blog | 29 abril, 2006

Tres escenarios

ILE

Los analistas de bancos de inversiones andan muy preocupados sobre el resultado de la segunda vuelta. Saben muy poco lo que hará Humala si gana la presidencia, pero también es cierto que es tan impredecible como García. Cuando gane Humala, que es una predicción que venimos diciéndolo desde el 2003, hay tres escenarios posibles que pienso puede suceder:

Primero: Humala sigue los patrones constitucionales y no acaba su mandato. Habiendo obtenido solo una primera minoría en el Congreso, no puede realizar los cambios constitucionales que prometió en su campaña. El pueblo cansado de esperar las grandes reformas nacionalistas toma las calles, bloquea las carreteras, exige mayores sueldos, y hay una sensación de desgobierno, por lo que el Congreso declara la vacancia presidencial. Se convoca nuevamente a elecciones presidenciales.

Segundo: Humala no sigue las formalidades democráticas y cierra el Congreso. Pienso que es mas producto de una elección personal que de una convicción ideológica bolivariana. Se enfrenta con la oposición acusándolo de sabotear sus reformas nacionalistas en el Congreso. El pueblo apoya decididamente a su presidente  y convoca a una Asamblea Constituyente donde gana más del 60%  de representación política. Inicia sus reformas nacionalistas con gran holgura y forma el eje bolivariano. Hace alianza con Chávez para la transferencia de sus petrodólares en programa de alfabetizadores bolivarianos en la sierra sur y centro.

Tercero: Humala deja de ser nacionalista y se vuelve populista. Como Toledo ha  dejado cifras azules en la macroeconomía a su sucesor, es totalmente tentador arrasar con el buffet que esta servido sobre la mesa. Según cálculos, Humala tendría para una farra fiscal de cuatro años para incrementar sueldos y subsidiar tarifas de agua, luz, teléfono, pan, leche y otros artículos de pan llevar. Podría llegar su popularidad hasta el 80% con reelección incluida y la sanción de una nueva Carta Magna a su imagen y semejanza.

Estos tres escenarios se han hecho sobre la base del juego político que enfrentará a la actual oposición. No obstante, este escenario puede cambiar si la derecha se moderniza y abre paso a las ideas liberales.

 

Por José Luis Tapia, Director de ILE

Entradas Recientes