blog | 30 agosto, 2017

Reforma constitucional para enriquecer

ILE

No están contentos algunos sectores con el aumento de la anemia infantil en pleno crecimiento económico. Pero el gobierno anda preocupado que el crecimiento sea mayor de 3% este año y pronostica apenas un potencial de 5%. Y para eso ha publicado el Marco Macroeconómico Multianual. Como no quiere hacer reformas de verdad, juega a pequeños cambios marginales como reducir exoneraciones, aumentar la inversión pública vía reconstrucción del norte o echar andar los Panamericanos, pero anda más enfocado cómo lograr más ingresos para el gobierno pero se olvida que las familias quieren ser ricas.

El gobierno de PPK no ha descartado que no vaya aumentar impuestos a futuro, dice que por ahora no está en “su radar”. Hablan de reducir prácticas elusivas del pago de impuestos pero la SUNAT no define claramente dicho concepto. Cada vez más se nota la urgencia de tener ingresos fiscales pero no de reducir los gastos. Es común estos problemas en una economía social de mercado.

Nuestro planteamiento en el ILE es diferente, es la reforma constitucional. Los cambios marginales no tendrían efectos porque el artículo 58 de la Constitución es el que acelera la falta de dinero del gobierno y de las familias. Dice: “La iniciativa privada es libre. Se ejerce en una economía SOCIAL del mercado. Bajo este régimen, el Estado ORIENTA el desarrollo del país (….).” Si la Constitución del 93 pretendió alejarse de todo estatismo económico en la práctica fue insuficiente. El Articulo 111 de la Constitución del 79 señalaba que “El Estado FORMULA la política económica y social (…)” ¿En qué quedamos? Orientar o formular es prácticamente lo mismo. El Estado sigue siendo el gran actor nacional que necesita muchos impuestos extraídos de las familias.

Para salir de este entrampamiento debería reformarse el artículo 59 para reformarlo más o menos así: “La iniciativa es libre. Se ejerce en una economía de LIBRE mercado. Bajo este régimen, el Estado está LIMITADO a proteger los derechos a la vida, libertad y propiedad de los actores económicos”

Este cambio constitucional reduciría y limitaría las funciones del estado en la economía. Sería más importante que no se violen los derechos individuales en el mercado. El estado no le faltaría ingresos, podría bajar fuertemente impuestos, regulaciones, trabas administrativas, e informalidad, en fin, los negocios y familias serían más seguros, libres y ricos como son en los países donde tienen más economía de libre mercado.

Por José Luis Tapia, Director de ILE, economista y profesor de negocios

Entradas Recientes