blog | 18 enero, 2020

Capitalismo para todos

ILE

Alberto Mansueti, Fundador del Centro de Liberalismo Clásico

en PDF

Lo que quieras saber sobre Liberalismo Clásico, las Cinco Reformas y “La Gran Devolución”

60 respuestas breves y sencillas a 60 preguntas que nos hacen

SUMARIO

A manera de Introducción, por Alejandro Terán Martínez

Secciones
— # Presentación
— # 1. La verdad
— # 2. El capitalismo
— # 3. Corrupción y monopolios
— # 4. “Explotación” de los pobres por los ricos
— # 5. La derecha liberal
— # 6. El “Neo” liberalismo
— # 7. Los países capitalistas
— # 8. Liberales y “libertarios”
— # 9. Los cristianos y el capitalismo
— # 10. “Autogobierno”
— # 11. Solidaridad y egoísmo
— # 12. La violencia y los gobiernos
— # 13. Usurpación de funciones, libertades y recursos
— # 14. Las Cinco Reformas
— # 15. “La Gran Devolución”

Anexo: Manifiesto y Acuerdo de Guayana

A MANERA DE INTRODUCCION
Alejandro Terán Martínez

La era presente del mundo nos impone resolver dos de los problemas más graves que de nuestra época: el primero es el de la identificación, el segundo es el del liderazgo.

Las grandes empresas, corporaciones y todas las demás organizaciones sociales, buscan afanosamente un líder, pero acompañado de una teoría, una definición general y un esquema, que nos diga hacia dónde vamos, y qué hacer.

Pareciera ser que las grandes teorías ya se agotaron, que el marxismo, los comunistas, socialistas, los social-demócratas, los “centristas” de la Tercera Vía, etc., no han encontrado la manera de decirle a sus seguidores por donde es la vía, como llegar a ella, y adónde conduce.

La velocidad de los medios de comunicación, los medios digitales, las redes sociales etc. nos han impuesto una inmediatez mortífera para las sociedades, incluso criminales, para las organizaciones y la familia. Lo más importante hoy en día no es saber, sino tener acceso al saber. La tecnología nos ha invadido todas las escenas del ser humano, a tal punto que hoy parece que sólo vivimos para un celular inteligente, más que por nuestro crecimiento y enriquecimiento personal.

El liberalismo clásico en América latina no escapa a ese fenómeno. Los grandes autores y referentes del liberalismo parecen ausentes, y sin un mensaje concreto, que nos pueda servir de guía confiable y eficaz en medio de una gran confusión de ideas.

En el Centro de Liberalismo Clásico hace tiempo hemos iniciado, con la orientación del Profesor Alberto Mansueti, el trabajo de definir parámetros para las doctrinas del Gobiernos Limitado, los mercados libres, y la propiedad privada.

¿Y cómo concretar tales beneficios para nuestros países de América Latina? Hemos llegado a la propuesta de Las

Cinco Reformas, en el contexto de “La Gran Devolución”, previa derogación de las leyes
malas que asfixian nuestras economías y sociedades, e impiden a nuestros países alcanzar el tan anhelado desarrollo, la prosperidad, la justicia, la paz y el buen orden social.

Hemos trabajado arduamente muchos liberales clásicos, de diferentes países, tales como América Gómez, Heraclio Rivera, Luis Ambrosio Ramírez Sánchez, Marisol Villalobos, Gregorio Pineda, y este servidor de todos Uds., Alejandro Terán Martínez, de Venezuela; Anthony Machado, de Uruguay; Donald Herrera Terán, y Carlos Rueda, de Costa Rica; Claudio Zolla, Gustavo Romero, Mónica Flores y Samuel Bernardo, de Perú; Pablo Zambrano, Oswaldo Toscano y el Pastor Armando Ulises Cánovas, de Ecuador; Román Santos de la Rosa, Pilar Alonso, Juana Fuentes, Erik García Hernández y Jazmín de García, de México; junto al Pastor Miguel Machaca, de Bolivia; Jorge Chapas, de Guatemala; Clotilde Alviso, de Paraguay; Daniel Cordero, de Colombia; Fermín Garay, de Argentina; Oswald Chamagua, de El Salvador; y Rodrigo Mora, de Chile. Hay muchos otros, tantos que es imposible mencionar a todos.

Todos nosotros hemos cooperado de alguna u otra manera en la elaboración de “CAPITALISMO PARA TODOS”, este trabajo, de suma importancia para el público al que queremos llegar: Ud.

Este pequeño ensayo busca definir y presentar el liberalismo clásico, las Cinco Reformas, las leyes malas, “La Gran Devolución”, para precisar mejor qué es lo que somos, qué nos identifica, qué nos define, cuál es nuestra meta, hacia dónde vamos, cuáles son nuestros principios, normas y valores.

Un ensayo novedoso, que dice a nuestros seguidores actuales, al igual que a los venideros afectos a esta corriente, cual es la salida definitiva a la crisis, a partir de un examen riguroso de las causas que la han generado, “con la verdad por delante”. Es un folleto, un manual sencillo, para conocer un esquema político. Es asimismo una introducción a los documentos del “Foro Liberal de América Latina”.

Se acompaña un Anexo, el Manifiesto y Acuerdo de Guayana, aprobado para Venezuela, pero que pensamos puede ser útil para los demás países.

Si algo debemos agradecer a la epidemia de socialismo de América latina, es que nos ha permitido a un grupo grande de gentes que nos oponemos a esta corriente, tomar la decisión de ponernos a trabajar en la búsqueda de SOLUCIONES.

Por eso que este movimiento liberal clásico de América latina está cobrando mucha fuerza, y rápidamente: porque es una respuesta cierta, a muchas dudas, que definitivamente nos llevará a un capitalismo liberal, con gobierno limitado, reglas justas y claras de libre mercado, y respeto a la propiedad privada.

Somos ya un factor, una nueva realidad en Latinoamérica, con el cual si Dios quiere pronto se habrá de contar, en Venezuela y en toda nuestra región, la cual enfrenta ahora y en la próxima década muchos cambios sustanciales de paradigmas, esquemas y modelos de gobiernos.

El grupo que nos acompaña lo ha entendido así. Ojalá esta pequeña obra contribuya a que Ud. también lo entienda, lo asimile, y nos ayude a ponerlo en práctica.

Gracia a Dios primeramente por toda su ayuda; a Uds., gracias por permitirnos a través de esta sencilla obra responder a 60 preguntas que aún no han sido aclaradas, esperando que nuestras respuestas sean de su total satisfacción.

Alejandro Terán Martínez Ciudad Guayana, Venezuela

— # Presentación

“CON LA VERDAD POR DELANTE”

— Hoy dicen que “cada quien tiene su verdad”, o lo que es lo mismo, que “la verdad no existe”. Pero eso es mentira. La verdad existe, y es una sola: la única verdad es la realidad, vista objetivamente.

Y la realidad es que …

— Todos los países de nuestra América latina tienen los mismos problemas de fondo: corrupción, burocracia y papeleo, criminalidad desbordada e inseguridad, alto desempleo, inflación, desinversión, pobreza, escaso poder adquisitivo y otras calamidades económicas, fallas y deficiencias en educación y atención médica, magras jubilaciones y pensiones estatales, etc. etc.

— Estos problemas suelen pasar desapercibidos a los turistas. Pero basta residir algún tiempo en cualquiera de nuestros países, para advertir exactamente los mismos problemas; aunque en algunos, su gravedad y consecuencias son mayores que en otros. Los presidentes van y vienen, algunos se reeligen de inmediato o en forma intermitente, pero los problemas no se resuelven: se agravan.

— Nuestros países padecen sistemas “estatistas” de Economía Política: es fuerte y generalizado el predominio del Estado en todas las áreas de la vida individual, familiar y social; y por eso hay exceso de impuestos, reglamentaciones y prohibiciones, burocracia y corrupción. Así las libertades quedan anuladas, o severamente limitadas; y el gasto fiscal es excesivo, y también la deuda fiscal.

— “Estatismo” es atribuir demasiadas funciones al Gobierno, que se hace obeso, y despilfarra mucho dinero. Pero es lento e ineficiente, por una simple razón: ninguna persona, entidad o institución puede ser “eficiente” en funciones para las cuales no está dotado por naturaleza. Y los Gobiernos, por su naturaleza son para funciones represivas y judiciales; no productivas, ni educativas, ni culturales, médicas, o de asistencia al desvalido. Para cumplir esas funciones son las familias y entidades privadas, hoy impedidas de hacerlo, porque el estatismo las ha empobrecido y debilitado.

— Los sistemas estatistas confieren privilegios exclusivos y excluyentes a ciertas minorías, oligarquías económicas en los “mercantilistas”, y oligarquías políticas en los “socialistas”. Por lo general se combinan: en ciertos casos el mercantilismo es más marcado; en otros el socialismo; y en otros asoma incluso el comunismo extremo y tiránico. Pero la esencia del estatismo es la misma; las diferencias son de categorías, palabras, matices, grados, medidas y cifras.

— El estatismo también impregna la cultura predominante: reinan premisas, conceptos, ideas e imágenes hostiles al capitalismo, al individualismo, a la libre empresa y al “consumismo”, que son típicas de una sociedad colectivista, o sea: esclavizada.

— Los países tienen los mismos problemas y males típicos, creados por las mismas causas; por tanto, los remedios también son los mismos.

— Lo que funciona es el capitalismo de libre mercado y competencia abierta. Sin embargo, sus enemigos, siempre y en todas partes dicen “no, liberalismo no funciona en este país, porque aquí somos distintos y muy especiales.” Pero ni ellos se creen esa mentira, porque siempre aplican a las naciones las mismas e iguales recetas estatistas, fracasadas en todo el mundo.

— CAPITALISMO PARA TODOS es la propuesta de la Derecha liberal, inspirada en el Liberalismo Clásico, que se logra con Cinco Reformas, para hacernos “La Gran Devolución”. ¡Aquí te mostramos!

Este folleto es para que no te sigan engañando.

— # 1. LA VERDAD

1.- ¿QUÉ es la verdad?

La verdad es simplemente la realidad: lo que es real, las cosas como son, los hechos como suceden, vistos objetivamente, sin distorsiones, parcialidades ni subjetividades. La única verdad es la realidad.

Te dirán que “la verdad no existe; todo es relativo, o existen muchas verdades”. Ese relativismo es una gran mentira, la madre de todas las mentiras. Es una gran cortina de humo, que les sirve a todos los mentirosos para confundir y engañar. Decir la verdad implica chocar con muchas mentiras; pero hay que desmontar los engaños. Aunque no es fácil, porque están demasiado arraigados.

2.- ¿Quiénes nos han mentido?

Desde hace años y años, los Gobiernos, unos más, otros menos, han estado diciendo una serie de mentiras, completas, o verdades sólo a medias, en todos los países.

Y la gente les ha creído.

Los jefes opositores tampoco han dicho la verdad; han contado otras mentiras diferentes, o incluso las mismas, con otras palabras.

Los políticos y los partidos estatistas no han dicho la verdad; pero tampoco los educadores, los diarios y medios de prensa como radio y televisión, los “analistas”, articulistas y comentaristas, las celebridades (los “famosos y famosas” del fútbol y la pantalla), etc.

Y la gente cree lo que dicen, y repite lo que oye.

Así las mentiras se difunden masivamente.

3.- ¿En QUÉ nos han mentido?

En toda clase de temas de Gobierno, leyes, justicia, dinero, negocios, economía, riqueza y pobreza, educación, salud, y otros relacionados, de importancia clave para nuestro bienestar o malestar, y el de nuestras familias y seres queridos.

Nos han dicho que el capitalismo es malo; en consecuencia, el socialismo es bueno. Pues resulta que no es verdad: es exactamente al revés.

Lo que sucede es que las oligarquías económicas y políticas, acostumbran a disfrutar ellas solas de todos las comodidades y lujos del capitalismo, sin permitir alcanzarlos a los demás.

Y sin cumplir con las dos obligaciones fundamentales del capitalismo: producir con calidad y eficiencia, y en régimen de competencia abierta.

Eso no está bien, no es justo.

Nuestra propuesta es: “capitalismo para todos”, y capitalismo del bueno, el liberal.

Para ganar más y vivir mejor, todos.

4.- ¿Por QUÉ no dicen la verdad?

Algunos por ignorancia; y otros por conveniencia propia, para sus intereses especiales.

Y quien no conoce la verdad, y no investiga, porque no tiene tiempo, interés o ganas, simplemente no sabe; pero algunos creen saber, o quieren aparentar.

Demasiada gente tiene exceso de auto-confianza (una auto- estima muy elevada); para “no ser menos”, no quiere callar cuando los demás opinan.

