blog | 23 febrero, 2017

Con tus hijos si se meten

ILE

Es todo un éxito el colectivo “Con mis hijos no te metas” llevando a las calles a miles de padres de familia con la consigna de defender a sus hijos de la ideología marxista de género.

El 4 de marzo es la gran movilización nacional contra esta ideología que ha sido motivo desde hace meses de protestas contra el MINEDU al querer imponerla en el currículo nacional.

Debate en sintonizados programas de televisión, radio, Congreso, Colegio de Abogados ha despertado el interés público en el desenlace final.

Ya por lo pronto MINEDU ha distribuido el material educativo de controversia a nivel nacional, en algunos colegios privados se ven obligados por el ministerio para que los padres de familia firmen compromisos escritos de apoyo a la ideología de género.

Como vemos la maquinaria estatal no pierde tiempo en la implementación de la ideología política en todos los colegios.

Los padres de familia deben saber que la educación en manos del estado es un consolidado de intereses grupales donde todos tratan de imponer sus visiones y valores en la mente de los niños y adolescentes.

La educación que dirige el estado debe satisfacer mediante negociación política a los grupos de presión y no hay neutralidad en el establecimiento en el currículo nacional.

De modo que a los padres de familia les asiste la justicia de rechazar cualquier imposición de una ideología contraria a sus valores.

De igual forma los ateos, y la comunidad LGTB también les asiste la justicia de querer una educación acorde a su visión y valores que comparten.

Aparentemente ambos tienen la razón en su ideología y valores. A ninguno se les puede menospreciar, ni imponer cosmovisiones.

Allí surge le conflicto de visiones como diría Thomas Sowell.

Como es educación lo que está en juego, no se puede esperar negociación sino capitulación de alguno de los bandos.

O se impone o se capitula en los valores que se defiende, así de sencillo.

El bando perjudicado tiene la libertad de salirse de la escuela estatal. Nada lo obliga.

Mi planteamiento es que el bando perdedor debe de recibir un voucher educativo emitido por el MINEDU con un monto de dinero para que los padres puedan matricular a sus hijos en el colegio privado de su preferencia.

Esto sería el camino intermedio a uno que se necesita urgentemente: la separación del estado de la educación.

Los marxistas del MINEDU han secuestrado a la ideología de la Ministra Martens y se espera una afirmación del proceso de implementación de la ideología de género.

El colectivo “Con mis hijos no te metas” podría incluir dentro de su petitorio esta humilde propuesta e iniciar su éxodo hacia la libertad educativa a partir del 4 de marzo.

Por Jose Luis Tapia Rocha, Director Ejecutivo de ILE y profesor de Facultad de Negocios.

Entradas Recientes