blog | 27 mayo, 2004

Semana Negra para la Empresarialidad

ILE

La semana pasada el estatismo estuvo muy activo cerrándoles el paso a los empresarios en actividades de comercio exterior, salud, minería, y tercerización laboral. Hacer negocios se ha convertido en un dolor para los empresarios que apuestan por la creación de riqueza en un país tan pobre e injusto como el nuestro. Sino fueran por que nuestros empresarios son unos héroes hace rato se habrían ido del país.

1) Golpe a Capon Center. Fuerzas policiales asaltaron en la madrugada del jueves pasado el centro comercial de medicamentos conocido como Capon Center. Fiscales de turno señalaron que los productos incautados no tenían comprobantes de pago. Los comerciantes desesperados observaban como las fuerzas represivas del gobierno violaban sus propiedades privadas para llevarse sus mercaderías. Esta es la segunda vez que el estatismo hace de la suyas atacando a pequeños comerciantes como fue en Fronteras Unidas en el 2003 causando destrucción y numerosos empresarios heridos.

2) La regalías mineras. Todos quieren echarle manos a las ganancias de los empresarios mineros. Los congresistas estatistas están discutiendo los porcentajes de regalía que se les debe aplicar. Estan evaluando los montos a recaudarse cuando ni siquiera preguntan en qué se va gastar. Otros se frotan por los dineros que van a recibir los gobiernos locales, regionales y provinciales. Más bien los congresistas ignorantes en economía deberían aprender que mientras más impuesto aplican a la empresa menos empleos y oportunidades de incremento de ingresos tienen para los trabajadores. Mejor es que se vayan a sus casas antes de quedarnos sin empresarios.

3) No a la privatización de Petroperú. El pleno del Congreso excluyó a esta empresa estatal del manejo por parte de los particulares. Los estatistas quieren que se mantenga la competencia desleal quitando mercado y márgenes de ganancias a la empresa privada. Lejos de ser sosteniblemente rentable en períodos mayores de 5 años, Petroperú ahora quiere ser la agencia de empleos del gobierno de turno. El estado no ha sido creado para manejar empresas sino para cautelar nuestros derechos individuales a la libertad, vida y propiedad. Mientras que gasta cientos de miles de dolares para administrar la refineria oxidada de Talara le falta dinero para comprar municiones a los policias y gasolina a los patrulleros.

4) ¡Fuera las supervisoras!. A partir del martes pasado botaron del país a las empresas supervisoras, pues ahora quieren que la Sunat verifique las importaciones. Si en sus narices pasa felizmente el contrabando por Juliaca y Tacna, como será cuando vengan mercadería del extranjero. Nos imaginamos el aumento de los casos de corrupción por la discreción de los aduaneros. Por eso no se entiende al estatismo cuando quiere por un lado libre comercio con los EE.UU., y por el otro, aumentar la fiscalización de las importaciones con métodos policiacos.

5) Más represión a los services. La pretensión de los congresistas de limitar la tercerización nos da risa. Creen que su ley va a arreglar la situación de los trabajadores. Al contrario, los va a empeorar. Ahora los pocos trabajadores que están empleados por esta modalidad van a ser despidos si la ley prohibe este tipo de servicios. Si no hay intermediación los costos de identificación, selección y evaluación de personal contratable aumentan perjudicando a la empresa y trabajadores.

Estas son algunos de los miles de proyectos de ley embalsados en el Congreso listos para torpedear toda iniciativa empresarial. El estatismo no tiene límites e intenta no perjudicar a los más débiles, pero es todo lo contrario, trae más desempleo, falta de inversiones, pobreza y atraso. Si hay todavía quienes quieren poner un negocio que mejor no lo hagan y a los que están pensando salirse de la formalidad que lo hagan de una vez, pues es injusto que paguen altos impuestos y regulaciones por simplemente ganarse la vida como empresarios.

Por José Luis Tapia, Director de Instituto de Libre Empresa. www.josetapia.pe

Entradas Recientes