Y así repite todo, en su familia, en la oficina o lugar de trabajo, o de estudio, o en la calle, y en las redes sociales.

5.- ¿Y QUÉ podemos hacer?

Primero informarnos e instruirnos, antes de opinar, obviamente, para saber la verdad.

Sólo la verdad nos abre puertas, posibilidades, nos hace libres.

Las mentiras nos esclavizan.

6.- ¿Por dónde empezar?

Por saber que las mentiras están muy enraizadas, y al principio la verdad genera rechazo. Pero no por eso desistir, sino seguir, “con la verdad por delante”: siga leyendo por favor, hay mucho que aprender. Para eso hay que “desaprender”.

En cuestiones de política, economía, leyes, y mal funcionamiento del país, prácticamente hay que “des-programar” la mente, y “re-programarla” de nuevo.

Ejemplo: dicen “el capitalismo en exceso es malo; todos los extremos son malos”.

Pues no, no todos los extremos son malos.

No es igual estar en extremo enfermo que en extremo saludable; supremamente cuerdo que rematadamente loco.

No es igual ser muy inteligente que muy tonto; ser muy pobre o muy rico.

La respuesta muy acertada no es igual a una respuesta muy errada.

— # 2. EL CAPITALISMO

7.- El capitalismo trae desIGUaldad y pobreza, ¿no es así?

A ver, toda economía es “capitalista”, porque funciona con capital. “Capital” es todo bien económico capaz de producir otros bienes económicos.

Si el capital de un país se reduce, nos empobrecemos, y si se suprime, perecemos.

La riqueza se produce, y aumenta cuando aumenta el capital, y se reproduce, y así nos podemos enriquecer; todos, o sólo algunos, depende qué clase de capitalismo hay.

8.- ¿Y cUÁntas clases de capitalismo hay?

Tres: liberal, mercantilista, y capitalismo de Estado.

En el capitalismo liberal, que no tenemos, las leyes son pocas, claras y justas.

“Igualdad ante la ley” es con leyes generales, únicas para todos.

No hay una ley para el panadero, otra para el carnicero, y así, una para cada sector, interés o actividad.

El capitalismo liberal es “para todos”, democrático y sin privilegios.

Cada quien disfruta ampliamente de la propiedad privada sobre su capital, sea pequeño, mediano o grande.

Las libertades económicas dan oportunidades de “capitalizarnos” cada quien, aumentando el capital en el país, la riqueza, y los salarios e ingresos “reales”: poder adquisitivo, no meros billetes sin poder de compra.

El que tenemos ahora es capitalismo “sólo para algunos”, con propiedad privada muy restringida, a unos pocos. En dos variedades, a menudo combinadas.

En el “mercantilismo”, o sea “capitalismo de compadres”, o “amigotes” (crony capitalism, en inglés), no hay igualdad ante la ley: “leyes especiales” favorecen oligarquías económicas.

Y el “socialismo” es un fraude, que pintan bonito en el papel, en apariencia, pero en la práctica siempre termina en el “capitalismo de Estado”, el peor de los tres: el capital pertenece al Estado, y la propiedad privada se limita en su ejercicio, o desaparece.

Tampoco hay igualdad ante la ley: leyes especiales privilegian oligarquías políticas.

9.- ¿Y En América latina?

Mercantilismo desde siempre; y en el siglo XX capitalismo de Estado, por lo general combinado con mercantilismo. El “sistema mixto”, híbrido social-mercantilista, que dicen “tercera vía”, es el producto de un contubernio que llaman “Pacto Social”, entre mafias económicas y políticas.

10.- El capitalismo bueno es con “Igualdad de oportunidades”, ¿es así?

No. Esa igualdad no la hay en ninguna parte; es otro engaño. Porque todos tenemos en la vida oportunidades muy desiguales.

Nacemos como “individuos”, en lugares y hogares diferentes, en condiciones sociales, familiares y educativas distintas, con personalidades, habilidades y talentos individuales.

Tenemos ventajas y desventajas, físicas, culturales, psíquicas, etc.

La vida no nos pone ni nos trata a todos parejo; nunca son iguales las oportunidades.

Ni se pueden igualar a la fuerza.

La “igualdad de resultados”, o sea “todos teniendo lo mismo y ganando lo mismo”, o la “propiedad en común” (“comunitaria”) son otras quimeras fantasiosas, utopías comunistas, muchísimo peores.

Con igualdad ante la ley, lo que hay son “más y mejores oportunidades” para todos, de lograr prosperidad y bienestar, ganar más y vivir mejor, nosotros y nuestros hijos.

Y podemos tenerlo, sí. Podemos salir de todo este desbarajuste generalizado.

Poner fin a estos padecimientos.

Vivir otra clase de vida.

Con capitalismo para todos.

Preferimos no emplear expresiones como “capitalismo popular”, “social” o “solidario”. Son confusas, manoseadas, y un tanto bastardas; abren la puerta al socialismo.

— # 3. CORRUPCIÓN Y MONOPOLIOS

11.- ¿El capitalismo genera coRRUPCión?

Sí el mercantilismo, y el capitalismo de Estado. La corrupción es consecuencia natural, necesaria e inevitable del estatismo, que exige a las empresas y actividades privadas toda clase de “licencias” y de permisos, para funcionar, y hacer sus negocios y operaciones; autorizaciones que son siempre temporales, y tienen expiración a plazo, y exigen ser renovadas.

Esa es la peor y más grande fuente de corrupción: las empresas pagan coimas y favores de todo tipo a los políticos, partidos y funcionarios, encargados por ley de conceder y renovar papeles, o negarse a darlos.

Por esta vía, ciertas categorías de firmas y negocios, p. ej. aerolíneas, bancos, las empresas de cable, etc., se han convertido prácticamente en “paraestatales”: dependen de los Gobiernos, no de los clientes, a quienes por eso mismo brindan pésimos servicios.

12.- ¿Las grandes empresas capitalistas son monopolios?

No siempre. “Monopolio” no es una empresa grande, como se cree por error, que sirve a una gran porción de su mercado.

Una empresa puede tener una alta cuota de participación en su mercado consumidor, porque le sirve con eficiencia, no necesariamente por ser monopolista.

Y la empresa eficiente puede crecer, en número de clientes, empleados y trabajadores, proveedores, etc.

Los Gobiernos dicen querer fomentar “el emprendimiento” y “la pequeña empresa”, pero tras esas consignas, lo que hay es odio a la gran empresa; que es muy beneficiosa para el interés general, pues suele aprovechar las “economías de gran escala”, y produce a bajos costos.

Y vende a buenos precios a clientes y consumidores, paga buenos salarios a gerentes, empleados y obreros, buenos precios a proveedores, y buenos dividendos a sus accionistas. Con la gran empresa ganamos todos.

Los países se hacen grandes cuando sus economías son grandes, y eso pasa cuando sus empresas pueden crecer, y hacerse grandes.

Ningún país jamás salió de la pobreza o se hizo grande en base exclusivamente a “PYMES” y “microempresas”, o empresas familiares cerradas.

Es la verdad; pese a la propaganda estatista.

“Monopolio” es otra cosa.

13.- ¿QUÉ es monopolio?

Es toda ventaja injusta o privilegio indebido que los Gobiernos conceden a ciertas y determinadas empresas, en detrimento de sus competidoras.

Así protegidas de la competencia, pueden brindar mal servicio, sin desafíos.

Y un monopolio puede ser pequeño.

Las empresas “amigotas” de los Gobiernos se preocupan y ocupan de tener satisfecho al Estado; no a sus clientes, ni a su personal o sus proveedores.

Así obtienen y mantienen sus licencias exclusivas. Y subsidios, créditos “blandos” y otras facilidades por ej. para importaciones, o conseguir suministros del Estado con ventajas, o descuentos en los impuestos, etc., que los burócratas les pueden negar a las empresas competidoras, para hundirlas.

Y a las empresas favorecidas, no les importa mucho si el estatismo es de derecha (mercantilista) o de izquierda (socialista).

Así se hace muy difícil o imposible a una compañía emergente, entrar a competir en un mercado, cuando se halla dominado por una o pocas empresas que disfrutan del beneplácito y favores de la Oficina estatal del sector, gozando sus monopolios.

14.- Los mercados libres tienden a generar monopolios, ¿o no?

No. Las posiciones monopolísticas resultan del estatismo, que cierra los mercados a la competencia. Al contrario: hacer apertura a los mercados, mediante privatizaciones y desregulaciones, es desbaratar los monopolios u oligopolios existentes.

— # 4. “EXPLOTACIÓN” DE LOS POBRES POR LOS RICOS

15.- En el capitalismo hay “explotación”, ¿verdad?

No en sentido marxista de la “plusvalía”; eso no existe.

Lo que hay en el capitalismo “para algunos”, que es no liberal o antiliberal, con privilegios para las oligarquías, que eximen a sus empresas del deber de soportar la competencia.

No hay suficiente competencia; los monopolistas no temen ser superados o desplazados por competidores alternativos.

Por eso hay “abusos”.

Abusan no sólo de sus trabajadores, sino de sus consumidores, y de sus proveedores.

Y estos abusos dan alimento a la propaganda anti-capitalista y anti-liberal.

En el capitalismo liberal, las empresas emergentes pueden desarrollarse y crecer, si son eficientes.

Pero también pueden reducirse y hasta desaparecer, si son ineficientes; y a esto tienen pavor los empresarios ineptos e “incompetentes”, incapaces de aguantar competencia, actual o potencial.

16.- La palabra “capitalismo” tiene connotaciones negativas ¿Por QUÉ no bUScar otra?

Porque no hay.

Y porque nuestro compromiso es decir la verdad, sin distorsiones, engaños, hipocresías ni falsificaciones, ya que lo mejor para todos es saber la verdad, sin tapujos.

Además, cargas negativas tienen las palabras “satanizadas” y envenenadas por las izquierdas. Si evitamos decir “capitalismo”, al presentar las reformas, los anti-capitalistas nos dicen “¡Pero eso es capitalismo!”, lo cual es cierto. Nos quedamos sin respuesta, y el veneno nos mata políticamente.

Muy distinto es en China: el Partido es único, puede decir lo que quiera, nadie hay que le redarguya.

Por eso aclaramos y explicamos.

Así le quitamos el veneno a las palabras, rehabilitando la voz “capitalismo”: porque es justicia, y porque ayuda en la defensa y promoción de nuestra causa.

17.- ¿También rehabilitan las palabras “privatizar” y “desREGULar”?

Exactamente. “Estatizar” es convertir algo privado en estatal, por tanto, costoso e ineficiente; “privatizar” es lo contrario.

“Regular” es llenar un mercado con ordenanzas y reglamentos, que favorecen a determinadas empresas a costa de otras, y del derecho a competir abiertamente; “desregular” es lo contrario.

— # 5. LA DERECHA LIBERAL

18.- ¿Y rehabilitan la palabra “derecha”?

Desde luego. A la verdad hay que destaparla.

En política hay derecha e izquierda, las categorías básicas, fundamentales, los polos opuestos: son como norte y sur, calor y frío, positivo y negativo, agua y seco, día y noche.

La izquierda ataca al capitalismo; la derecha, al contrario: lo promueve y lo defiende.

Siempre ha sido así. Miente quien niegue o minimice la dicotomía derecha-izquierda.

Derecha es “realismo”: hay realidades humanas muy esenciales, económicas, sociales y políticas, biológicas, familiares, morales, jurídicas, etc., cuyo reconocimiento es base y punto de partida del verdadero progreso y bienestar de los países, las empresas, las familias y las personas.

La “Izquierda” niega realidades.

Sus premisas son utopistas, y sus metas declaradas son irrealistas.

En el palabreo suena bien, pero siempre golpean con las realidades que pretenden negar, y terminan muy mal, terrible.

“Comunismo” es izquierda roja; y “nazismo” no es derecha. Nazismo, fascismo y corrientes afines en los siglos XX y XXI, no son de la “extrema derecha” como dicen.

Nada tienen de libre mercado ni de derecha.

Vea el Programa del Partido Nacional-Socialista Obrero Alemán, adoptado en Münich, en el año 1920, cuyos 25 puntos, típicos de la literatura marxista, aplicó Hitler después, y con mano de hierro, en Alemania.

E igual el fascismo italiano de Benito Mussolini.

Las izquierdas, de todos los colores, nunca se han llevado bien entre ellas: los nazis y los fascistas, con sus camisas pardas y camisas negras, fueron los socialistas “nacionalistas”, fieros enemigos de los comunistas rusos, con sus camisas rojas, que fueron los socialistas “inter-nacionalistas”.

