blog | 5 marzo, 2017

Ahora la separación del estado de la educación

ILE

Ayer fue un día histórico. Se movilizaron cientos de miles en todo el Perú para combatir la ideología de género; camuflaje del marxismo cultural.

El veneno contenido es destruir todos los valores occidentales que hizo progresar a la civilización capitalista.

Como estrategia, los socialistas tomaron el Ministerio de Educación (MINEDU) para imponer un currículo heterofóbico en todas las escuelas privadas y estatales en el Perú e inocular el germen comunista de la igualdad de género.

Como Gramsci decía, ideólogo del marxismo cultural, hay que apropiarse del lenguaje para crear confusión y debilitar los significados de las palabras.

Cuando se les arrinconan a los marxistas dicen que igualdad de género es poner al hombre y mujer iguales ante la ley. Que no metan de contrabando esa igualdad que no existe. Todos somos diferentes.

No conforme a ello, ahora los socialistas quieren quitarles la autoridad a los padres de familia para enseñar sexualidad desde los colegios.

Lo más aberrante de esto, es que los profesores de estas escuelas enseñarían a explorar los cuerpos de niños de 3 a 4 años para identificar su identidad sexual.

También, son bien atrevidos, arrogantes e insolentes. Que ser hombre y mujer no se nace sino que se construye a partir de su interacción con los demás.

Esta apología al homosexualismo impuesta desde el Minedu con dinero nuestro es un insulto al sentido común por que ni el pene ni la vulva sirven de nada para identificar a un hombre o mujer.

Todas estas aberraciones ideológicas se pueden parar.

Los padres de familia no tienen que seguir en esta lucha y marchar contra el estado.

Propongo la separación del estado de la educación para acabar con esta amenaza latente que una minoría obligue a una mayoría a aprender unos valores que no quiere o viceversa.

La separación del estado de la iglesia fue un avance en este sentido.

Ahora es momento de sustituir al Minedu por las auto regulaciones de los colegios privados y leyes que defiendan la vida, libertad y propiedad privada.

La reforma de la educación es separar toda posibilidad estatal de imposición de agendas de grupos interesados en dominar la mente de los niños y adolescentes. Sean o no religiosos sean o no de la LGTBI.

Hay que regresar como fue antes cuando los padres contrataban profesores para que enseñen a sus hijos lo que necesitan en escuelas comunitarias pero privadas.

Y que no se moleste mi amigo Garrido, director de Peru21, con los liberales que están tratando de separar al estado de la educación para acabar con el botín político del Minedu.

Por Jose Luis Tapia Rocha, Director Ejecutivo de ILE, economista y profesor universitario

Entradas Recientes