blog | 11 enero, 2018

Una defensa coherente

ILE

Por: Richard O. Campos Villalobos, analista político

Como sigue la pataleta izquierdoza por lo del indulto a Fujimori, algunas cosas puntuales si se quiere rebatir con argumentos a quienes hablan sin mayor sustento.

Si quieren defender al ex presidente dejen de apelar a los cuentos de Ricardo Uceda, que en su libro “Muerte en el Pentagonito” echa la leyenda de que Martin Rivas estaba ebrio cuando sucedieron los hechos del operativo La Cantuta.

Eso no pasa de ser una perrada, ni en los ejércitos de los países más bananeros del mundo, como los del África, se realizan operaciones de inteligencia militar con agentes ebrios.

Mucho menos la operación de Barrios Altos, fue una venganza de un grupo de militares para cobrarse lo del ataque a la escolta presidencial acaecido en 1989.

El contexto de 1990 – 1993 era que la guerra había causado la destrucción casi total del país y este era inviable, la respuesta convencional tenía resultados magros, se logró ganar espacio a Sendero en la sierra, pero sin derrotarlo.

Muchos altos mandos militares planteaban la respuesta no convencional a las acciones de Sendero para derrotarlo, desde fines de los 80’s, pero no se contaba con el apoyo político.

En 1990 cuando se vuelve a plantear dicha estrategia, esta se aplica, porque Fujimori decidió aprobar dicha estrategia.

Como la guerra es la extensión de la política, no se puede emprender una guerra sin decisiones políticas, de modo que son los políticos quienes deciden y los militares son los ejecutores de dichas decisiones, esa ha sido una máxima en el mundo bélico, de modo que no podría, ni pudo ser diferente ni excepcional en el Perú.

A esa táctica de combate se le llama Guerra de Baja Intensidad. Sendero dejó un mensaje a Alan García, cuando atacó a la escolta presidencial, la idea de que podría golpearlo a él también. Antes Sendero asesinó a los almirantes Ponce Canessa y Caferatta, era la respuesta al develamiento del motín en El Frontón.

En 1991 cuando se descubrió el vídeo de Abimael, bailando ebrio Sirtaki, unos días después el Estado Mayor del Ejército, a la cabeza de Hermoza Ríos salió a correr por las calles de Lima, era un mensaje a Sendero le decían que su líder era un ebrio marica que vivía escondido y rodeado de mujeres y que el líder del ejército, salía sin temor a correr a la calle.

El Operativo Barrios Altos iba destinado a abatir a los Senderistas que atacaron a la escolta presidencial y para algo más, para combatir las polladas que realizaba Sendero, para acopiar información, planificar ataques y recaudar dinero para sus camaradas presos o sus abogados de la Asociación de Abogados Democráticos.

Cuando sucedió aquello, las polladas senderistas se acabaron, les infligió miedo.

Pero también se dejó un mensaje claro a Sendero, que no importaba el tiempo transcurrido, igual las FFAA podían golpearlos en donde los encontraran.

Lo del Operativo en La Cantuta fue igual, fue para responder el brutal ataque al Jr. Tarata en Miraflores, ya que los dos atacantes fueron a esconderse al internado de dicha universidad.

Pero este operativo tuvo otra repercusión, los internados universitarios tomados por Senderistas quedaron vacíos de estos. Como en ese momento el hecho no se conoció en la prensa, ellos se enteraron por boca de sus propios compañeros.

Que dichos estudiantes y ese profesor no eran senderistas, es falso, dicho profesor era esposo de Nilda Atanacio una senderista miembro del Comité Central de Sendero y que aparece en el video de “Zorba El Griego” bailando con Abimael, a la que jamás han capturado y probablemente se encuentra viviendo tranquilamente, sin pagar sus crímenes en Suecia y los “estudiantes” bien pertenecían a Socorro Popular o al llamado MAP o Movimiento de Artistas Populares un organismo de fachada de Sendero presente en varias universidades públicas y que profesaba abiertamente el Marxismo – Leninismo – Maoísmo – Pensamiento Gonzalo, es decir, eran terroristas, de modo que no son los pobres estudiantes y víctimas de un “dictador”, como se les ha querido presentar hasta el día de hoy.