Por eso las expresiones “centro derecha” y “extrema derecha” no aclaran, confunden.

Hay la derecha liberal y anti-estatista; es la buena.

Y hay derechas estatistas y anti-liberales; es la derecha mala, y viene en distintas variedades.

19.- ¿Hay “izquierda buena”?

No; aunque hay varias clases. Hay una izquierda económica, la del marxismo clásico, cuyos objetivos y políticas se concentran en la economía.

Es la del “Manifiesto Comunista”, escrito en el siglo XIX, pero cuyo discurso y políticas (Sección 13) se impusieron en el siglo XX. Es la causa de la pobreza, de la ruina de las empresas y de los países; y de las familias por vía oblicua, indirecta: empobrecimiento.

Todas las izquierdas atacan las instituciones del matrimonio y la familia “burguesas”, porque éstas se hallan ligadas al capitalismo, y a la propiedad privada.

Hay otra izquierda más perversa, muy fuerte en este siglo XXI, la del marxismo cultural, que impulsa el aborto, y el mal llamado “matrimonio gay”; y estos son golpes directos y frontales al matrimonio y la familia.

También hay diferencias en los medios para imponer estos objetivos.

Hay izquierdas blandas, “fabianos”, y “mencheviques”, socialdemócratas, más o menos democráticos, que no usan la violencia sino la mentira. E izquierdas duras, violentas, comunistas o “bolcheviques”, y nazi-fascistas.

Emplean garrote, pistola y bombas, además de engaños, confusiones y mentiras.

Cuando los blandos fracasan, y no hay partidos de derecha como alternativas, el turno pasa a los más “duros”.

En Rusia, el comunismo soviético de Lenin vino después de la social-democracia de Kerenski. Y en Alemania, el nazismo llegó tras la República socialista de Weimar.

20.- ¿Y el “liberalismo”?

Derechas hay también de varias clases.

La derecha liberal no es estatista: quiere la separación del Estado respecto de la economía, la religión, la educación, la medicina y toda actividad privada.

Pero los liberales clásicos no estamos en contra del “Estado”, como los anarquistas, sino del “estatismo”, o sea el contubernio injusto e inmoral entre el Estado y las esferas, actividades o entidades privadas.

Hay otras derechas, malas, estatistas.

Por ej. el mercantilismo, la derecha económica, que usa al Estado para conseguir y mantener sus prebendas.

Y las derechas religiosas, que usan al Estado para privilegios particulares de sus Iglesias y denominaciones.

También deportistas y artistas que quieren vivir del Estado. Son furiosamente anti-liberales.

Defienden “sus” leyes especiales, para “sus” intereses especiales, de grupos o categorías e instituciones que logran un derecho “torcido”, en su provecho exclusivo: leyes malas, contrarias al interés general, con subsidios, monopolios, e injustos beneficios.

— # 6. EL “NEO” LIBERALISMO

21.- ¿Y el “Neo” liberalismo?

“Neo” liberales son las políticas inspiradas en el “Consenso de Washington”, un Decálogo de recomendaciones formulado en 1989 por el economista John Williamson, “consensuado” por los burócratas de tres organismos con sede en Washington: Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, y Departamento del Tesoro de EE.UU. La expresión no es muy apropiada, porque esos “10 Mandamientos” (en Sección 13), poco tienen de liberalismo clásico, y más bien buscan “estabilizar” el estatismo, y hacerlo más “prolijo”.

Sin embargo, son una mejora si se comparan con el recetario “cepalista” de las izquierdas (por la

“CEPAL”, Comisión Económica para América latina, de las Naciones Unidas), que en los años ‘70 y ’80 hundieron las economías latinoamericanas.

Pero, con el paso del tiempo, los sucesivos gobiernos, presa de los “intereses especiales”, fueron desvirtuando el escaso contenido liberal de esas políticas, que aplicaron con criterio y estilos muy mercantilistas, y hasta socialistas, en casi todos los países.

22.- “Neo” liberalismo es el Consenso de Washington interpretado “a la criolla”, ¿sí?

Y aplicado “a la criolla”.

Desde los ‘80 y ‘90 se privatizaron muchos monopolios estatales, pero sin dejar de ser monopolios: pasaron a ser monopolios privados, que para colmo se vendieron a los puros “amigotes”.

Ciertas regulaciones se suprimieron, pero otras se cambiaron sólo en el nombre, y/o en la redacción nada más; y para colmo, se hicieron toneladas de regulaciones nuevas.

Y, sobre todo: no se redujo el gasto fiscal.

Por tanto, no se rompió la cadena de la deuda, ni se rebajó la carga tributaria. Ni se puso a la inflación el remedio verdadero.

Hay que distinguir entre las causas de los problemas, sus consecuencias, y sus meros síntomas.

La raíz de todo el drama es dar al Estado demasiadas funciones que no le competen, no van con su naturaleza.

Para supuestamente cumplir tantas funciones, e impropias, al “Gran Estado” se le otorgan demasiados poderes, lo cual recorta nuestras libertades.

Y demasiados recursos, o sea más dinero, lo cual implica menos dinero para nosotros, los de a pie.

Nunca son bastantes los medios financieros: los impuestos jamás les alcanzan a los capos, y buscan siempre más y más dinero.

Una vía es el endeudamiento.

Otra vía es imprimir más billetes los Bancos Centrales, abusando de su monopolio de emisión, sin ese límite que en el siglo XIX fue el Patrón Oro.

Así causan inflación de precios.

23.- ¿Es inflación? ¿o es pura “especulación”?

Milton Friedman (1912-2006), dijo con razón: “La inflación es siempre y en todo lugar, fenómeno eminentemente monetario”. Pero discrepan los socialistas, “estructuralistas” de la CEPAL: dicen que la inflación obedece a motivos “meramente especulativos”, echando así la culpa a los comerciantes “codiciosos”.

Este “Neo” liberalismo no atacó el problema de fondo: las funciones del Estado, que no redujo, y tampoco el gasto fiscal consiguiente.

Por eso en casi todos los países la deuda no se achicó, sino que se reprogramó; es decir, se “refinanció”.

Y tampoco disminuyeron las cargas impositivas; al contrario, aumentaron, para cubrir el déficit y el gasto excesivo, que antes se financiaba con inflación.

Y para la inflación, los remedios no buscaron un regreso a las sanas prácticas de respaldo metálico a la moneda, y/o emisión de dinero por los bancos privados en competencia, acabando con el monopolio banco- centralista.

No pasaron de la dolarización, o de un manejo menos irresponsable del monopolio.

Tampoco fue alterado el “encaje legal” de los bancos, obligación de mantener reservas sólo por una “fracción” de los depósitos y ahorros.

Es la “reserva fraccionaria”, con parte de responsabilidad en la inflación, según economistas liberales: la inflación de todo medio de pago es un estímulo al crédito en exceso, y en particular al consumo a crédito, y un desincentivo al ahorro, base del capitalismo.

Una mala consecuencia: las familias tienden a endeudarse, sobre todo para “el sueño de la casa propia”, que es realmente “la pesadilla de la hipoteca propia”.

Los ricos pueden darse la gran ventaja de vivir en mansiones alquiladas, sin necesidad apremiante de inmovilizar una enorme fortuna en “casa propia”, capital que entonces pueden destinar a sus negocios y empresas productivas.

Pero los pobres y la clase media no pueden hacer esto, porque con sus leyes de “control de alquileres”, los legisladores estatistas han herido mortalmente a la industria de la construcción de inmuebles para alquilar.

Y de paso, mataron la posibilidad de que los abuelos puedan vivir de alquilar sus propiedades, cuando los hijos se van, y sus casas les quedan muy grandes.

24.- ¿Y la teoría del “derrame?

Este “Neo” liberalismo es atacado por las izquierdas, diciendo que se justifica en la teoría del “derrame”: que los Neo liberales pretenden dar tiempo a la riqueza para “derramarse” hacia abajo.

Pero esa teoría del derrame no existe, es una calumnia que pretende difamar a los defensores del capitalismo, como esperando que a los pobres les lleguen las migajas “derramadas”, de las opulentas mesas de los ricos, en la punta de la pirámide económico-social.

La realidad es otra: la riqueza es el conjunto de bienes y servicios que a diario producimos, consumimos y usamos. “Riqueza” no equivale a capital, ni a recursos naturales; estos dos son factores productivos, para crear riqueza, junto con otros: mano de obra, gerencia, tecnología, etc.

La riqueza se produce; y se reproduce, para sustituir la que consumimos todos los días, y la que gastamos con el uso.

Y en mercados libres, la riqueza se crea, y se distribuye, no de arriba para abajo; al revés: de abajo para arriba, incluso por adelantado.

Porque el empresario que inicia o amplía un negocio, primero compra materias primas y bienes intermedios, suministros, maquinaria y equipos, y contrata personal, etc.; en todo lo cual adelanta mucho dinero para iniciar la creación de la riqueza.

Así es como al comienzo se generan los ingresos y ganancias de los factores productivos: por abajo. Y después los ricos, arriba de la pirámide, reciben sus dividendos y bonos.

25. ¿El Estado no debe “re-distribuir” la Riqueza?

No. A la riqueza no hay que “repartirla”, hay que crearla, y en el proceso de ser creada, se distribuye sola. Sin necesidad de Estado obeso, “ogro filantrópico” que definió Octavio Paz, para derroche, no a favor de los más necesitados, sino de los amigotes de los gobiernos de turno.

En los países con mayor libertad económica, casi no hay Estado “redistribuidor”; y crecen, y se reduce pobreza y se distribuye riqueza, por la única vía justa: la mano invisible del mercado.

Ya Adam Smith (1723-1790) escribió: “cada individuo en particular se afana de continuo en buscar el más ventajoso empleo para el capital que puede disponer.

Su propósito es buscar su propio interés, y no el de la sociedad; no obstante, estos esfuerzos hacia su propia ventaja le inclinan a preferir, de manera natural, o más bien necesaria, el empleo que es más útil a la sociedad.”

— # 7. LOS PAÍSES CAPITALISTAS

26.- ¿Cuáles países han practicado el capitalismo liberal, en el pasado?

A lo largo de la historia, el progreso y el bienestar general siempre se deben a la “acumulación de capital”.

Una parte de la riqueza nunca se consume de inmediato: es “invertida”, por los agentes económicos, en los procesos productivos, su mantenimiento y mejora.

Por eso el capitalismo es un estímulo a los avances tecnológicos y científicos, que reducen costos, e incrementan la eficacia y rendimiento de los factores productivos, y por tanto de las remuneraciones de todos.

Cuando el capitalismo se abre, hay saltos grandes y notorios, como p. ej. la “Revolución Industrial”, a fines del siglo XVIII.

A lo largo del XIX, que fue el siglo del capitalismo por excelencia, EE.UU. y los países de Europa occidental fueron a la cabeza.

Por esa razón esos países aún siguen siendo “ricos”, a pesar de que desde 1917 el socialismo hizo y sigue haciendo estragos en todo el mundo.

27.- ¿Y en el siglo XX?

El capitalismo abierto “plenamente”, al 100 %, no se aplicó nunca, porque los empresarios establecidos siempre caen en las tentaciones del mercantilismo, y encuentran políticos estatistas que les fascina complacerles, a cambio de dinero o favores en especie.

No se crea suficiente riqueza, y hay abusos de todo tipo, que dan pretexto a las izquierdas para ganar más poder, influencia y votos.

Y no hay partidos de derecha liberal para explicar las realidades, con suficiente peso y tamaño como para ganar influencia, equilibrando la balanza política, la cual siempre es un forcejeo entre izquierdas y derechas, o sólo entre izquierdas.

La gente tiene que votar por lo que hay, y lo que hay son puros partidos de izquierda, y algunos de derecha mala.

Por “ley del péndulo”, cuando la gente se cansa de las izquierdas, vota por la derecha mala, si eso es todo lo que se ve y hay en la escena.

Sin embargo, tenemos por ej. los tres países vencidos en la II Guerra Mundial, que se recuperaron gracias a un capitalismo bastante liberal, y a los partidos demócrata cristianos en Alemania e Italia, y al partido Liberal-Demócrata en Japón. Después, en los años ’70 y ’80, los “Cuatro Tigres” del sudeste de Asia tuvieron crecimientos espectaculares: Hong Kong, Taiwan, Corea del Sur y Singapur, gracias a sus líderes y partidos de derecha liberal y conservadora.

28.- ¿Thatcher y Reagan?

Por supuesto. En los ’80, Inglaterra y EE.UU., con Thatcher y Reagan, a la cabeza de los partidos conservador y republicano respectivamente, se recuperaron de la postración de los años anteriores, causada por el éxito de las ideas socialistas en los partidos laborista y demócrata.

