blog | 15 agosto, 2017

Otro ladrillo en la pared

ILE

El año escolar peruano – al menos en la escuela estatal – está irremediablemente perdido la Ministra Martens ya dio muestras de una, más que evidente, inexistente gestión al frente del MINEDU y digo inexistente gestión, porque la misma señora no existe, esta huelga convocada, no por el Sutep, sinó por las facciones de sendero luminoso infiltradas en el magisterio (MOVADEF – CONARE) es la prueba de su inexistencia como funcionaria pública.

Aparte claro está, de las colosales y desopilantes enmendadas de plana que cualquier funcionario menor de la PCM le hacían, incluido el presidente, que a la sugerencia de despedir docentes en huelga si no se presentaban a trabajar, este convocó a los huelguistas a un “diálogo” y al supuesto convite no acudieron los que debían y se dialogó lo que no se debía, como esa declaración del vice ministro que dijo que ser del Movadef o proclamar abiertamente el Pensamiento Gonzalo “no era ilegal”.

Un pandemonio tan inaudito, que la mayoría de huelguistas sigue en las calles  de Lima pateando el tablero y resquebrajando aún más a la peor educación del hemisferio, a tal punto que con baile y coreografía han dejado en claro que no les importa el “descuento” por días no trabajados y para colmo Patricia del Rio, la misma que calificó de aburrida la vida sin que se enseñara sexo anal en los colegios, amenazó por twitter con ir a ocupar “gratis” alguna plaza vacante, en caso la huelga continuara.

Y es que el estado es el ente más pernicioso si de brindar educación se trata, no solo es el modelo educativo, es todo el conglomerado que vive en crisis crónica es la también la aplicación de la misma. Por eso no sorprende que su calidad sea de la peor, esa es la realidad del Estado en todos sus servicios la manera irresponsable del manejo de gestión del Estado solo asegura la mediocridad del servicio.

No podemos cerrar más los ojos a esta realidad y menos esperar a que sea el mismo Estado, causante de la crisis, el encargado de remediar el problema, que ha causado. Lo que incluso puede llevarnos a concluir que es el mismo estado con su gran incapacidad para resolver problemas, lo que ha generado la gran afluencia de más de cinco mil docentes pagados de nuestros impuestos como firmantes del Movadef o miembros del Conare, que ya se saben son la fachada “democrática” de Sendero.

Obviamente que no faltan los ingenuos que lo apoyan. “eres libre de pensar lo que quieras!! dicen alegremente los idiotas. Los profesores pueden adoptar el pensamiento nazi si eso les da la felicidad, pero que lo hagan sin nuestros impuestos sería lo más coherente.

El problema radica en que el gobierno hasta hoy no comprende que el Pensamiento Gonzalo es usado como estrategia y arma política del Movadef – Conare, para tomar los sindicatos y otras instituciones ligadas a la educación, para eso necesitan a esa mina de oro que es la Derrama Magisterial, de modo que Sendero Luminoso terminaría siendo financiado por el estado peruano.

Ahora bien si el estado le paga a todos los profesores de su administración, por igual. ¿Qué incentivo tienen estos para mejorar su preparación y por ende influir en los resultados de su trabajo?

Muy por el contrario del sector privado, que se maneja por el mecanismo natural del mercado y allí los precios  los definen los consumidores, pero en el estado por falta de cálculo y conocimiento económico y a través de mandatos “igualitarios” fija los precios sin importar los méritos y virtudes de los miembros, por eso es que los sindicalistas del Movadef no quieren evaluaciones, es que es una posición muy cómoda de la que no quieren salir.

Si el gobierno tuviera dos dedos de frente y abordara el problema magisterial tomando al toro por las astas empezaría implementando un programa de administración privada de las Ugeles que tengan potestad de descuentos de sueldos, a quienes no demuestren que pueden o quieren mejorar sus capacidades, al estilo Finlandia o Suiza, eso tendría como efecto el que los docentes con verdadera vocación se auto valoren y mantengan constante preparación e innovación.

Todo lo contrario a lo que sucede hoy en el estado, donde el valor de su enseñanza es mucho menor que lo que reciben en sueldo ya que solo son máquinas que dictan, escriben y repiten o como sucede en varios casos incluso no hacen clase y vergonzosamente no saben temas elementales de sus materias académicas, el mercado pone al alcance la gran ventaja de la tecnología de las comunicaciones de modo que unas horas en internet tienen más contenido y valor para un alumno, que un año de clases en su escuela y a precio desusadamente bajo debido a la competencia de decenas de operadores mayores y menores.

Es hora de privatizar la educación (y de paso la salud) que la competencia empresarial gestione y los precios bajen, para que así suba el nivel de la eficiencia y la innovación en dicho servicio y se autodestruya de una vez por todas esa escombrera maldita de ignorancia y estupidez que representan Patria Roja y sus pares políticos del Movadef – Conare en el Sutep, ellos constituyen lo que el genial tema de Pink Floyd dice en sus letras, es decir “Otro ladrillo en la pared”.

Debido principalmente a que la educación como tal no es base de ningún desarrollo nacional, por el contrario es base del desarrollo individual y como tal le corresponde a los individuos y no al estado, manejar la educación bajo criterios conscientes, al fin y al cabo están en juego las herramientas del futuro de nuestra nación y eso no es poca cosa.

Por: Richard O. Campos Villalobos, analista político, docente universitario y sociólogo.

Entradas Recientes