blog | 5 junio, 2018

REFORMAS O DESESTABILIZACION

ILE

José Luis Tapia, Director del Instituto de Libre Empresa.

La calle te informa el sentir de la gente. Hace unos días estaban confluyendo distintos movimientos sociales que configuraban un escenario de mayor polarización contra el gobierno activadas principalmente por el incremento del Impuesto Selectivo al Consumo. El gobierno eligió por desactivar una crisis de gobernabilidad que se le venía, sacrificando a su ministro de Economía y Finanzas.

El ex ministro Tuesta se fue por no haber tenido olfato político; no escuchó muy atentamente lo que la mayoría le pedía silenciosamente: haga reformas para salirnos del sistema socialista. Este es un aviso de lo que le esperaría al Presidente Vizcarra sino procede a escuchar a esa mayoría que silenciosamente va impulsando movimientos ciudadanos que sin el menor cuidado activan iniciativas para desestabilizarlo.

El gobierno se desorienta más porque no tiene una oposición que lo enrumbe por el camino de las 5 reformas liberales. No percibe que es un gobierno de transición y que tendría un amplio margen político para realizar las reformas necesarias. Se suponía que la experiencia del Primer Ministro Villanueva contribuiría con impulsar iniciativas políticas que hasta ahora siguen estando ausentes en el gobierno.

Está dejando cada vez más el espacio libre a la izquierda radical. Son expertos en tumbar presidentes. Así lo ha demostrado con PPK y en muchos países de América Latina. Su juego empieza en las redes sociales, luego exacerban los ánimos y se organizan para manifestarse. Con una masa crítica salen a las calles para protestar y hacerse sentir. Así consiguen los titulares que quieren. Ese método que ya es conocido no parece importarle al gobierno pues a la vista no tiene ningún reflejo político para dejar en off-side a los antisistema. Ni el Premier Villanueva, ni su gabinete, ni la oposición se alinean para defender la democracia liberal.

Evidentemente como los analistas son un grupo heterogéneo capaz de pensar pero no de orientar a una mayoría, no hacen más que recomendarle al gobierno realizar algunos pequeños ajustes en la base tributaria, destrabar proyectos privados, o reducir el déficit fiscal, entre otros. Su rol sigue siendo muy limitado.

Según creo, lo que le queda al gobierno es tomar la iniciativa política para impulsar las 5 reformas liberales en política, economía, educación, salud y pensiones, pues así frenará la desestabilización política que es natural cuando un gobierno no se sale del sistema socialista en que nos encontramos ahora.

Entradas Recientes