El ejemplo de ciertas reformas cruciales, privatizaciones y desregulaciones, fue seguido en los cuatro países escandinavos, Suecia, Noruega, Finlandia y Dinamarca, en los ’90, con sistemas no bipartidistas: los “Gobiernos de coalición” dieron el piso político indispensable a la recuperación de la economía.

Son 13 ejemplos, en países diversos, muestran que los regímenes políticos autoritarios no son requisito indispensable para reformas de libre mercado, como falsamente dicen las izquierdas.

29.- ¿Y ahora cuáles países son capitalistas?

El capitalismo se mudó una vez del Mediterráneo al Atlántico, y ahora se mudó al Pacífico. En China, los viejos comunistas opusieron resistencia, por eso con Deng Xiao Ping (1904-97), se comenzó por la introducción del capitalismo poco a poco, mediante un “gradualismo territorial”.

Por ciudades y zonas “especiales”, empezando en el sur del país. Reformas todas a la vez, en los sectores claves de la economía, la educación y la sociedad, pero por regiones geográficas.

Esta política se opone al “gradualismo sectorial”: unas reformas primero, en sectores escogidos, p. ej. agricultura, industria, servicios, educación o centros médicos; y otros sectores se dejan para futuro.

Ha funcionado raramente, porque los “Neo” liberales siempre prometen reformas “micro” económicas para después de las “macro” económicas; pero nunca llegan.

También prometen reformas “de segunda y tercera generación”, y más o menos en la buena dirección; pero nunca llegan.

No confundir las zonas libres con las “maquilas”, un engaño mercantilista, que nada tiene de liberal.

Hablan de “ciudades libres”, pero son unos galpones, que los capos mercantilistas alquilan a empresas multinacionales, para exportar lo que fabrican, y eso es todo.

Para los obreros es una salida individual a la extrema pobreza; pero no es lo que nosotros proyectamos y defendemos.

Y hay que decirlo también, aunque resulte incómodo: en China, Vietnam y Laos, el soporte político de las reformas lo ha dado el Partido Comunista, siendo que no hay otros; y por eso estas experiencias se llaman “capitalismo de partido único”.

Pero los 13 países citados en las respuestas a las dos preguntas anteriores, muestran que las reformas necesarias también se han hecho en forma democrática, tanto en sistemas presidencialistas como parlamentaristas, bipartidistas como multipartidistas.

— # 8. LIBERALES Y “LIBERTARIOS”

30. ¿Por QUÉ liberalismo “clásico”?

Para diferenciarlo del “Neo” liberalismo. Y del “liberalism” (en inglés) de los países angloparlantes, que prácticamente equivale a “socialismo”, lo mismo que un “liberalismo social”, que promueven sectores de izquierda que se disfrazan de liberales.

El liberalismo “clásico” se define por sus “tres pilares”: Gobiernos limitados, mercados libres, y respeto a la propiedad privada.

31.- ¿Y el “libertarianismo”?

Esa expresión surgió en los países angloparlantes, cuando las izquierdas se robaron la palabra “liberalism”, y se la adjudicaron a sí mismos, para disfrazar su adhesión al socialismo.

Los libertarios dicen promover “las ideas de la libertad”.

Es una expresión vaga e imprecisa; que la gente además no entiende, porque cree que “libertad” tiene, pero no disfruta, porque “el capitalismo” se lo impide.

Y genera muchas confusiones; por “libertad” se entiende a veces el derecho de hacer cada quien su voluntad arbitraria, su capricho, sin consideración alguna por el realismo, la justicia o ética de su conducta. Por eso la filósofa Ayn Rand (1905-1982) declaró:

“Yo no soy libertaria”.

Los libertarios son amigos de las libertades económicas, pero no siempre de los valores, reglas y principios morales conservadores o “victorianos”, centrados en el matrimonio y la familia, que según piensan los liberales clásicos (“conservatives”, en inglés), brindan marco propio a los mercados libres.

Y que son socavados y finalmente destruidos por el estatismo en la economía, y el irrespeto por las libertades personales y la propiedad privada.

Valores y principios que no se basan en la idea roussoniana del hombre “bueno por naturaleza”, como piensa el humanismo anticristiano, sino en la contraria visión cristiana.

Las implicaciones son de peso: si los humanos somos “buenos”, ¿a qué ponerles límites en los cargos públicos? Sería mejor darles más funciones, y más poderes y recursos, para que puedan hacernos más bien a todos.

Así es como piensa el socialismo.

Así no hay forma de impedir a los Gobiernos salirse de sus límites: no hay justificación racional posible para mantenerlos al otro lado de la raya.

Los liberales clásicos nos centramos en el concepto y la práctica del “autogobierno” responsable de cada quien.

Y del Gobierno limitado, sólo para tratar con los criminales, que demuestran ser incapaces de auto-gobernarse.

Creemos que la libertad, y las libertades, son producto del Gobierno limitado.

Y también lo son otros valores ligados a la libertad, tales como el orden, la justicia, paz, el bienestar general, y la buena relación social.

No usamos la expresión “bien común” porque sigue secuestrada por la izquierda; como también “justicia social”, que además carece de sentido.

Pero somos realistas: reconocemos que existe un “interés general” en todos estos valores, y en su vigencia social y cultural, que es un “interés público”.

Y que existe un “espacio público”, aunque ahora demasiado inflamado y dilatado. Y que la seguridad, justicia e infraestructura son “bienes públicos” propios, aunque no la vivienda, la comida, la educación o los cuidados médicos.

Como los libertarios, somos individualistas y anti-colectivistas; pero realistas: entendemos que el individuo se desarrolla, se realiza, y se protege del estatismo y el totalitarismo, en las entidades asociativas, algunas naturales como la familia, y otras de pertenencia voluntaria, como las empresas y centros educativos, médicos, religiosos, culturales, políticos e ideológicos, recreativos, filantrópicos y humanitarios, etc.

32.- ¿Por qué las ideas liberales son rechazadas?

Han sido satanizadas y desfiguradas por la propaganda de izquierda que generan las Universidades, y la prensa retrasmite en versiones para el consumo masivo.

Así se ha confundido y desorientado a la clase media.

Y la clase popular no oye nuestra prédica, porque los “tanques de pensamiento liberal” no llegan a los barrios, a los sectores más indefensos, y por ello más necesitados del pensamiento pro- capitalismo.

Y más capaces de entenderlo, por tener menos contaminación marxista.

Hasta ahora no hubo partidos políticos liberales que se las hagan llegar, junto con propuestas y vías prácticas para hacerlas realidad.

Las ideas liberales son políticas, y los vehículos naturales de propagación de ideas políticas no son los centros académicos sofisticados, sinos los partidos, que las “mercadean” a nivel masivo, una vez que “empaquetan” en programas y medidas, sus Planes de Gobierno, que ponen a la vista del gran público.

Hasta ahora las izquierdas son las únicas que lo han hecho y hacen, y muy bien, lamentablemente.

Para colmo, han esparcido en la cultura el morbo anti-político, y de odio irracional a los partidos.

Y hasta de aversión a la democracia, o al menos a la democracia representativa clásica, sea parlamentaria o presidencialista, propia de la “República”, que los socialistas siempre tildaron de “burguesa”.

Esta vena anti-política, aunada al relativismo, obra como cortina de humo, encegueciendo a la gente, mientras todas las izquierdas, de distintas tonalidades y estilos, siguen haciendo su política perversa, ofreciendo falsas “soluciones” para problemas que ellas mismas han creado.

Con sus partidos, ocultos tras la fachada de los “movimientos populares”.

Y sus políticos, disfrazados de “activistas sociales”, que dicen no ser políticos, pero siempre van de candidatos a los comicios.

Más que rechazadas, las ideas liberales son, antes que nada, desconocidas para la inmensa mayoría de la gente.

En este enrarecido clima anti-político, casi no hay espacio para las ideas, liberales o no.

“La política es sucia”, es uno de los mantras que se oyen siempre, sobre todo en la clase media.

Lo repiten los “libertarios”, y los cristianos despistados.

La verdad es que la política no es sucia, la sucia es la “politiquería”, forma muy degradada y primitiva de política, a la cual nos ha llevado la hegemonía colectivista.

Es sucia; es brutal, y a menudo cruel, soez y bárbara.

“Bandas de salvajes que se devoran entre ellas por el botín”; así la definió la citada filósofa ruso-americana Ayn Rand.

Ahora todo lo domina la “histeria anticorrupción”, y los medios de prensa se hacen eco del circo y el escándalo.

En países como Argentina, en estos tiempos la clase media histérica se monta su «caza de brujas» en Tribunales contra los peronistas («¡Son unos ladrones! ¡son unos ladrones!»), mismos que en próximas elecciones pueden ganar posiciones, e incluso la Presidencia.

La politiquería rehúye a la discusión ideológica: quiere hacer de la política un proceso judicial, por corrupción, o por “fraude” etc.

En Venezuela, hay salida a mediano plazo; pero no va a ser posible si desde ya nos cerramos la puerta, repitiendo histéricos que «¡El chavismo no es un asunto político, es una banda de criminales!»

Así no habrá salida, porque si se trata de crimen, entonces no puede haber nada parecido a un proceso de transición, cuya naturaleza es eminentemente política, no penal, ni judicial.

Y la transición desde el comunismo, para ser exitosa, incluye una medida de negociación.

Los liberales criminalizamos las ideas del socialismo y el comunismo, no las personas.

Nuestra demanda es “Capitalismo para todos”, no procesos judiciales contra Fulano o Mengano.

Así los liberales en Europa Oriental pudieron sacar del comunismo a sus países en los años ’80. En procesos de “transición”, que, salvo excepciones, incluyeron negociaciones con los jefes comunistas. Y usando la cabeza, no el hígado, para pensar.

Para lo cual, es necesaria la instrucción.

Los economistas liberales nos hacen notar que la clase media no sabe nada de economía; por eso vota por candidatos, partidos y programas de izquierdas.

Muy cierto.

Pero tampoco sabe nada de política. La desesperación que lleva a la histeria, no abre salidas políticas para un retorno desde el socialismo. Y el camino de retorno, es el mismo “Camino de Servidumbre” que señaló Hayek en los ’40, sólo que recorrido en dirección opuesta: de la “República Popular”, a la República verdadera, la democracia republicana, la República liberal.

33.- ¿“República” equivale a “Estado de Derecho”?

No exactamente.

República es la “forma mixta de Gobierno”, combinando un rasgo monárquico, el Presidente como Jefe del Estado; otros aristocráticos, jueces de la Corte Suprema y altos mandos militares, no electos democráticamente; y otros democráticos, Cámara Baja.

“Estado de Derecho” traducen la expresión “Rule Of Law” en inglés, “Imperio de la Ley”: que todos estamos bajo la ley, y nadie por encima.

Pero ¿cuál ley? “Common Law”, la Ley “común”, justa e igual para todos. En la tradición medieval hispana, eran los Fueros Comunes, aquel “Fuero Juzgo” o Fueros Viejos, como los de Castilla, León, y otros “reinos cristianos”.

Pero Estado “de Derecho” en español actual es otra cosa: que todo sea según las leyes, no importa si esas leyes son o no son justas e iguales para todos.

Por eso la expresión “reglas claras” es apropiada sólo a medias: las leyes pueden ser muy claras, y estables, como muchas lo eran en Alemania nazi, o en Rusia soviética.

Pero eran injustas.

34.- ¿Y democracia?

Significa elección por mayoría.

La democracia es “liberal” o republicana, si hay ciertas reglas y principios fundamentales que no pueden someterse a la voluntad de la mayoría; y es “anti-liberal” o no republicana, si la mayoría goza de soberanía absoluta.

Con todo, los liberales clásicos no endiosamos la democracia, ni la satanizamos. Según Sir Winston Churchill (1874-1965), no es una “buena” forma de Gobierno, excepto las otras, que son peores.

Para el filósofo Karl Popper (1902-1994), es una forma no violenta de quitar y sustituir un mal gobierno, mejor porque evita el “derramamiento de sangre”.

— # 9. LOS CRISTIANOS Y EL CAPITALISMO

35.- ¿El capitalismo no contradice la ética cristiana?

Eso es lo que repiten los “teólogos de la Liberación”, que son marxistas.

Y adhieren, lamentablemente, muchos sacerdotes católicos, y Pastores no católicos.

Pero es falso.

El capitalismo es simple y llanamente la economía libre, la cual resulta de aplicar el modelo de Gobierno “fuerte pero limitado” a sus funciones propias, sólo tres: seguridad, justicia, y obras públicas de infraestructura física, únicos “bienes públicos” que existen.

