blog | 5 julio, 2017

Poca expectativa por PPK-Keiko

ILE

Creo que son pocos los peruanos que tienen grandes expectativas de los resultados de la reunión PPK-Keiko. Los peruanos hemos aprendido bastante como para dejarse llevar por falsas esperanzas de una cumbre que comienza mal. En la carta de respuesta de PPK le dice a la jefa de Fuerza Popular que los resultados se llevarán al Acuerdo Nacional. Parece ser que habrá un intercambio de consignas en la mesa para tender puentes condicionados sobre la base de una confianza mínima.

La primera consigna sería llevar a PPK a plantear una tregua política para formular iniciativas de mejora en el desempeño de la reconstrucción del Norte. Como es de esperar por la caviarada socialista, debe establecer un consenso con Fuerza Popular para la designación de un Contralor que minimice el impacto de la corrupción al momento de acelerar las obras de reconstrucción. También se planteará darle oxígeno al gabinete Zavala por lo menos hasta Julio sin variar las pautas de atracción de las inversiones privadas.

La segunda consigna corresponde a Fuerza Popular donde buscará acuerdos predeterminados sobre la base de los lineamientos de su plan de gobierno para reactivar la economía. No bastará con cumplir el protocolo de darse la mano y tomarse una foto, FP exigirá un calendario de implementación de medidas que serán monitoreadas desde el Congreso. Allí radica su principal fuerza política. No aceptará desde luego que el equipo de PPK derive las medidas al Acuerdo Nacional.

La última consigna es la confrontación deliberada entre PPK-Keiko. Da muy buenos réditos laborales para los caviares socialistas recordarle los siguientes antecedentes: el no reconocimiento oportuno de Keiko cuando PPK ganó las elecciones; que los 73 congresistas de FP son por defecto obstruccionistas; que FP es una agrupación con vocación autoritaria cuya interpelación a Ministros es excesiva; y que Keiko usa el indulto de su padre como una estrategia para desgastar permanente al Ejecutivo.

Lo cierto es que la Cumbre PPK-Keiko sale deslucida desde el inicio. No podrán ambas fuerzas políticas ponerse de acuerdo en las grandes reformas liberales que el Perú necesita, comenzando por la reforma del estado y la reducción de sus funciones; implementar la reforma policial; desregular el mercado laboral, bancario, y financiero; limpiar al Poder Judicial de la corrupción y; derogar miles de leyes que obstaculizan el progreso del país.

La gente no espera nada de esta Cumbre, solo apagará su televisor apenas termine la reunión.

Por Jose Luis Tapia, economista, y Director de ILE.

Entradas Recientes