blog | 11 marzo, 2005

Con la libertad no se juega

ILE

Las empresas privadas no deberían caer en el juego de quienes quieren socializar las ganancias privadas honestamente obtenidas. Menos aun, ser ingenuamente engañados con conceptos “comadrejas” -como lo señalo Friedrich Hayek- como la responsabilidad social empresarial y  pionero en acuñar la frase “la ideas tienen consecuencias”.

Nada de inocente tiene este concepto pues esta causando daños irreparables a la propiedad privada a la mineria. Lo sucedido en Huaraz con la Minera Barrick y otras como la Minera Manhattan en Tambogrande debería ser una llamada de atención para que los empresarios no se dejen chantajear por los “stakeholders” (partes interesadas) pues a nada bueno esta conduciendo el asumir una responsabilidad que le compete exclusivamente al Estado. Construir carreteras, caminos, hospitales, escuelas, según la constitución, le corresponde al Estado, sino, entonces, para qué tienen que pagar impuestos las empresas. Es mejor que todos asuman la “responsabilidad social ciudadana” propuesta por mi amigo Guillermo Vidalón, que cargarle todo el pasivo a la empresa privada.

Estos chantajes socialistas de agitadores, académicos universitarios, y altruistas profesionales no suele suceder en sociedades capitalistas de libre empresa, pero en el Perú las cosas se están poniendo “color de hormiga”. El solo hecho que Evo Morales quiera fundar su partido “Movimiento al Socialismo” en Perú se debe más a la demanda por su ideología radical que a las conservadoras de los partidos tradicionales. Pero impedir el ingreso al diputado Morales por ser políticamente peligroso es asumir una postura bastante fascista cuando el liberalismo rothbariano es la mejor arma para luchar contra estos estatistas depredadores del capitalismo de libre empresa.

La libertad llevada a ideología es un fundamento bastante sólido para construir un partido político dogmático en la defensa de los principios como la libertad, propiedad privada, mercado libre y estado limitado. Ya hay avances en este sentido con la fundación del Partido Liberal del Perú, Partido Sociedad Civil Clase Media, la Coordinadora por la Inversión y Trabajo y ahora último, la creación del Movimiento Liberal Amazónico liderado por Manuel Calloquispe en Madre de Dios. Si los empresarios y trabajadores se dieran cuenta que el liberalismo es su mejor aliado para defender sus intereses y derechos no tendríamos que asumir peligrosamente conceptos como la “responsabilidad social empresarial” que ha ocasionado daños irreparables a la libertad empresarial y propiedad privada de los negocios.

Por Jose Luis Tapia, Director de Instituto de Libre Empresa .

Entradas Recientes