Conviene llamarles “propias” a estas tres funciones, en lugar de “básicas” o “esenciales”, palabras menos precisas, que dan lugar a la “usurpación”, por el Estado, de otras funciones adicionales, no suyas “propias”.

Todas las demás funciones y actividades, en economía, educación, atención médica, jubilaciones etc., así como cultura, ciencia, deporte, medios de prensa, y desde luego religión, incluso partidos políticos, son privadas por su naturaleza.

Y los Gobiernos no deben intervenir ni interferir, excepto cuando se comete un crimen; pero entonces deben hacerlo con la rama judicial, y en virtud de una ley anterior, dictada por el Congreso, que tipifica cierta conducta como delito.

36.- ¿Jesús no dice “Mi Reino no es de este mundo”?

Así responde a Poncio Pilato (Juan 18:36), a una pregunta acerca de su Reinado. Significa que el Reino de Dios, que es el Gobierno de Dios, no procede de este mundo sino de lo Alto, del Trono del Padre, el Creador; o sea: su origen no es de este mundo.

Pero es “para” este mundo.

A través de Moisés, Dios entregó al pueblo israelita unas leyes que servirían de ejemplo a todas las naciones, y que contienen un sistema de Gobierno limitado.

37.- ¿Y Jesús no dice “al César lo que es del César”?

Así responde a una pregunta maliciosa de los herodianos, que eran cesaristas (Mateo 22:21); y por tanto partidarios de darle al César todo lo que reclamara como suyo, cualquier cosa que sea.

Lo que significa la frase es exactamente que al César se le debe lo suyo, lo que le corresponde y nada más. En otras palabras: no más atribuciones al Estado de aquellas que en justicia le caben.

Es una aplicación del principio general: “Justicia es dar a cada uno lo suyo”, lo que le corresponde, y nada más, según la clásica definición del filósofo Aristóteles (384-322 AC), retomada por el jurista Ulpiano (170-228), de Roma, y por el Emperador Justiniano I (483-565), de Constantinopla.

38.- ¿Cristo coincide con Aristóteles?

Sí, ¿cuál es el problema? Jesús habla de justicia, como de paz, de amor, o de leyes y matrimonio, dando a las palabras el significado que tienen, ni más ni menos, salvo señal en contrario.

El problema es que los cristianos no instruidos ponen a Jesús a pelear con Aristóteles, con la Filosofía, el Derecho y la política, y hasta con el sentido común o el lenguaje corriente.

No siempre es real ese conflicto.

No todos los liberales clásicos son cristianos; hay muchos agnósticos, escépticos, indiferentes y ateos entre nosotros. Nadie pretende que se conviertan al cristianismo, si no es su voluntad, y claro, se les respeta; pero el respeto es mutuo: no son “anti” cristianos.

Saben que quitar a la izquierda los falaces argumentos “cristianos” es vital para nuestro proyecto, y para el futuro de América latina.

Y que esa tarea es de los cristianos, y nadie va a hacerla en su lugar.

El cristianismo no es irracional; es cuestión de estudiarlo a fondo, lo cual no hacen muchos ateos anti- cristianos beligerantes.

Pero tampoco hacen muchos cristianos, creyendo que razonar es pecado.

Deuteronomio 1:13 dice muy claramente que a Dios no le gustan los ignorantes en el Gobierno. Un estudio serio podría comenzar con “Cristianos en Ciencia Política” (CPS), asociación creada en 1991 por académicos de 6 universidades, con un excelente Website.

No es sobre “politiquería” sino sobre “Política”, con P mayúscula, única alternativa civilizada a la violencia, ciencia y arte del Gobierno: trata de justicia, leyes, orden, paz, prosperidad y todo lo que nos falta en América latina.

La actividad política no es despreciable, ni el oficio del político. Se puede ser político y ser decente, y ser cristiano. Y ser liberal, también.

E hispano, además.

Los anglosajones no inventaron el liberalismo clásico, nació en la “Escuela de Traductores de Toledo”, siglo IX, que era una “Universidad”, sólo que el nombre no se había creado, porque las universidades datan del siglo XIII.

Claro, ahora se cree que la gente de la Edad Media era toda muy ignorante, como si la de hoy fuese toda muy culta.

Como en toda Universidad, en Toledo se traducían, de sus diversos idiomas, a los autores de la Antigüedad, y a los coetáneos.

Los profesores eran judíos, cristianos y musulmanes, de diversas procedencias, que se habían ido a investigar y estudiar en la España “de las tres culturas”.

Y convivían en un armonioso clima de amor a la verdad, y con muchos jóvenes que iban a aprender.

Pero ahora se cree que ser musulmán equivale a ser terrorista, otra falsedad circulante hoy día.

— # 10. “AUTOGOBIERNO”

39.- ¿CUÁl es el concepto de “AUTO-gobierno”?

Dominio propio responsable.

Cada quien debe gobernarse a sí mismo, no que le gobierne el Estado, ni que le provea sustento, empleo, educación, vivienda o cuidado médico, ni que le ponga líneas morales de conducta, como ahora se pretende, hasta en temas íntimos como la sexualidad.

No que el César sustituya a la familia, las Iglesias, o las instituciones privadas voluntarias, con o sin fines de lucro.

40.- Pero si cada QUIEN se gobierna a sí mismo, ¿para QUÉ el Gobierno del Estado?

Porque no todas las personas se autogobiernan: hay ladrones y asaltantes, asesinos, terroristas, violadores, secuestradores y estafadores.

Es decir: criminales.

Y los crímenes son aquellas conductas inmorales que deben ser tipificados como delitos. Cristianismo no es anarquismo

Sin embargo, no toda conducta inmoral debe ser criminalizada.

Para cristianos y conservadores, el adulterio es inmoral, pero no cabe criminalizar, como se desprende por ej. de la enseñanza de Jesús en el episodio de la mujer adúltera (Juan 8); a lo más, causal de divorcio (Mateo 5:32).

Al contrario, la “política correcta” hoy incrimina conductas perfectamente morales, como hacer importaciones que califican de “contrabando”.

Y otras relacionadas con drogas, prostitución, tabaco, o bebidas alcohólicas; que son inmorales o discutibles, pero no deberían ser delitos, por la violencia y otros malos resultados que así se generan, pese a todas las intenciones del mundo.

41.- ¿Y los corruptos? ¿En un sistema liberal no habrá corrupción?

Habrá, seguro, pero en escalas muchísimo más reducidas que hoy, gracias a la estricta separación entre lo público y lo privado, sin régimen de “licencias” previas.

Habrá corrupción, en las compras de uniformes para la policía, o de edificios para los tribunales, y contratos de obras de infraestructura.

Pero en dimensiones tales, que el problema se trataría en las vías judiciales, como debe ser, no sería el centro de la prensa escandalosa, ni de las campañas electorales “sucias”.

Y se aplicarían sanciones, lo que hoy no puede hacerse, porque la enormidad del problema lo hace inmanejable.

El problema de fondo no es la corrupción, es el sistema.

Hay que cambiar el sistema.

Pero la cultura socialista apunta a la corrupción como problema No. 1, para no llevar la discusión al sistema sino a los “corruptos”.

Hacen asumir a la gente que la corrupción se traga los fondos estatales, y sin ella, con “transparencia”, la educación “pública” y la medicina socializada, hoy estatales, andarían a las mil maravillas.

Es otra mentira que la gente se traga; y por eso el odio y la histeria anticorrupción, tipo caza de brujas. Sin embargo, la mayor parte de la enorme bolsa de recursos fiscales no se va en corrupción sino en gasto irracional: el despilfarro que se hace en las funciones impropias del Estado, como “educación y salud” y otras muchas, que no cumple o cumple mal, porque no puede cumplir.

El “odio a la corrupción” trae otro problema: envenena el clima político.

Si la cuestión es que “son unos ladrones y hay que meterlos a la cárcel”, no queda espacio para discusión racional de leyes, decretos, medidas y políticas. Ni para negociación.

Todo se centra en escandalosas “denuncias”, con las que los políticos hábiles en el arte de cubrir las huellas, sacan del juego a los más torpes.

El odio se incrementa porque las izquierdas y los “progresistas” son incapaces de esgrimir razones contra la derecha y los argumentos conservadores.

Por eso lo que destilan es odio: a la derecha le arrojan estigmas como “nazis”, “pinochetistas”, “represores”, “genocidas”, y “violadores de derechos humanos”; y a los conservadores endilgan otros epítetos: “homofóbicos”, “medievales” y etiquetas por el estilo.

Y en el colmo del cinismo, ¡ellos son los que vociferan contra los discursos de odio, y acusan a sus adversarios de “poner etiquetas”!

42.- ¿El “Gobierno limitado” es el modelo cristiano?

Así es. Es el único justo, moral y eficiente. Un Gobierno “limitado” en funciones, también lo es en poderes; y de allí resulta un régimen de amplias libertades para la gente en las esferas y negocios privados.

Y también es limitado en recursos; y de allí resulta un bajo gasto fiscal, y por ende pocos y bajos impuestos.

El endeudamiento público no es necesario; ni la impresión masiva de billetes sin respaldo, causando inflación, como hacen los Bancos Centrales.

Este sistema político, vigente en casi todo el mundo civilizado hasta el siglo XX, se inspira en el “Gobierno de los Jueces” (Judicatura), que se establece como modelo en los cinco primeros libros de la Biblia, llamados “Pentateuco”; en hebreo “La Torah” (la ley).

La Biblia condena como injustos, aberrantes, esclavizantes e inmorales, a los modelos estatistas: el faraónico de Egipto; la Monarquía absoluta de muchos reyes arbitrarios y tiránicos en Israel y Judea, y el babilonio de los asirios y mesopotámicos, en el Antiguo Testamento.

Y el cesarismo de Roma, en el Nuevo Testamento.

Los autores cristianos, desde el Obispo Agustín de Hipona (354-430) en adelante, siempre destacaron estos fundamentos bíblicos del Gobierno limitado.

Y por eso la religión e Iglesias cristianas han sido tantas veces un firme baluarte contra las tiranías.

Pero eso cambió en el siglo XIX, cuando los cristianos engañados comenzaron su triste deriva a la izquierda.

— # 11. SOLIDARIDAD Y EGOÍSMO
43.- ¿El capitalismo no es insolidario y egoísta?

Cuando un capitalista invierte, es para tener ganancias, y cuanto mayores sean, mejor. Pero Adam Smith tenía razón, y como conducido “por una invisible mano” (de la Providencia divina, en la tradición calvinista presbiteriana de su Escocia), con su dinero, el rico capitalista hace empresa, crea riqueza, y hace más empleo.

Y tanto más, cuanto mayor sea la cantidad invertida, y la ganancia esperada.

Se produce así más para todos, y no se necesita la “mano visible” del Estado para subsistir.

La familia se hace próspera, y su solvencia le permite dar sostenimiento a niños, ancianos y enfermos.

Eso es lo que ha funcionado.

Y funciona siembre, cuando se le permite, y no se ilegaliza el capitalismo, como hoy está prácticamente prohibido. Hay que re-legitimarlo.

En la década de 1830, el francés Alexis de Tocqueville estuvo dos años en EE.UU., y escribió un libro sobre las libertades, la prosperidad, y la solidaridad que pudo observar.

Quedó muy impresionado por las amplias redes solidarias, de Iglesias y otras instituciones benéficas, que se ocupaban activamente de los pobres, los huérfanos, los enfermos, ancianos y desvalidos.

El voluntariado, no el Estado.

Pero hoy esa solidaridad voluntaria no se puede practicar; porque se nos ha empobrecido a todos, o casi.

El socialismo es antisocial; la “solidaridad” que promueve es falsa, porque no es con donaciones voluntarias, nacidas de la compasión, sino que es obligada, coactiva, con impuestos y multas.

Y así se nos empobrece, o sea que se nos limita, y se nos impide ser solidarios de verdad.

Al socialismo no le guía la compasión sino la envidia: no el amor al pobre sino el odio al rico; por eso apuesta siempre a la igualdad por abajo. Y la logra: todos pobres, excepto ellos, los capos.

44.- ¿Por qué los cristianos votan por partidos de izquierda?

Por ignorancia. La Biblia entera está repleta de muy ricas enseñanzas políticas, que confirman rotundamente lo dicho antes. Sin embargo, la mentirosa propaganda socialista las ha desvirtuado por completo, y ha confundido a demasiada gente, cristianos y no cristianos.

Los liberales clásicos cristianos nos empeñamos en esclarecer este asunto cuanto antes. Las buenas encuestas muestran la composición del voto por partidos socialistas: se alimentan electoralmente de cristianos “despistados”, católicos y no católicos, en muy altos porcentajes, en casi todo país que se haya estudiado.

