blog | 20 agosto, 2011

Propiedad Privada, Libertad y Riqueza

ILE

Los principios de una sociedad libre y próspera radican en garantizar libertad y propiedad privada. Estos requisitos corresponden a un estado de derecho.  La economía no puede funcionar eficientemente sin estado de derecho y el estado de derecho no puede funcionar sin mercado. Ambos son dos caras de una misma moneda. Una no puede existir sin la otra. Es condición previa para poner fin a la pobreza mediante la generación de riqueza.

El economista Mark Skousen escribió el libro “Lógica económica” [2], quien ha definido la economía como “el estudio de cómo la gente mejora su estándar de vida a través de la creación de riqueza”. Entiende que es la gente la que genera la riqueza combinando cuatro factores de la producción; recursos naturales, mano de obra, capital y empresarialidad. A cada factor le corresponde un mercado, así tenemos: mercado de recursos naturales, mercado laboral, mercado de capitales, y mercado empresarial. Y si economistas de la talla de Friedrich Hayek [3] y Ludwig von Mises [4] han sostenido que se necesita derechos de propiedad privada, para tener libertad de decidir qué medios económicos se debe escoger para producir riqueza, entonces, los derechos de propiedad se convierten en un pilar fundamental para la sobrevivencia económica de la gente.

Si hipotéticamente estamos en un mundo donde no hay derechos de propiedad privada, no podríamos decidir cuánta mano de obra hemos de contratar, o cuánto capital comprar. Sencillamente, no tendríamos derecho a tener propiedad privada sobre ningún factor de la producción, ni menos libertad para decidir y sobrevivir empresarialmente.

La filósofa objetivista Ayn Rand ha escrito en el libro “El Manantial” [5] que una vida digna es una vida productiva en que podemos sobrevivir siempre que seamos libres. Y si no hay libertad de decidir, porque no hay derechos de propiedad privada, entonces estaríamos en una situación de esclavitud económica donde habría un amo que decide nuestras vidas. Por ello que es importante los derechos de propiedad privada para que el individuo pueda desarrollarse económicamente y sea responsable de vivir productivamente.

Todos los negocios para poder operar necesitan de propiedad privada tangible e intangible para la creación de riqueza. Necesita propiedad privada para poder decidir cuántos recursos naturales e insumos debe comprar, cuánta mano de obrar debe contratar, o cuánto capital debe tener, para que el empresario pueda descubrir y combinar todos los factores antes mencionados, en la producción de riqueza de manera eficiente en un mercado libre. Si no hay propiedad no puede haber mercado.

Ludwig  von Mises, escribe en su libro “La Acción Humana” [6] que el mercado libre es el sistema social de la división del trabajo en que se intercambia bienes y servicios guiados por los precios, que permiten realizar cálculos económicos para determinar pérdidas y ganancias empresariales. Pero sin derechos de propiedad, no pueden surgir los precios, y sin precios no efectuarse cálculos económicos. Como se ha dicho, sin propiedad privada no puede decidirse qué factores utilizar porque no tendríamos autorización del dueño. El único que puede quitamos la propiedad privada sería ladrón o el estado.

El filósofo político del siglo XVII John Locke ha señalado en sus “Ensayos sobre el Gobierno Civil” que la libertad y propiedad privada son derechos naturales anteriores al estado. El estado surgió espontáneamente desde la aparición de las primeras tribus en forma violenta con los impuestos. Luego se moderniza a partir de 1776 con la revolución americana frente a los ingleses y la francesa de 1789 frente a la monarquía absoluta. En ambas se funda la república y se separa formalmente los poderes judicial, legislativo y ejecutivo mediante una constitución política, limitando el estado a ejercer la justicia, seguridad y obras públicas.

La constitución tiene su parte dogmática que habla de derechos individuales a la vida, libertad y propiedad, pero hay constituciones como la americana donde sus siete artículos indica cómo debe funcionar el estado. Gracias en gran parte a este tipo de constitución, que protege los derechos individuales, es que los EEUU es una de las naciones más poderosas económica y políticamente.

La evidencia empírica indica que los derechos de propiedad privada y la libertad económica son inseparables e importantes para el desarrollo económico. Hay varias instituciones norteamericanas como Fundación Heritage (www.heritage.org), Alianza de los derechos de Propiedad (www.internationalpropertyrights.org) y el Instituto Cato (www.elcato.org), el canadiense Instituto Fraser (www.fraser.org.ca), y la peruana Instituto de Libre Empresa (www.ileperu.org) que vienen difundiendo los Índices de la Libertad Económica y de los Derechos de Propiedad.

