blog | 17 julio, 2006

Un pésimo gobierno

ILE

Están equivocados quienes afirman que el gobierno de Toledo es uno de los mejores que ha tenido el Perú. Gremio tras gremio empresarial lo condecoran devaluando así el valor de sus instituciones. Y seguramente no faltarán otras que cometerán el mismo error. Si el 33% de aprobación les parece espectacular es por que pedimos poco cambios para bien, y mucho que no haga nada. Así nos hemos acostumbrados al no progreso, por que  nunca quisimos un libre mercado total.

Cómo pueden afirmar que el mejor gobierno es aquel que mantiene la estabilidad económica de las principales variables. ¿Mantener la inflación, déficit fiscal, endeudamiento, impuestos altos y variados, es decir, un estatismo depredador de la riqueza? Cómo pueden afirmar que el mejor gobierno es aquel que dice ser respetuoso de la democracia y mantener el terrorismo. Cómo puede afirmarse que es el mejor gobierno cuando la mayoría de la población piensa que siguen igual las expectativas del futuro. Cómo puede decirse que la gestión presidencial de Toledo ha sido el mejor si se ha ido incrementando año tras año la salida diaria de peruanos que nunca regresan llegando a la cifra record de 1,164 personas diarias en el 2005.

Ni que decir del nivel de vida que se mantiene igual a juicio de la mayoría de los peruanos. ¿Y la educación pública? Dicen los peruanos que ha empeorado al igual que la reducción de la pobreza, el control de la corrupción, la seguridad ciudadana, entre otras perlitas.

Y es que no es suficiente la estabilidad económica. Por que la gente entiende que este modelo  privilegia a unos cuantos. Casi nos cuesta la democracia a mitad del gobierno de Toledo. Ojo, que la economía iba bien, decían los neoliberales. Deberían preguntarse por qué su estabilidad económica no estabiliza la política.

Cuando los neoliberales aprendan que no es suficiente mantener este modelo económico estatista y conservador entenderán por que la gente exige su derecho al progreso. Y el gobierno de Toledo ha sido tan profesional en mantener todo lo que heredó que es difícil que pueda convivir la democracia con un estatismo neoliberal.

Ese el reto del próximo gobierno de García. Hay un 49% de gente que espera su derecho al progreso como lo exigió en su oportunidad a Toledo, pero que terminó defraudando a la mayoría de peruanos.

Por José Luis Tapia, Director de ILE

Entradas Recientes