blog | 1 enero, 2005

Privaticen los programas sociales

ILE

Hace unos días que el CIES refirió que los programas sociales han empeorado durante el gobierno de Toledo. Todos los gobiernos incluido este han sido objeto de filtraciones de personas que no necesitan ayuda social. Creo que ya las evidencias apuntan a que es necesario un cambio profundo para mejorar esta situación.

No ha sido posible evitar que los programas sociales sean botines políticos con que pagan los favores a aquellos quienes apoyan a los candidatos del gobierno de turno. Aquí hay que cambiar de sistema de gestión. En lugar que la burocracia pública sea la que administre los recursos de todos nosotros con criterios políticos inevitables, debemos considerar la opción de trasladar esta responsabilidad al sector privado no lucrativo. Por ejemplo, mediante una licitación internacional  se puede convocar a importantes instituciones como el Rotary Club Internacional, Caritas, Adra, e instituciones y fundaciones de la sociedad con credibilidad en el sector. Bastará con concesionar al sector privado mediante contrato-meta para mejorar la eficiencia de los recursos públicos.

Pero esta es una parte transitoria de la solución. Nuestra propuesta pasa por una inevitable reforma del Estado reduciendo en funciones a fin de empoderar económicamente a los pobres reduciendo los precios y costos de producción via disminución de impuestos y regulaciones. Ya no será necesaria la ayuda estatal de Foncodes, Pronaa, Pronamach, Cooperación Popular por que serán privatizadas. Pero con el estatismo actual estos programas seguirán siendo el pretexto de los políticos de turno para un estatismo inmoral. Es necesario un cambio profundo en el modelo neoliberal.

Un dato adicional. La supuesta moral que habría detrás de esta ayuda está sustentada en unos pseudo derechos a la comida, trabajo, y educación que proviene de la doctrina del estatismo. Creemos que la ayuda social podría tener un contenido moral cuando se restituya la propiedad privada de los ingresos y rentas de aquellas personas que les han sido injustamente arrebatados por los altos impuestos.

El que diga que la iniciativa privada es pequeña frente a las necesidades y la pobreza pretende desconocer la magnitud solidaria de los individuos. El que no seamos más solidarios se debe más a nuestra incapacidad económica que a nuestras virtudes compasivas con los más pobres.©

Por Jose Luis Tapia, Director de Instituto de Libre Empresa.

Entradas Recientes