blog | 9 enero, 2018

Retiro de la CoIDH

ILE

José Luis Tapia, Presidente de ILE y profesor universitario

Parecería una cantidad mínima que 15 de 35 países del continente americano no formen parte de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH).

Pero llama la atención que la CoIDH haya fallado en contra del Perú en todos los 26 procesos que tuvo por violación de derechos humanos.

Además, resulta grotesco pagar indemnizaciones a terroristas del MRTA y Sendero Luminoso como Lori Berenson, Castillo Petruzzi, Mónica Feria y 41 amotinados del penal Castro Castro con montos que oscilaron entre $20 mil y $100 mil dólares.

Y por si fuera poco, la CoIDH concluyó en el 2012 en el caso de Artavia Murillo vs Costa Rica que el ser humano durante sus primeros nueve meses de vida no tiene ningún derecho.

Por extraño que parezca, el Perú es el país que tiene más denuncias y sentencias acumuladas en comparación con Venezuela, Argentina y Cuba. Con todos estos antecedentes, ¿no es más que suficiente para dudar de la idoneidad de la CoIDH?.

En efecto, en el Grupo de Trabajo Especial de Reflexión sobre el funcionamiento de la Convención Interamericana del 13 de diciembre de 2011 los representantes de Perú, Bolivia, Ecuador y México hicieron una llamativa recomendación: “reconsiderar” la eficacia, criterios, metodología y alcances de la CoIDH.

Hasta la presidente de esta entidad, Tracy Robinson, señaló en el 2012, el bajo cumplimiento de las recomendaciones de la corte. Hace unos meses la delegación de los EEUU se dio el lujo de dejar plantada a la CIDH por atender unos “asuntos internos”.

Evidentemente, el prestigio de esta entidad ha venido a menos, de manera que salirnos de la CoIDH no afectaría tanto como señalan los socialistas.

Si esto es poco, qué pueden decir los defensores de la CoIDH que países como EEUU, Canadá, Antigua y Barbuda, Bahamas, Belice, Belice, Cuba, Guayana, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucia, Trinidad y Tobago y Venezuela no forman parte y algunos casos se salieron de sus competencias.

Sin embargo, EEUU y Canadá siguen aportando más de la mitad de los presupuesto de la CoIDH.

En todo caso, la CoIDH debe seguir el camino trazado de la Convención Interamericana de Derechos Humanos de 1962 establecida en la Octava Reunión de Consulta de Ministros en que se declaró que el comunismo y socialismo eran incompatibles con la democracia liberal y los derechos humanos.

Entradas Recientes