Sin voto cristiano, las izquierdas perderán su hegemonía. La condición es que los cristianos mal orientados lleguen al conocimiento de la verdad, que les hará libres. (Juan 8:32)

— # 12. LA VIOLENCIA Y LOS GOBIERNOS
45.- ¿El Estado es “el monopolio legal de la fuerza”?

Sí. La definición es del sociólogo alemán Max Weber (1864-1920), pero la idea es muy bíblica y cristiana. El Apóstol Pablo explica a su discípulo Timoteo que “la ley no fue dada para el justo”, sino para el malhechor (I Timoteo 1:9); y que lo distintivo del gobernante es la fuerza pública, o sea “la espada” (Romanos 13:4), para castigar al que hace lo malo, y no para entrometerse con el resto de la gente, en sus actividades privadas. “Gobierno”, lamentablemente hoy en lenguaje estatista es idéntico a “Estado”, el ente más amplio, que comprende el Gobierno, la población, el territorio y el orden legal.

En la Biblia, su función es el castigo que la autoridad impone al malhechor, pero no es principalmente meterle en la cárcel, sino obligarle a hacer restitución del daño a la víctima; y si no es posible, hacer compensación, proporcional al daño.
En este concepto cristiano, la justicia es “restitutoria o compensatoria”. Se centra en la víctima, no en el victimario, como en el concepto humanista, ya sea para “castigarle”, o para “regenerarle” y “ser reintegrado a la sociedad”.

Los Gobiernos son para tratar con el crimen, y su función es represiva y judicial. No son para producir bienes y servicios económicos, ni para enseñar a los niños y jóvenes, curar a los enfermos, o atender a los menesterosos.

Para eso son las familias, las fincas y haciendas, las fábricas, bancos y comercios, las escuelas y las universidades, las clínicas médicas, y demás entidades privadas, las que no requieren uso de la fuerza para cumplir sus cometidos. Es la gran diferencia con los Gobiernos: la espada, que no es necesaria para producir, enseñar, curar, o aliviar sufrimientos.

Para pagar jueces y policías, los Gobiernos cobran contribuciones “impuestas”. Y para construir y mantener calles, carreteras, puentes y embalses, evitando así su aprovechamiento por los “polizones” (free-riders en inglés), aunque también se pueden cobrar derechos de peaje, según los casos.

Los impuestos son justos hasta esos límites, y más allá son injustos. No es verdad que “todo impuesto es robo”, como dicen los libertarios.

46.- ¿Gobierno limitado es “MinaRQUISmo”?

No; el concepto liberal clásico de Gobierno limitado a sus tres funciones propias de seguridad, justicia e infraestructura, tiene una larga tradición histórica.

Minarquismo o “Gobierno mínimo” es otra expresión nueva, un tanto despectiva, que inventaron los libertarios “anarco-capitalistas”.

Es inconveniente, por imprecisa y muy ambigua: ¿cuánto es “mínimo”?

Para la mentalidad socialista, “mínimo” incluye el mantra siempre reiterado de “la salud y la educación”, lo cual es contrario al liberalismo clásico.

El mal llamado anarco-capitalismo es otra quimera ilusoria, la fantasía utopista de muchos libertarios.

La expresión ya es auto-contradictoria: el capitalismo requiere un Gobierno limitado a la protección de “la vida, la seguridad y la libertad”, para citar la tríada de John Locke (1632-1704), un teólogo anglicano, con justicia considerado el padre del liberalismo.

Sin ese Gobierno, limitado a esos fines, no habría capitalismo, pues los mercados no estarían libres de violencia y fraudes, ni la propiedad privada estaría libre de saqueos, robos y vandalismos.

47.- Los sindicatos ejercen presión y violencia, ¿pero en Un país liberal habría sindicatos?

Ahora se permite a los gremios el uso de apremios y violencia, siendo herramientas de presión y agitación política.

Se les conceden todas sus exigencias, que en el caso de los empleados públicos siempre pagan los contribuyentes, a través de más altos impuestos; y en el caso del sector privado, pagan los consumidores, a través de más altos precios.

Los liberales clásicos sabemos que la inflación de precios no es causada originalmente por los sindicatos, sino por la inflación de moneda sin respaldo metálico, y de crédito sin respaldo en los ahorros.

Pero por esta vía, la de las exigencias sindicales, también se ayuda a empujar los costos hacia arriba, y los precios; y el costo de la vida sube.

Y en todo caso, pagan con desempleo los trabajadores que no consiguen empleo, porque no hay, siendo excesivamente costoso contratar personal, en condiciones tan adversas.

Es el gran factor causante del desempleo y el sub-empleo.

En un país liberal, los gremios tendrían sus tres funciones históricas y legítimas; que son: brindar capacitación profesional a sus afiliados; intermediar sin violencia en el mercado laboral (bolsas de trabajo); y ofertar seguridad social (cajas de previsión).

Pero sin privilegios para nadie, las tres en competencia abierta con las empresas o entidades de cada ramo: educativas, agencias de empleo, y firmas de seguros respectivamente.

— # 13. USURPACIÓN DE FUNCIONES, LIBERTADES Y RECURSOS

48.- ¿Hay un “Neo-marxismo”?

Hay el marxismo cultural, pero no es nuevo.

“El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, según las investigaciones de Lewis Morgan”, es el título sobre “materialismo histórico”, de Friedrich Engels, libro escrito en base a las notas de lectura de Karl Marx a los textos de Morgan, y publicado en 1884, año siguiente a su muerte.

Marx y Engels entendieron muy bien que el capitalismo se liga estrechamente con la propiedad privada, y con el matrimonio y la familia “burguesas”.

Pero su “Manifiesto Comunista” de 1848 expone sólo la parte relativa a la economía; y con “El Capital” constituye el marxismo clásico o económico.

En el Capítulo 2 del Manifiesto, ambos exponen su Plan de 10 puntos, para los socialistas y los comunistas juntos. Porque el “comunismo”, dicen, equivale a “socialismo científico”.
Son estos:

(1) Expropiación de la propiedad inmueble, y uso de la renta de la tierra para gastos públicos; o sea: “Reforma Agraria”.

(2) Impuesto “progresivo”: más porcentaje a los que más ganan.

(3) Impuesto a la herencia, y luego abolición de la herencia.

(4) Confiscación de las grandes fortunas a los contra-revolucionarios.

(5) Banco Central del Estado, con su monopolio de emisión, “curso forzoso”.
(6) Nacionalización de los transportes.

(7) Fábricas del Estado, según plan colectivo.

(8) Leyes del trabajo, principalmente en el campo.

(9) Planificación central de las firmas agrícolas e industriales, borrando las diferencias entre campo y ciudad.

(10) Educación pública y gratuita.

Esos 10 puntos han aplicado uno por uno, casi todos los Gobiernos del mundo, de distintos colores partidistas, a lo largo de todo el siglo XX. Consecuencia de su aplicación, fue la “Gran Usurpación”, por el Estado, de tres elementos vitales: funciones, es decir, actividades; poderes, es decir, libertades; y recursos, es decir, dinero.

Los tres son nuestros, de la sociedad: nos pertenecen por derecho natural.

Vivimos en países comunistas; pero no lo sabíamos. ¡Ahora Ud., lector, ya lo sabe!

49.- Los del Consenso de Washington también son 10 PUntos, ¿mera coincidencia?

Probablemente sí, porque los burócratas socialistas y semi-socialistas de Washington, no se propusieron revertir todos los desastres causados por el Decálogo del 48.

Apenas corregir un poco sus efectos más terribles, los más groseros y lamentables, como puede entenderse al leer:

(1) “Disciplina fiscal”, es reducir el déficit estatal, no el gasto;

(2) que debe ser “reorganizado”, dice, hacia “la atención médica básica y la educación primaria”, prioritariamente.

(3) En impuestos: reducir las tasas marginales, “para aumentar la recaudación total”.

(4) Liberalizar las tasas de intereses (pero no habla nada de la reserva fraccionaria);

(5) y tipo de cambio «competitivo» (o sea la moneda débil, y no habla nada de Bancos Centrales).

(6) Barreras al comercio exterior: suprimir los cupos, pero no los aranceles, sólo “reducirlos hasta llegar a un promedio efectivo de entre 10 % y 20 %”

(7) Facilitar las inversiones extranjeras, pero sólo las directas.

(8) “Privatizar empresas estatales”, lo cual se puede hacer de varios modos, algunos muy turbios;

(9) y eliminar las barreras en los mercados (pero ¿cuáles de ellas? ¡hay demasiadas!)

(10) “Fortalecer la propiedad privada”, dice, pero muchos de los anteriores puntos no condicen con este loable objetivo declarado.

Si Marx y Engels, desde sus tumbas, hubieran podido leer el “Consenso”, se hubieran retorcido, ¡pero de risa! Con 10 políticas tan tímidas, jamás se revertirían las delineadas en 1848.

Sobre detalles y pormenores, después publicaron toneladas de estudios e investigaciones los “Neo” liberales; pero la línea general de pensamiento no va mucho más allá de la que traducen estos Diez Mandamientos, muy superficiales y tibios. Con excepciones: en 2003, John Williamson, el padre del “Consenso”, editó un libro, con Pedro Pablo Kuckzynski, después elegido presidente de Perú, con varios textos de los “Neo” liberales latinoamericanos. Su título en inglés, es sugestivo y prometedor: “After the Washington Consensus; Restarting Growth and Reform in Latin America.”

Las medidas de los ’90, dicen, apuntaban al “ajuste y estabilización” de la Economía, y lograron sus objetivos. Pero ahora (2003), hay que hacer “reformas de fondo”.

Y no sólo en Economía, sino también en la Administración de Justicia; en todos los niveles de la educación; en la Atención Médica; y en los sistemas previsionales (jubilaciones y pensiones).

Han pasado muchos años, y esas reformas no se han hecho.

Por una razón: han faltado los partidos políticos para hacerlas. Vaklav Klaus, ex Premier y ex Presidente de la República Checa, lo dijo muy claro en la Reunión General de la Mont Pelerin Society de 2012, en el majestuoso Castillo de Praga, sede del Gobierno de ese país. Así tituló su discurso a los liberales: “No estamos en el lado ganador.” Y señaló otros factores. Entre otros, los feroces embates del marxismo cultural.

50.- ¿QUÉ es el “Marxismo cultural”?

Los liberales clásicos, como Vaklav Klaus, destapan la verdad: el marxismo clásico fue escrito en el siglo XIX, y en la práctica se aplicó en el XX. Análogamente, el marxismo cultural, que en la práctica se aplica en el XXI, y fue escrito en el XX, por autores marxistas como el italiano Antonio Gramsci, el húngaro Gyorg Lukacs, los alemanes de la Escuela de Frankfurt, y los ingleses de la Escuela de Birmingham.

Es una mezcla de varios ingredientes.

El feminismo combativo actual, que va mucho más allá de las viejas demandas de igualdad jurídica y política para las mujeres, y desemboca en la “ideología de género”, en pro del derecho al aborto, y los “derechos homosexuales”.

El Neo malthusianismo de la ONU, que va mucho más allá del “control de la natalidad”: han declarado ahora la guerra contra la población. El “ecologismo profundo”, va más allá de la lucha contra la polución ambiental: dice que la humanidad es una plaga; y que “la Madre Naturaleza” es suprema, la diosa del Panteísmo, una religión de los viejos paganos, que reivindican, contra el cristianismo.

Un elemento común es la “lógica dialéctica” de Georg W. F. Hegel (1770-1831), que promueve la discordia y el conflicto como fuente de progreso.

En el marxismo clásico era la “lucha de clases”: burgueses contra proletarios. En el marxismo cultural es la lucha de sexos de las feministas: mujeres contra varones.

Y la guerra generacional: jóvenes contra viejos, de Herbert Marcuse (1898-1979) y “Mayo del 68”. Y la violencia de los “verdes” tipo Greenpeace, contra las empresas “contaminadoras”.

Sume Ud. el “multiculturalismo”, en el fondo una lucha contra la Civilización occidental, contra la lógica y la razón, desatada por los movimientos indigenistas; y el “Posmodernismo”, la nueva cara del viejo relativismo, y la lucha por la “deconstrucción del lenguaje”.

Sume Ud. también los terroristas del islamismo político, grupos como los “salafistas”, derivados del wahabismo, herejía musulmana del siglo XVIII. Este es otro caso de uso de la religión con fines políticos, como la Teología (marxista) “de la Liberación” con el cristianismo, o el sionismo con el judaísmo.