En estos índices se constata que los países que tienen mayor libertad económica y propiedad privada segura son los países más prósperos del planeta. Tenemos que Hong Kong, Singapur, Australia, Nueva Zelanda, Irlanda, EEUU, y Canadá cuyos ingresos por habitante promedio asciende a $30,000 anual son los países más libres del mundo llegando casi al 100% de libertad económica. En cambio, países como Norcorea, Venezuela, Cuba, Eritrea, y Zimbawe tienen ingresos per cápita por debajo de los $10,000 anuales y se ubican entre los últimos 6 países con menor libertad económica en el mundo.

En relación al Índice de Derechos de Propiedad (www.internationalpropertyrights.org), se debe señalar que países como Finlandia,  y Suiza son los países que tiene propiedad privada más segura del mundo y no es casualidad que sean los que tienen mayores niveles de ingresos.

Como se sabe, los resultados económicos de un país se deben a los resultados económicos de las empresas. Si las empresas en su conjunto se desarrollan, entonces el Producto Bruto Interno crece. Esto se debe a que las decisiones empresariales han sido exitosas lo que ha permitido producir riqueza en abundancia, empleos, e ingresos para trabajadores y empresarios. Pero nada de esto es posible si la unidad económica básica de la economía de la oferta –como es la empresa privada- no tiene garantizada su libertad para crear riqueza a través de los derechos de propiedad.

Si la propiedad privada es segura tendremos inversiones de corto, mediano y largo plazo. Si un país no ofrece seguridad a la propiedad privada, no hay inversiones de largo plazo, lo que condena el futuro crecimiento de los ingresos de los trabajadores y empresarios.

Las buenas noticias es que el Perú viene progresando año a año y en el 2011 ha subido al puesto 81 en el ranking de 129 países y principalmente porque existen progresos en la protección de la propiedad intelectual aunque ha desmejorado en el entorno político y legal. Cuando hay inestabilidad política la legislación cambia y las instituciones se debilitan hasta volverse organizaciones pasajeras. Allí tenemos al Poder Judicial que la mayoría de los peruanos desaprueba su gestión, más que un poder, se ha convertido en un órgano del Poder político [7], perdiendo independencia y debilitando la protección de la propiedad privada. De modo que sus consecuencias son la falta de inversión privada, ineficiencia, decrecimiento económico y pérdida de competitividad. Es el comienzo del círculo de la pobreza.

Como se ha señalado  al no haber propiedad privada segura no puede haber libertad económica. Si no hay libertad económica, no hay libertad de empresa. Al no existir libertad de empresa no puede haber desarrollo empresarial y menos producir riqueza e ingresos para trabajadores, propietarios y empresarios. Es decir, no se podrá salir nunca de la pobreza. © FIN

Por José Luis Tapia, Director de ILE. www.josetapia.pe


 

Referencias

[1] Economista. Director General del Instituto de Libre Empresa (www.ileperu.org). Profesor de investigación de la Facultad de Ciencias Administrativas de la Universidad de San Martin de Porres. http://www.aristidesvara.net/PgnIntInv/espanol/institucional/equipo.html

 

[2] Mark Skousen (2008), Economic Logic, Capital Press, Washington, EEUU, 576 pags.

 

[3] Para lecturas profundas sobre legislación y la legitimidad del derecho de propiedad consultar Friedrich Hayek (2007). Derecho, Legislación y Libertad, Unión Editorial SA, Madrid, 268 paginas.

 

[4] Se recomienda leer el libro de Ludwig von Mises (1995)“Liberalismo y capitalismo”, Unión Editorial SA, Madrid, pag.35.

 

[5] El alegato de Howard Rorke a favor de la individualidad y la vida productiva están en las paginas 662-668, en Ayn Rand (2004), “El Manantial”, Editorial Grito Sagrado, Buenos Aires, 685 pps.

 

[6] Ludwig von Mises (2007). “La Acción Humana. Tratado de economía”, Unión Editorial SA, Madrid, 1150 pags.

 

[7] Jorge Astete Virhuez (2001). “El poder neutro. La teoría del equlilibrio de poderes en el Perú”, Instituto Peruano de Derecho Constitucional, Lima, 198 paginas.

Entradas Recientes