blog | 29 junio, 2003

Agenda liberal para la Presidenta del Consejo de Ministros

ILE

Apenas han transcurrido unos pocos dias desde su nombramiento como Primera Ministra y la Dra.Merino ha manifestado públicamente sus convicciones liberales. Aparte de estas señales muy alentadoras, ¿qué agenda debería seguir una liberal con ese cargo en el gobierno?. Creemos al menos que debería enfocarse en tres grandes temas: gobierno limitado en lo político; mercado libre en lo económico; e instituciones privadas separadas del Estado en lo social.

Debería empezar por informar que su misión será la de acabar con la extrema pobreza y el desempleo. Es muy importante que durante su presentación en el Legislativo, llegue con un mensaje claro y llano para que sea comprendida por la mayoría población. En este caso deberá proponer un “Shock Productivo con Deflación”, es decir, que la reducción de la pobreza será por un aumento de la oferta general de bienes y servicios con disminución progresiva de los precios. Esto al menos va ser suficiente, dada la estrechez fiscal, para incrementar la capacidad adquisitiva de la población, sin utilizar un ápice las recetas keynesianas de impulso a la demanda via gasto estatal.¿Cómo realizar este shock?. Primero, reformando al Estado limitándolo a sus funciones naturales, luego restituyendo los mercados libres y finalmente separando al Estado de los asuntos privados.

Respecto del primer punto, deberá alcanzar al Congreso un paquete de proyectos de ley que termine con el estatismo en lo politico.¿Y cómo?. Convencer al Congreso para que derogue las leyes que faculten al Gobierno atribuciones que no le corresponde, que no sean otras que las represivas, judiciales, y licitación de obras genuinamente públicas. Estamos hablando de leyes como de “educación” y “salud”, y otras que interfieren en el funcionamiento de la economía: Ley Orgánica de Banco Central; de Superintendencias, de las Osis, de Indecopi, etc.

Para restituir de verdad los mercados libres también será necesario eliminar las leyes estatistas de “defensa” del consumidor y competencia, “antimonopolio”; “antidumping”; aranceles “proteccionistas”, salario mínimo; de alquileres, etc. También todos los impuestos punitivos o confiscatorios.Y todas las leyes laborales y gremiales; de negociación colectiva; “protectoras” de niños y adolescentes y las de antidroga, que magnifican el problema

Y para que el Estado no siga entrometiéndose en los asuntos privados, siendo fuente de corruptelas, el Ejecutivo deberá enviar al Congreso un proyecto de ley que elimine las empresas estatales; leyes de “promoción” a ciertos sectores; subsidios; “sistemas” estatales de seguridad social y salud, etc.

Sin embargo, la agenda liberal será viable políticamente si es que no inicia desde el Ejecutivo una campaña de formación de opinión con el propósito de explicar a la población la necesidad de ir terminando con el Estado “redistribuidor de la riqueza”. El primer gran gesto político de verdadera austeridad fiscal será la de solicitar al Congreso una reforma constitucional a fin de que prohiba al Ejecutivo endeudarse tanto interna como externamente.

Esperemos que la Primera Ministra ponga en práctica sus talentos políticos a fin de enfrentarse con la fuerte oposición estatista que surgirá durante su gestión. No vemos otra salida que no sea la de aplicar una agenda completamente liberal, a menos que quiera cometer el mismo error que Solari y durar en el cargo menos de un año.

Por José Luis Tapia,  Presidente del Instituto de Libre Empresa (ILE).

Entradas Recientes