La pregunta, ¿Qué fuerzas del Ejército llegaron esa noche de Julio de 1992 a la Universidad La Cantuta? pues, unidades de la DIFE (División de Fuerzas Especiales) y en ese momento esta unidad estaba al mando del general Luis Pérez-Documet, es bien sabido que Pérez-Documet al estar bajo el mando de Hermoza y por ende del ex presidente, actuara a su modo y de hecho que se hizo mal, con mucha gente y sin seguir algún patrón o protocolo de combate no convencional, como corresponde a una respuesta en dicha estrategia.

Aunque el resultado fue positivo, la forma de actuar fue incorrecta, puesto que no se siguió el protocolo de estrategia. No es entonces que Martín Rivas estuvo ebrio como afirma alegremente Uceda y mucho menos que él siendo un capitán, haya pasado por encima de las órdenes de un general de división.

Varios agentes participantes de esa operación anti terrorista, que fueron encausados judicialmente, desmienten la versión de la ebriedad de Martin en ese momento, como también desmienten la venganza en el Operativo Barrios Altos.

En ninguno de los casos hubo acciones de terrorismo desde el estado, tampoco fue un grupo paramilitar de dementes actuando al margen de la ley, eran militares cumpliendo órdenes.

Si hubiera sido un grupo de subalternos actuando al margen del ordenamiento y jerarquía institucional, simplemente los hubieran dado de baja y los hubieran encarcelado por actuar sobre las órdenes del alto mando.

Por eso en el juicio al ex presidente, salieron con eso de la “autoría mediata” obviamente, decir que el ex presidente “no sabía” de la estrategia de guerra anti terrorista, que bajo su decisión, mando y apoyo, se había aprobado seguir, es simplemente absurdo.

Ahora bien, la defensa del ex presidente durante el juicio fue deficiente, porque se centraron en negarlo todo, nadie les iba a creer y así fue, ¿Quién iba a creer, que Fujimori no sabía nada de los Operativos Militares Anti Terroristas?, ¿Winston Churchill no sabía que el 6 de Junio de 1944 iniciaba la operación Overlord en la playa de Omaha en Normandía?, ¿Acaso Harry Truman no sabía que un bombardero B–29 con una bomba atómica iba rumbo a Hiroshima? No señores, no pequemos de ingenuos.

El Jefe Supremo de las FFAA sabe de las órdenes y estrategias de guerra que da y con mayor razón si es en plena guerra.

Que no sepa nombres de participantes o detalles de acción es muy distinto, pero en una cadena de mando jerarquizada se saben las decisiones que se toman, principalmente el alto mando.

Lo que debió demostrar la defensa del ex presidente es que dicha gente fue abatida precisamente por ser senderistas y por haber participado en sendos y brutales ataques, en especial contra civiles inocentes como el caso del bárbaro ataque a los vecinos del Jr. Tarata, por tanto ese Operativo de respuesta, no fue ni asesinato, ni delito de lesa Humanidad, como se quiere hacer creer, sinó una respuesta normal del estado en un escenario de guerra de baja intensidad, contra enemigos que buscaban la destrucción del país y de su sociedad.

De haber aceptado los hechos y haber demostrado que dichas acciones eran parte de una política antisubversiva y que los abatidos eran peligrosos terroristas, el juicio hubiera tenido otro resultado.

De modo que es infantil defender al ex presidente, apelando a quitarle una responsabilidad que le competía en su momento como Jefe Supremo de las FFAA y PNP en las decisiones que se tomaron siendo tal y tratar de hacerle figurar como un ser aislado del mundo que no sabía absolutamente nada de lo que pasaba.

Y mucho más, es infantil y hasta risible decir que el Operativo Barrios Altos fue una “vendetta” de un grupo de militares resentidos y el Operativo La Cantuta tuvo el resultado que tuvo, porque un subalterno ebrio le dio órdenes a un general y este obedeció sin más, como he leído por otro lado.

Fujimori es inocente de los cargos de Asesinato y Secuestro que se le endilgaron, al contrario es culpable de haber tomado la decisión de combatir a Sendero y el MRTA y de haber logrado la victoria sobre estas dos enajenaciones.

Lo lógico sería pensar que si Fujimori no estaba enterado de nada, entonces él no ganó la guerra contra el terrorismo, pues no estaba enterado de nada. Es así de simple.

Entradas Recientes