Sume Ud. además ciertos libros de “autoayuda”, inspirados en la religión de “la Nueva Era”, que también se inclinan por alguna forma, mística, de socialismo.

En la Internet hay mucho sobre estos temas, libros y videos, y en español.

Por eso, en honor a la brevedad, aquí terminamos este “panfleto”, con un resumen escueto de nuestra propuesta.

Para los detalles, ver documentos de la Web del Foro Liberal de América Latina.

— # 14. LAS CINCO REFORMAS

51.- Las Cinco Reformas buscan revertir la “Gran Usurpación” de Funciones, poderes y recursos; ¿verdad? Es la “Gran Devolución” de Funciones, libertades, y recursos.

Así es.

Son exactamente lo contrario, el remedio y antídoto contra las calamidades provocadas por las políticas y leyes inspiradas en el Manifiesto Comunista de Marx y Engels.

La Reforma Política, No. 1, se inspira en la Escuela “Neo” Institucionalista, del Premio Nobel de Economía Douglass North (1920-2015).

Es complemento indispensable de la Reforma en la Economía, No. 2, la cual se inspira a su vez en la Escuela Austríaca, cuyo mayor referente es Ludwig von Mises (1881-1973).

Las tres Reformas Sociales, en educación, atención médica, y jubilaciones, Nos. 3, 4 y 5, incluyen el pago de tres series de bonos (“vouchers”) a cargo del “Estado liberal”, y en esos servicios específicos, para los más pobres, mientras que dejan de ser pobres. Se inspiran en una idea de otro Premio Nobel, Milton Friedman (1912-2006).

En conjunto, buscan el “Capitalismo para todos”, en base a los “tres pilares” del Liberalismo Clásico: Gobiernos limitados; mercados libres; y propiedad privada.

52.- ¿Cómo se logra el “Capitalismo para todos”?

El único camino son Cinco Reformas, en esferas o áreas claves de la sociedad: la primera, (1) para poner al Estado en su lugar, en sus funciones propias: la seguridad, la justicia, y la obra pública de infraestructura física.

A esos fines se “limitan” sus atribuciones, la burocracia, tributos, etc. Con un solo impuesto: el “de las tres U”, así llamado porque es único (no hay otros); es uniforme (o sea: plano, tasa única); y es universal (sin excepciones). Y con federalismo auténtico; y autonomía municipal de verdad.

La Reforma No. 1 trata de los Gobiernos, en sus tres niveles, local o municipal, regional, y nacional.

Y de los partidos políticos, que son hoy en la práctica brazos del Estado, ya que dependen de permisos, directivas y subsidios gubernamentales.

Se busca separar a los partidos del Estado, que tengan autonomía, y sean dirigidos y atendidos por sus propietarios: afiliados, adherentes, simpatizantes, y donantes voluntarios de fondos privados.

(2) Con la Reforma No. 2 se busca separar la economía del Estado, y ponerla en manos de los trabajadores, ahorristas, empresarios y consumidores, en competencia abierta y sin privilegios; un capitalismo con dinero duro, y crédito sólido. Con “mercados libres”.

(3) Ampliando el ejercicio y disfrute de la propiedad privada para todos, las tres Reformas Sociales buscan separar la educación de los Gobiernos, y devolverla a los docentes, alumnos y padres; (4) en modo análogo, separar el ejercicio de la medicina de los Gobiernos, para devolverlo a los profesionales de la salud: doctores, paramédicos y enfermeras, etc.

(5) Y por fin, separar la previsión social de los Gobiernos, y devolverla a los agentes privados. Se busca brindar a cada estudiante o padre, a cada paciente enfermo, discapacitado o accidentado, y a cada usuario de pólizas de seguro, libérrima elección para acudir a su entidad favorita.

53.- ¿Cuál es la más importante? ¿Por cuál se podrían empezar a aplicar? Y para darlas a conocer, ¿por cuál se podría comenzar a explicarlas?

Por ninguna: por todas a la vez. Son absolutamente complementarias, aisladamente inaplicables e indefendibles. Infinidad de veces, se ha escogido una reforma, y se ha aplicado en forma aislada.

Tarde o temprano ha fracasado: se ha revertido ese cambio, parcial y fragmentario, sin el contexto de un plan integral, de varias reformas combinadas, simultáneamente aplicadas y explicadas.

Aislada, toda reforma es objetable. Infinidad de veces, prominentes liberales han escogido una reforma, y la han promovido en forma aislada.

Creyeron que así era más fácil hacer “la” reforma”, con efecto demostración e imitación. Han malgastado esfuerzos y dinero, y fracasado.

54.- ¿Las Cinco son inseparables, tanto para sU aplicación, como para sU explicación?

In-se-pa-ra-bles. Eso vino nada menos que de los comunistas chinos, con su política de las “Cuatro Modernizaciones”, las de Zhou En Lai (1898-1976), Deng Xiao Ping (1904-1997,) y seguidores, hasta hoy. El Partido Comunista de China, de comunista tiene poco más que el nombre.

Y los comunistas de Vietnam, Laos y Camboya, han seguido más o menos el mismo camino, no sin dificultades, claro.

Esto no es fácil; es difícil, sea en China, o en cualquier otro país.

Además, los chinos, y asiáticos en general, han soportado muchos y largos sufrimientos bajo el comunismo.

Pero después, han padecido los rigores de la extrema violencia entre los comunistas, y los enemigos del comunismo.

Fueron demasiados años de cruentas guerras civiles, muy pronto escaladas a guerras internacionales, seguidos de inmisericordes ocupaciones extranjeras.

Aprendieron una lección básica: la violencia no rinde; hay que buscar una salida política, y “política” significa: negociada. Y la experiencia muestra que es imposible negociar las reformas de a una; eso no sirve.

55.- Además de ser absolutamente complementarias e inseparables, y buscarse aplicar negociando en vez de ser impuestas por la fuerza, las Cinco Reformas tienen mucho en común ¿es así?

Lo esencial, en dos palabras: privatizar y desregular.

Cinco privatizaciones, y cinco desregulaciones:

En la política, los partidos; en la economía, las empresas; en la enseñanza, los centros docentes; en la atención médica, los hospitales y clínicas; y en la previsión, los institutos.

La misma fórmula: lo que es del Estado se privatiza; y todo se desregula: lo privado y lo privatizado.

Los partidos políticos es lo más fácil para privatizar: lo principal es derogar las leyes con exigencias de altísimas “vallas” en el número de firmas, para que surja competencia a los partidos actuales.

Y dar autonomía a los partidos, para que cada cual adhiera a la ideología que prefiera, y a la forma que guste para gobernarse internamente, para financiarse, escoger candidatos, etc.

Se debe suprimir el dinero estatal para los partidos y sus campañas, y hacer el voto facultativo, no obligatorio. Así la gente va a elegir si quiere apoyar a tal o cual partido, o a ninguno, con su voto, su donativo, su trabajo voluntario, o con su membrecía y participación.

Además, todo voto debe tener un botón o casilla opcional para marcar “ninguno” de los candidatos, partidos, listas o propuestas.

Las empresas que hoy son propiedad del Estado, pueden privatizarse por partes, dando oportunidades a los trabajadores y empleados, al capital nacional del país, y al capital extranjero.

Cada una de las unidades educativas, médicas y previsionales, hoy propiedad del Estado, han de privatizarse en cabeza de sus operadores naturales respectivos: de los educadores; del personal médico; y de sus gerentes, administradores y empleados.

En cada caso, una Asamblea podrá elegir la figura jurídica que desee para constituirse: cooperativa, sociedad civil o comercial, Fundación, ONG o la que prefiera.

El “Estado liberal” procederá a la transferencia de activos y bienes, muebles e inmuebles, a título de “dación en pago por obligaciones pendientes”.

La gente podrá elegir, con dinero, que es “libertad acuñada”, según Milton Friedman. Los pobres, mientras tanto dejan de serlo (gracias a las dos primeras reformas), pagarán con bonos (según las tres reformas sociales).

El “Estado liberal” hará reembolso en dinero a la institución escogida por cada beneficiario o titular de bonos, como usuario, consumidor y cliente.

Así, lo que sea privatizado se va a poner en pie de igualdad ante la ley con todo lo que es ahora privado.

En otras palabras: habrá libre competencia entre los partidos políticos; y van a competir también las empresas privatizadas con las privadas.

Las escuelas, y en general los centros docentes privatizados, competirán en pie de igualdad ante la ley con los privados; los hospitales y centros médicas que ahora son estatales, competirán con las clínicas privadas; y lo que hoy es el “Seguro Social”, con las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones.

Esa es la única forma de abolir el “Apartheid” que hoy existe, no para mantener separados a los negros de los blancos, como antes en Sudáfrica, sino para mantener separados a los pobres de los ricos y la clase media alta.

Ahora, economía, educación, salud y jubilaciones se rigen por un sistema de dos “segmentos”: el malo, y el menos malo o “un poco mejor”.

El malo es del Estado, para los pobres.

El otro es privado, o relativamente, y es para las minorías pudientes.

Esa discriminación no es sana, no es justa, porque deriva de una larga serie o colección de privilegios, otorgados por las leyes “especiales y otras leyes malas.

Y debe acabarse.

56.- ¡SUENA raro! ¿Acaso las Cinco Reformas bUScan UNa “IGUALdad social”?

No exactamente; ni siquiera “igualdad de oportunidades”, mucho menos igualdad de resultados.

Lo que buscan no es acabar con las desigualdades sociales, sino con los privilegios; y ponernos a todos en un mismo nivel de iguales ante la ley, y no “mediante” la ley.

Es lo justo y sano.

La dinámica va a ser más o menos esta: la reforma económica va a crear muchísimos nuevos empleos, en las empresas actuales y en las nuevas que se van a crear.

Y va a enriquecer los empleos existentes, al hacerlos más racionales, eficientes y productivos, y por tanto, mucho mejor pagados.

Habrá entonces más y mejores oportunidades para todos; y muy en especial, para quienes tengan que dejar el hoy obeso “sector público”, que en realidad es estatal, y no siempre muy “público”.

Se nos acusa: “¡Uds. quieren despedir empleados públicos y enviarlos a la calle a pasar hambre!”

No, al sector público, se busca racionalizarlo.

Significa que los policías, militares y diplomáticos, los jueces, fiscales y funcionarios de los tribunales, y encargados de contratar las empresas de obras públicas, serán verdaderos funcionarios públicos, y como tales bien considerados y bien pagados.

Para los otros, no significa “ir a la calle”, sino aprovechar las oportunidades creadas por la reforma económica, en un sector privado competitivo y eficiente, mucho más productivo, y por tanto capaz de pagar sueldos, salarios y paquetes de compensaciones ¡mejores y mucho más altos!

Los educadores, médicos y trabajadores del Seguro Social que hoy son empleados al servicio del Estado-patrón, mal tratados y mal pagados, van a ser dueños y señores de los establecimientos en los cuales hoy se desempeñan como pueden, por lo general en pésimas condiciones.

57.- ¡Suena increíble! ¿No es una utopía, un sueño irrealizable, imposible?

No; es lo único racional, viable y realista. Por el contrario: lo que es una utopía, un sueño en los discursos, que en la práctica y en la realidad se transforma en pesadilla, por ser irrealista, irracional e imposible, es lo que padecemos ahora, ese monstruo deforme que llaman “Estado de Bienestar”, y que en realidad es “Bienestar del Estado”; y malestar de la gente.

Hay precondiciones:

(1) Tras leer este panfleto, revisar los Documentos de la Web “Foro Liberal de América Latina”, y ver los detalles; para ello,

(2) hay que desconectarse al menos por un tiempo de las anécdotas y chismes de la coyuntura politiquera, el “día a día”, que demandan toda la atención.

(3) Dejar de creer en falsas soluciones, panaceas universales promovidas como pomadas milagrosas; por ej. “cárcel a los corruptos”; pena de muerte; sistema parlamentarista en vez de presidencialista; límites a las reelecciones y a los lapsos en puestos públicos; “¡Guerra a la Droga, basta de narcos!”. Hay que estudiar seriamente, todos; y los cristianos, dejar de creer que “el problema no es el sistema, son las personas; y gobernando los evangélicos, ¡todo irá de maravillas!”

(4) Apoyar la creación de grupos, movimientos y partidos por las Cinco Reformas, identificados con el Liberalismo clásico, creciendo hasta ser capaces de hacer La Gran Devolución.

— # 15. “LA GRAN DEVOLUCIÓN”

58.- De vez en cUAndo llega Un presidente más o menos “liberal” en UN país, y QUIERE hacer reformas de este tipo, y no las hace. Dicen: “no se PUede”. ¿Por QUÉ no se PUEde?

