blog | 28 enero, 2005

¡Viva las academias pre universitarias!

ILE

Hace unos días, el especialista en Ciencia y Cultura de la UGEL San Román, Luis Beltrán Mamani, señaló que las academias de Juliaca tienen publicidad engañosa, estan hacinadas y son ilegales.

Lo curioso es que al parecer el único que se ha dado cuenta en Juliaca es el profesor Beltrán. Porque sino cómo se explica que este boyante negocio educativo siga recibiendo cientos de alumnos a pesar de todas las acusaciones que se han lanzado en contra. En todo caso, para saber si es cierto lo que dice el señor Beltrán, miles de padres de familia tendrán que ir al Poder Judicial a demostrar que han sido engañados, pero me temo que al señor Beltrán solo lo acompañaran unos cuantos gatos.

Al margen de esto, la realidad del mercado indica que la clientela de estas academias sigue solicitando sus servicios a pesar de lo que digan “especialistas” en Ciencia y Cultura. No he visto mayor ensañamiento contra actividades pacíficas que los negocios educativos privados. No se cuántos miles de trabas les pone el Municipio, encima la SUNAT los asusta con acotarlos, y llega la inspección de la UGEL para multar y cerrar estos negocios. Pero nada dicen los burócratas de UGEL de las pésimas condiciones de los baños, pizarras, techos y carpetas de los centros educativos estatales que están bajo su jurisdicción, que son de lejos peores que las Academias Pre Universitarias. Ni que decir de la enseñanza que brinda sus colegios, que no sirve ni siquiera para que los alumnos ingresen de frente a las universidades.

Antes de preocuparse el señor Beltrán si los salones no deben exceder las 45 personas, o gestar una agresiva campaña en la segunda quincena de febrero contra los negocios educativos, debería elaborar un informe detallado sobre cómo es la situación de sus locales escolares, con la finalidad que el Ministerio de Educación les envie más partida presupuestaria. Claro que una vez más no le harán caso.

Como los burócratas en Lima son insensibles a la cruda realidad educativa en Puno, tenemos la firme convicción que la única tabla de salvación para nuestros jóvenes será las academias, colegios y universidades privadas siempre que eliminen los impuestos injustos, regulaciones asfixiantes, a fin que haya libertad económica en Puno y aumenten los empleos, sueldos y utilidades. El señor Beltrán debería agradecer muchísimo al mercado que sino fuera por la existencia de estas Academias Preuniversitarias muchos de sus alumnos no ingresarían con satisfacción a las universidades.

Por Jose Luis Tapia, Director de Instituto de Libre Empresa

Foto cortesía La Republica

Entradas Recientes