes libremente, ni a ellos ni a nadie. Pero la SOLUCIÓN liberal, como en muchos casos, es otra: la derogación de tales leyes, y la libertad de testar y heredar, para todas las personas, quienes sean. (C) En los casos del narcotráfico, y la violencia que engendra la “Guerra a las Drogas”, proponemos al menos debatir ampliamente su fracaso, contemplando opciones alternativas, de orden privado y no violento. Ahora es prácticamente imposible la discusión racional del asunto, como de muchos otros, por la tiranía de la “política correcta” en la educación, la prensa y los partidos, etc.; y además porque la arena de la opinión pública está muy embarrada.

(9) Por cierto: las LIBERTADES DE PRENSA Y EXPRESIÓN deberían extenderse a los medios radioeléctricos, sin tantas exigencias burocráticas ni “licencias previas” para instalar una radio o una televisora. ¿No es atractiva y emocionante la propuesta de acabar con estos monopolios, y disponer el público de más estaciones y canales, pagando precios menores? Es simple y es fácil: derogar las “leyes de telecomunicaciones”, para que haya competencia libre y abierta.

(10) PARTIDOS EN LIBRE COMPETENCIA. “Leyes de partidos políticos” también deben derogarse; así se “devuelve” a la gente su libertad de hacer partidos políticos sin tantas exigencias burocráticas en número de firmas, Declaraciones de Principios, Estatutos y financiamientos. Quitando de en medio la oficina burocrática, la gente podrá decidir libremente si apoya o no a un partido con su voto, con su activismo o con sus donaciones. Y los partidos, sin “chicanas” legales ni judiciales, tendrán que ver de qué manera y cómo se hacen unos a otros la abierta COMPETENCIA ¡madre de la excelencia!

Con estas 10 narrativas y las 15 anteriores contamos 25 en total. Se podrá estar o no de acuerdo, pero a diferencia de las marxistas, todas son absolutamente coherentes; la COHERENCIA es otro elemento esencial de los “relatos” exitosos.

Pero muchos nos dicen: “La gente no vota ideologías, discursos ni programas, ¡vota candidatos!” Es cierto, pero para la base de la pirámide electoral. En todo universo político siempre hay 3 niveles o “estamentos”: cúpula, cuadros medios y bases. Y en una campaña electoral, el candidato y su entorno inmediato es la cúpula, la cual en gran medida comunica su mensaje a las bases a través de los cuadros medios; y para ellos son las ideologías, los discursos y los programas. El PSL, el partido de Bolsonaro, tuvo un excelente programa “fusionista” liberal conservador, que publicó en su Website, y yo traduje al español. ¿Era para sus bases? ¡No! Era para sus CUADROS MEDIOS, encargados de convencer, de motivar, persuadir, movilizar y encauzar el voto de las bases, en los hogares, vecindarios, lugares de trabajo, diversión o estudio, y ahora en las redes sociales.

También nos dicen: “¿Y por quién votar, si no hay candidatos tipo Bolsonaro?” Sencillo: les hablamos a las personas de otras opciones electorales, para el “mientras tanto” nosotros estemos listos. ¿Cuáles? La abstención, el voto en blanco, y el voto nulo o viciado, según las leyes electorales, en cada país. Son las cifras que siempre nos quieren esconder. Son alternativas preferibles a “el mal menor”, que hemos estado votando en nuestros países, en cada elección, desde hace décadas, y así nos va. Si seguimos siempre haciendo lo mismo, nunca tendremos resultados diferentes.

Muchas gracias, ¡y saludos a los buenos!

Entradas Recientes