Por varias razones; pero las principales son: las impiden demasiadas leyes malas; y no hay mayoría de congresistas para reformarlas drásticamente, o derogarlas, en forma total o parcial.

Para colmo, las leyes malas responden a grupos de “intereses especiales”; y muchas tienen respaldo constitucional; lo que agrava la situación. Y no hay esa mayoría porque no hay partidos políticos liberales.

59.- ¿Esas leyes FUEROn dictado antes los Parlamentos?

Claro, pero la mayoría viene de Tratados y Acuerdos internacionales, suscritos en los organismos de la OEA y la ONU. Han sido escritas en Roma, París, Ginebra o Washington, por burócratas de la FAO, la UNESCO, la OIT, el FMI o el Banco Mundial, según la materia.

Hay muchas otras siglas, más de 100 Agencias de la ONU, que la gente no conoce, ni sabe qué significan. Pero hacen leyes.

Por eso en “La Gran Devolución” hay tres pasos; el primero es que el país en cuestión recupere el ejercicio de su soberanía nacional, y para eso se requiere rescindir, total o parcialmente, todos esos “convenios”, y quizá retirarse de muchos de esos organismos.

El segundo paso es derogar todas las leyes malas, total o parcialmente. Y el tercero es hacer Las Cinco Reformas.

60.- Para eso se requiere gente capacitada y formada, ¿es así?

Sí; pero podemos comenzar ya mismo a leer los Documentos de la Web “Foro Liberal de América Latina”, o sea la “Página Amarilla”.

Hay uno, “La incubadora”, que describe el método para “incubar” partidos políticos inspirados en el Liberalismo Clásico: de huevo a pollito, y de pollito a gallina.

Recuerda que este panfleto no exime de leer los documentos de la Página Amarilla; más bien fue sólo un previo …

Portada

Anexo
MANIFIESTO Y ACUERDO DE GUAYANA
Ciudad Guayana, Venezuela, 29 de abril de 2017

Nuestra amada Venezuela vive una de las horas más aciagas de toda su historia. No padece una mera “dictadura” autoritaria, sino una tiranía totalitaria, que la tiene amarrada, amordazada y asfixiada, y que tiene nombre propio: socialismo en grado extremo; comunismo. Eso significa, lisa y llanamente, y aunque nos duele mucho, que no hay salida a corto plazo.

Eso que llaman “la comunidad internacional” no existe, al menos para Venezuela. Y las marchas y manifestaciones no conducen a nada bueno: la violencia, los disturbios “de calle”, los destrozos y los saqueos, sólo traen más represión, y mayor afianzamiento de la tiranía.

La única salida viable es edificar y consolidar nuestra alternativa en pro de “La Gran Devolución”, darle crecimiento y desarrollo, para alcanzar mayor visibilidad, tamaño, peso e influencia. Y luego, en su momento, como sucedió en los países que padecieron el comunismo y lograron salir, ejercer presión eficaz, en pro de garantías suficientes, y elecciones limpias. Pero eso es a mediano plazo.

Por ello, los abajo firmantes, identificados con el Movimiento de Las Cinco Reformas en Venezuela y en nuestra América latina, la Patria Grande de todos, coincidimos en suscribir este compromiso y acuerdo histórico, Que hacemos de público Manifiesto:

(1) Capitalismo para Todos. Venezuela merece un destino grande. Y los venezolanos están anhelantes y deseosos de una oferta política nueva, distinta y opuesta al socialismo revolucionario, al socialismo “democrático”, y al mercantilismo. Esa oferta es el “Capitalismo para todos”, sistema que funciona o ha funcionado en los países ricos, desarrollados, civilizados y progresistas de verdad.

Nuestros compatriotas tienen pleno derecho a conocer nuestra propuesta. A ese fin, nosotros nos comprometemos a recibir y a brindar entrenamiento, capacitación, formación e información, para su amplia y masiva difusión, en medios de prensa escrita y radioeléctrica, y no sólo en redes sociales.

También nos comprometemos a ser creativos, inteligentes y eficientes en nuestras formas organizativas y comunicacionales. Y en nuestras vías y medios para conseguir apoyo financiero voluntario, de donantes privados, y sin transigir en las líneas de nuestro proyecto político. Sin recursos monetarios, toda empresa patriótica es una mera ilusión.

(2) Las Cinco Reformas. No todos los problemas venezolanos se reducen a la corrupción, al autoritarismo, a la violencia, a las elecciones y a sus resultados, o a la interpretación de las normas constitucionales. El problema es el sistema. Por tanto, hay que cambiar el sistema. Tanto el Gobierno como la oposición tienen algo en común: no cuestionan el sistema. Nosotros sí: queremos cambiar el sistema estatista, mercantilista y socialista que heredamos del siglo XX.

Los venezolanos queremos ganar más y vivir mejor, todos. Con paz, justicia, trabajo, ahorro, prosperidad, y movilidad social ascendente, por medios morales y legítimos. Condición previa es desmantelar las estructuras normativas e institucionales que nos impiden ser libres, y nos mantienen en la pobreza. Eso es mediante las Cinco Reformas claves: en la política, en la economía, la educación, la atención médica, y los planes de jubilación y pensión; a nivel nacional. Con el Impuesto de las 3 “U”: Único, Uniforme y Universal. Y al nivel local, con los Tres Federalismos, y nuestras Ocho Propuestas Municipales. La documentación se ve en la Web del Foro Liberal de América Latina.

Sabemos que el pueblo venezolano está demasiado enfocado en el cotidiano ajetreo de sobrevivir, a duras penas, como para prestarnos suficiente atención. Y mucho le distraen todas las avalanchas de rumores sin base, noticias falsas, convocatorias a la violencia, y los chismes de la politiquería. Pero nos comprometemos a hacer todo nuestro esfuerzo por captar su atención. Y dar a conocer nuestras propuestas, y explicarlas con propiedad y solvencia, a la “mayoría silenciosa”, que es nuestro objetivo, más allá o más acá de las dos minorías fanatizadas que hacen una “polarización” inmediatista, absurda, y negativa para nuestras esperanzas a futuro. Para comunicar debidamente al pública nuestra oferta política, nos comprometemos responsablemente a profundizar en su estudio y conocimiento.

(3) La Gran Devolución. Las necesarias Cinco Reformas estructurales, a veces llamadas “de segunda generación”, requieren la derogación parcial o total de las leyes malas, para que las antiguas buenas leyes recuperen su vigencia. Pero como las leyes malas han sido dictadas o inspiradas por las agencias del “sistema de las Naciones Unidas”, imbuidas todas de una mentalidad declarada o solapadamente anti-capitalista, Venezuela necesita recuperar plenamente su soberanía como nación independiente, seriamente limitada y comprometida por Convenios y Tratados internacionales que nos perjudican.

Es preciso entonces romper esas cadenas, rescindir esos lazos, total o parcialmente, a fin de proceder a La Gran Devolución, del Estado a la gente, de todas las funciones, libertades y recursos usurpados a lo largo de tantos años, y de los cuales nos vemos privados los venezolanos del común.

A ese fin nos comprometemos a exponer críticamente las grandes líneas y el detalle de todos estos malos compromisos internacionales, y de las leyes malas que los consagran en nuestro país y en todo el mundo, para hacer públicas nuestras propuestas con base y fundamento suficiente; así daremos respuesta a los naturales interrogantes que ellas suele despertar en la opinión, mal formada y desinformadas por demasiados años de adoctrinamiento colectivista.

(4) Liberalismo Clásico. Nuestras propuestas no son utópicas, al contrario, se basan en la realidad, que es la única verdad. Nos comprometemos a explicar, a quienes se interesen, sus fundamentos teóricos, históricos y científicos, y sus raíces en el Liberalismo Clásico, y dar las respuestas a las preguntas que nos hacen las gentes de pueblo, y muchos intelectuales, eruditos y académicos, que a veces no las terminan de comprender.

Muy especialmente, nos comprometemos a informar sobre nuestra identidad específica como liberales clásicos, distintos a los “Neo liberales” del llamado “Consenso de Washington”, a los liberales y libertarios “sociales” o de izquierda, y a los libertarios anarquistas y muchas veces anti-cristianos, con los cuales no siempre se acierta en distinguirnos apropiadamente, lo cual es causa de lamentable confusión acerca de nosotros.

No es fácil declarar y anunciar todas estas verdades, tras una larga serie de mentiras que se han difundido y arraigado. Pero nos comprometemos a usar todos los medios informativos, formativos y de expresión a nuestro alcance: recursos gráficos, diseños llamativos, colores brillantes, testimonios e historias para conmover, ejemplos y referentes para admirar, música, poesía, etc., etc. O sea: todo lo que nos pueda conectar con la gente, impactando no sólo a niveles cognitivos e intelectuales, sino también a nivel emocional.

(5) Política y Anti-Política. Nos hacen grave daño la partidofobia, la antipolítica, y esa enferma aversión a la democracia que divulgan algunas fuentes. Y encima, desde muy variopintos ángulos y sectores, se nos embiste a diario con llamados a la “¡Acción; no palabras!”, o sea: la guerra contra el pensamiento, al más puro estilo absolutista y nazi-fascista de los ‘30.
Nos comprometemos todos a impulsar no sólo el capitalismo de libre mercado; sino también a reivindicar y promover la democracia representativa, única posible y viable, tomando en cuenta la humana naturaleza; la vía Política con “P” mayúscula, que es la sola alternativa civilizada a la violencia ciega, letal y destructiva; los partidos políticos, como mediadores naturales entre la demanda y la oferta de bienes públicos; y la precedencia del pensamiento racional sobre la acción.

Así también nos comprometemos a instrumentar nuestra metodología de trabajo político que se describe como “La Incubadora”, para formar, capacitar y entrenar un creciente número de líderes, dirigentes, cuadros medios y de base en todas las regiones, estados y municipios del país.

Sabemos QUE no es fácil. Pero se ha hecho en otros países, particularmente los en Europa central y oriental, y en Asia. Podemos mostrarlos y explicarlos como ejemplos. ¿Por qué en Venezuela no se podría? Contamos, y no es poco, con el firme y decidido apoyo de muchos venezolanos de la diáspora, que desde el exterior colaboran muy activamente con quienes residen en el país. Y con el firme apoyo, que no es poco, de los “devolucionarios” cinco-reformistas de nuestros países hispanos y latinos, expresado en el II Foro Liberal de América latina, en Lima, Perú, 19 de marzo de este año 2017.

No le tenemos miedo a las palabras, ni nos avergüenzan. De todas las cadenas que nos atan, la semántica falsificada es quizá la peor de todas, y primera a romper. Se han satanizado ciertos vocablos clave, como por ej. “privatizar”, “desregular”, “capitalismo”, “liberalismo”, y “derecha”.

Si nos negamos a usarlas y las rechazamos, de igual modo se esgrimirán en contra nuestra, porque tienen suficiente  veneno, como para matarnos verbalmente. En cambio, si las explicamos con paciencia y claridad, les quitamos el veneno mortal. Y si las reivindicamos debidamente, podemos hacer que las vergonzantes sean las otras palabras antónimas, como por ej. “expropiar”, “confiscar”, “estatizar”, “reglamentar”, “socialismo”, “proteccionismo”, e “izquierda”.

Finalmente, nos comprometemos a no sumarnos a las incitaciones a la violencia: somos rebeldes, pero no revoltosos, que no es lo mismo. Y nos comprometemos a evitar el lenguaje insultante y soez. Esto es: el compromiso es para usar un lenguaje comedido, no destemplado. Vamos a cuestionar, incluso a atacar y a criticar frontalmente a las ideas, las medidas y políticas; pero en lo posible, no así a las personas. Eso se nos va a agradecer mucho.

Porque en Venezuela, la mayoría silenciosa está harta de la diatriba vulgar, del insulto, de la descalificación personal al adversario. Quiere una nueva forma de hacer política; y esa es la nuestra. No necesitamos de recurrir al improperio, por una simple razón: tenemos dinamita y carga explosiva más Que suficiente en nuestras ideas, conceptos y propuestas. ¡Eso es para explotar!

Así mismo, nos comprometemos a llevar a toda la nación esta propuesta, con su explicación y Fundamentos. Nos comprometemos a hacerla pública y del dominio de todos los venezolanos, como respuesta a la grave crisis que vive nuestra América latina entera, de la cual Venezuela no escapa.

Que Dios nos ayude. Y también Ud. Que está leyendo. Sumemos esfuerzos: favor ponerse en contacto con nosotros, si Ud. también quiere una Venezuela libre, justa y próspera. Muchas gracias.

Entradas Recientes