blog | 25 noviembre, 2002

Regiones con libertad económica

ILE

El discurso de los virtuales presidentes regionales es más un clamor por más distribución de riqueza que por su creación. Casi todos solicitan más ingresos al Estado pero nada novedoso se ha escuchado hasta ahora sobre cómo sacar a la región de su atraso económico.

El Indice de Libertad Económica publicado por Wall Street Journal y Heritage Foundation muestra cifras que confirman que las economías son mas prósperas a medida que exista más libertad económica. Hong Kong es una economía libre de 1,092 km2 que produce tres veces más riqueza que Perú (164,800 millones de dólares) y atrae inversiones por 12,000 millones de dólares anuales a pesar que es sesenta veces menor que Arequipa  y con 1 millón de habitantes menos que Lima.

Si estas cifras no las entienden los presidentes regionales algo debe andar mal en sus cabezas. Por ello que la reunión de alto nivel programada con el presidente Toledo debe ser una magnifica oportunidad para que conversen sobre algunas estrategias comunes para diseñar políticas económicas articuladas laissez faire que afecten directamente a las regiones.

No resulta extraño ni preocupante que las regiones como Loreto y Madre de Dios estén manejando ideas de convertirse en un mediano plazo en zonas autónomas y libres como Hong Kong. En el fondo quieren autonomía para decidir que hacer con su territorio y libertad para decidir que hacer con sus recursos; entre ellos el manejo administrativo de los ingresos por canones y exoneraciones tributarias. Pero una vez más, parece que los presidentes tratan a sus regiones como un asunto meramente presupuestario y no como polos de atracción del capital privado nacional y extranjera, tecnologías de punta y clusters productivos. Para los regionalistas sus problemas se originan en Lima por falta de presupuesto.

Como resultado del marco jurídico-institucional de tipo mercantilista que ha predominado desde la independencia del Perú, explica lo atrasado que están las regiones. Esta aseveración resulta muy evidente en el campo de la inversión privada. A pesar que Loreto y Madre de Dios poseen un gran potencial ecoturístico y de aprovechamiento industrial de la madera, están lejos de convertirse en emporios de riqueza, empleo y progreso material. Ni siquiera en la actualidad reciben suficiente inversiones privadas como para distraer a los presidentes regionales en cómo programar sus futuras reuniones y coordinaciones con los inversionistas.

El denominador común de esta lamentable situación es que todos los políticos desconocen a profundidad los excelentes resultados de la libertad económica. Esta libertad es clave para la prosperidad de las regiones. No basta la descentralización y autonomía política, es necesario el derecho a la libertad económica de sus habitantes para un progreso material sostenible. Por ello sus líderes deben reclamarle al gobierno nacional reglas de juego estables y un estado de derecho garantizado.

Los presidentes regionales tiene el deber de revertir con seriedad los problemas que aquejan a sus respectivas regiones. El presupuesto que reclaman debe ser administrado ciudadosamente para financiar obras genuinamente públicas. Además no deben perder de vista que la libertad económica alienta la llegada masiva de inversionistas de todas partes del mundo como en Hong Kong, sin tener que depender más de las migajas presupuestarias que se le están otorgando desde el gobierno central.©
Por Jose Luis Tapia, Presidente Ejecutivo del Instituto de Libre Empresa

Entradas Recientes